Bruce Lee: 75 años de un mito que sigue vivo

Este día es especial ya que hoy hubiese cumplido 75 años el Maestro de las Artes Marciales Bruce Lee. En esta nota intentaremos hacer un repaso de su vida y su carrera para homenajearlo.

Por @diegui83

Sin él no existiría Steven Seagal, ni Jackie Chan, ni Jean Claude Van Damme ni otros más. Fue el que impulsó las Artes Marciales, tanto en el cine, como una filosofía de vida. Un grande que aún hoy es inolvidable aunque su paso por la vida haya sido muy corto y su muerte lleve un halo de misterio.

Su historia comienza un 27 de noviembre de 1940 (el año chino del Dragón) en un hospital de San Francisco, ciudad en la que su padre, que era actor, estaba de gira con la troupe de la Ópera China Cantonesa. La madre, Grace Ho, de ascendencia chino-alemana, era una mujer católica y muy supersticiosa que decidió darle a su tercer hijo el nombre de Lee Jun Fan (que significa Protector de San Francisco) pero acabaron llamándole Pequeño Fénix, un nombre femenino en chino. Esta decisión se debe al temor que tenían sus padres de que existiera una maldición sobre los hijos varones de la familia. Y es que, según cuenta la leyenda, el padre de Bruce Lee fue maldecido y durante tres generaciones todos los primeros varones de su descendencia directa estaban predestinados a morir jóvenes. De hecho, el hijo primogénito de la pareja ya murió siendo un niño. El nombre de Bruce se lo puso finalmente una enfermera del hospital para evitar problemas con su certificado de nacimiento americano.

Su infancia y adolescencia transcurrió en Hong Kong, donde Bruce empezó a entablar contacto con el cine y con apenas dos meses debutó en un filme titulado Lágrimas de San Francisco. Sin embargo, no fue hasta los seis años cuando entró en el mundo del celuloide de manera profesional con Birth of Mankind (El nacimiento de la humanidad), un melodrama de los que estaban de moda en aquella época y en el que dejó patente su carisma y personalidad.

Bruce era un niño muy inquieto y muy expresivo (en algunas escenas ya mostraba su gesto característico de tocarse la nariz con los dedos). Posteriormente rodó otras trece películas con su nombre artístico, Li Shiu Loong (Pequeño Dragón), que le orientarían al estrellato. Ya de adolescente se metió en numerosos altercados y sus peleas callejeras le acarrearon muchos quebraderos de cabeza a su familia. Uno de sus rituales cotidianos era enfrentarse a otras bandas con armas y cadenas. El deseo de aprender defensa personal le empujó a comenzar a practicar Wing Chun Kung Fu, un estilo que luego le ayudó a desarrollar su propio método de combate, el Jeet Kune Do, cuya filosofía sugería que el combate está siempre vivo y en constante cambio.

Luego de volver a estados Unidos para reclamar su nacionalidad, Lee comienza a estudiar filosofía en la Universidad de Seattle, estudios que deja 3 años después para abrir su propio Dojo de Kung-Fú y enseñar a todo aquel que quisiera y enfrentándose a los propios asiáticos, ya que era mal visto enseñar Artes Marciales a estudiantes caucásicos.

Lee como Kato, el papel que lo haría conocido por primera vez

Las puertas se abren de par en par

En 1966 obtiene el papel de Kato, el fiel ayudante de Britt Reid en El Avispón Verde, serie de superhéroes que sólo duró una temporada. La decepción vino cuando David Carradine se quedó con el papel de Kwai Chang Cane en la famosa Kung-Fú que más tarde lo llevaría al estrellato internacional. En esa época ya estaba casado con una antigua compañera de la Universidad, Linda y era padre de dos niños, Brandon y Shannon. Su faceta de actor era incierta pero su trabajo de entrenador era exitoso, con alumnos como Steve McQueen, James Coburn o Kareem Abdul Jabbar, con los que entabló una fuerte amistad.

Bruce, Linda y Brandon en una de las tantas fotos familiares de archivo

1971: El Año del Dragón

En este año, y con pocas chances en USA, Bruce decide volver a Hong Kong, donde el productor Raymond Chow le da su primer oportunidad en cine con Karate a muerte en Bangkok (1971) y Furia Oriental (1972). Luego de varias películas más, Hollywood no podía permanecer indiferente a la fama del nuevo astro y le proponen hacer su obra cumbre y el único film para una productora estadounidense: Operacion Dragón (Enter The Dragon, 1973). Poco más se puede decir del éxito que fue la película y las alabanzas que tuvo Lee en ese momento.

El 20 de junio de 1973 la luz de Bruce se apagó a los 32 años, rodeada de misterios y mitos urbanos. Su vida pasó frenéticamente sin antes dejar su huella imborrable en el panteón de los Dioses terrenales. Su luz se apagó, pero su estrella sigue brillando para guiarnos con su filosofía de vida.

Anuncios