Jessica Jones: La heroína que no fue

Netflix estrenó otra serie del creciente Universo Marvel en la pantalla chica. Esta vez le tocó a Jessica Jones, un personaje menor con un gran potencial. Pero desperdiciado. 

Por @Pocodemucho y @mauvais1

Jessica Jones comenzó su vida ficticia con un cómic de principios de siglo escrito por Brian Michael Bendis y dibujado por Michael Gaydos. En el cómic Jessica es una detective privada que alguna vez fue parte de Los Vengadores. Y solo lo primero de esto es todo lo que quedará en común con la serie. Porque Jessica Jones en Netflix olvida que se puede contar una buena historia con personajes menores de ese gran universo que es Marvel. Entonces es una serie mediocre como mucho.

469735950

Desde el vamos, con la elección de Krysten Ritter para encarnar a la dueña de Alias investigaciones, ya empezamos mal. Ritter es una actriz muy bonita pero sin los elementos actorales necesarios para llevar a buen puerto un personaje complicado. Jessica Jones es ultra cínica y esto parece ser todo lo que Ritter logra plasmar. Nada de la vulnerabilidad del personaje, o su habilidad para llevar a cabo buenas investigaciones a través de la relación con sus clientes, o la necesaria cuota de pragmatismo para actuar de forma arriesgada cuando sea necesario. Jessica solo reacciona ante los hechos, jamás hace un plan que funcione.

NzBiNjA5MGQ0YSMvQnpHclRLOFhuaEo0dmhUZmxiWnVrTmdHTElFPS8xOHgyOTQ6NDAwMngyNjQwLzkwMHg1MzAvZmlsdGVyczpxdWFsaXR5KDcwKS9odHRwOi8vczMuYW1hem9uYXdzLmNvbS9wb2xpY3ltaWMtaW1hZ2VzLzM2N3hkb3Fsbm9jNnEzbXloeDB5YTNzNzNseGp6czR5bmVxOHd

Esto sería sobrellevable si hubiera buenos personajes secundarios. Y tampoco es el caso. La introducción de Luke Cage nos dio esperanzas. Mike Colter da con el rol perfecto a nivel físico. Pero tampoco es un buen actor. Y la química con Ritter tampoco se da. Lo que debería ser una historia de Amor (rara y complicada, pero amor al fin) no funciona. Las escenas entre los dos se ven forzadas y torpes. No hay caso, no funcionan juntos. Y las gratuitas escenas de sexo entre los dos no son siquiera eróticas. Son meros elementos decorativos. Y son malas porque el sexo puede ser la puerta de entrada al amor. Pero no es el caso aquí. Solo somos testigos de dos fuerzas titánicas en ejercicio; la idea de un acercamiento sexual salvaje, deja al espectador aporreado, sudado y frío, sin esa conexión que ya mencionamos.

Tampoco Rachael Taylor podrá hacer mucho como la mejor amiga de Jessica, la conflictuada Trish Walker. No está mal su rol pero se pierde entre tramas que no van a ningún lado, o diálogos que no dicen nunca nada, o efectos especiales torpes. Lo que nos lleva a otro punto negativo: las escenas de peleas. Lo que en Daredevil era estilizado, peligroso, casi mortal y hermosamente coreografiado; aquí es tosco y blando. Jessica y Luke son seres poderosos y solo tiran a sus enemigos por los aires. Horrible y una falta de planificación evidente. Algunos argumentan que no son dos héroes entrenados por años, sino solo dos personas aprendiendo a luchar y a usar sus dones. Pero si debemos pensarlo de esa forma sin una sola insinuación del guión, el mismo falla.

MARVEL'S JESSICA JONES

Tampoco funciona la inclusión de la mediocre actriz Carrie-Anne Moss como la abogada de Jessica. Su personaje no aporta más que confusión a una trama ya perdida entre elementos mediocres. Desde su look tan Claire Underwood hasta su historia de amor lésbico mal contada, todo podía ser obviado. Incluso su aporte a la resolución del mejor momento de la serie es malo. Es cuando logran atrapar al villano el mejor capítulo; lleno de momentos inquietantes, al borde de todo y con una carga de tensión evidente, se resuelve con un escape imposible. Nos recuerda al gastadísimo recurso de las telenovelas donde la protagonista pierde la memoria. A esta altura esperábamos algo más.

Jones

Cualquier serie de héroes poderosos se mide con la calidad de sus villanos, de sus antagonistas. Y aquí tampoco hay algo que valga la pena. David Tennant compone a Kilgrave, el hombre púrpura. Un villano que no quiere dominar al universo, o mejorar su ciudad, o solo ver al mundo arder. Todo su poder lo usará para pasarla bien y para tratar de enamorar a Jessica Jones. Patético sí, pero sin nada que nos llegue a interesar mucho. Tennant hace lo posible para darle matices al purpúreo amigo, es un gran actor, pero el guión no lo ayuda. El hecho que intenten explicar sus poderes de forma científica nos hizo recordar a los infames Midiclorians de Star Wars. Algunas cosas funcionan mejor si no se explican.

Otro punto negativo es la excesiva cantidad de episodios. Con solo ocho o diez capítulos se podría haber contado lo mismo de forma más acotada, y tal vez más llevadera. Hay demasiados episodios donde no pasa nada. Los personajes que rodean a Jessica que aún no fueron nombrados, Malcolm o Will Simpson tampoco aportan nada que valga la pena mencionar, salvo más confusión.

marvel-netflix-jessica-jones-krysten-ritter-rachel-taylor

Tampoco la trama de LA víctima de la serie es bien llevada a cabo, siendo que pudo jugarse mucho con ello; el abuso, secuestro y manipulación de la conciencia. En torno a una mesa intentan justificar sus atrevidas acciones. Hope  sufre y sufre sin razón de ser más que una diversión de Kilgrave, cuando pudo ser toda una declaración de hechos, el tema del abusador. Tampoco es bien contado el  abuso constante que sufrió Jessica. Es un punto delicado, porque ella solo tiene su palabra. Y tampoco es bien resuelto. Es tirar hechos pero sin resolver nada o siquiera intentar que reflexionemos sobre ellos. Como el momento del aborto químico que tendrá que sufrir Hope. Innecesario y, una vez más, mal contado y pésimamente resuelto.

La ambientación siempre nocturna podría haber sido un elemento a favor, porque todos los personajes son seres de la noche en una ciudad confusa. Pero la noche nunca es amenazante en esta serie. Que está bien filmada y ambientada no es discutible. Pero la elección de actores, guión, ritmo narrativo (¿tantas vueltas para atrapar a un villano mediocre?), escenas de pelea y diálogos son malos.

marvel-netflix-jessica-jones-krysten-ritter

Entonces estamos ante una serie mediocre. Porque si solo vemos a una mujer que intenta ser detective (sin lograrlo) en una ciudad golpeada por tragedias que superan a lo humano, sin más atractivo que el nombre de Marvel; sin un guión que nos sorprenda o que sea siquiera sólido; sin nada para pensar o recordar; es una serie que pasará al olvido rápido. O quizás el nombre de la editorial alcance, en estos mediocres tiempos que corren, para que continúe por varias temporadas. Debemos pedir algo más como espectadores. No conformarnos con tan poco.

Anuncios