Adele – 25: La tristeza que ilumina

Fue una larga espera. Pero valió la pena esperar para volver a emocionarnos con la voz y las nuevas canciones de Adele.

Por: @Pocodemucho

25

Si el anterior disco de Adele era la voz de una mujer intentando canalizar el dolor en canciones poderosas y emotivas, este nuevo disco 25 es un paso adelante. Porque esta vez ella está al mando, o quizás siempre lo estuvo. Y ahora el pasado es solo algo para recordar con una sonrisa.

Desde la primera canción: Hello, ya vemos un cambio. Ella llama a un antiguo amor para pedir perdón. Es definitivamente una de las canciones del año. Si no se te cae una lágrima al escuchar la inmensa voz de Adele cantando a lo perdido y a aquello que aún duele, no has amado con pasión y arrojo. Pero es solo el comienzo.

Esta vez a tenido a varios productores, todos luminarias de la industria. Mark Ronson, Max Martin, Paul Epworth, Bruno Mars, Danger Mouse y Ryan Tedder. Todos aportan algo a la composición del disco, haciéndolo variado. Pero la dama a cargo es Adele. Y su voz. Esa voz que puede llenar estadios y sonar íntima. Esa voz que puede conmoverte con sus muchas y hermosas variantes y la emoción que transmite en cada palabra.

AdeleLa variedad la tendremos con All I ask, donde la relación termina esta noche y lo único que quiere es un recuerdo que pueda usar, todo envuelto en una balada para escuchar una noche de lluvia, solo frente a una ventana. O Send my love (To your new lover), una celebración del quiebre, festiva pero igual de emotiva. O en Water under the bridge, un gospel para cantar en la iglesia de los corazones rotos que todavía pueden sonreír. Todas las canciones tienen ese algo que las separa de la mediocridad imperante en la música actual. Quizá esta sea una de las razones por las que se ha vendido por millones este 25.

Y la que tal vez sea la mejor canción, When we were young. Todo sugiere pérdida y dolor, pero cuando canta el estribillo todo es luz. Porque todos sentimos la sensación de haber estado en una película, nuestra película. Todos quisimos ser canción. Y esta balada logra captar esa sensación al detalle.

Todas estas palabras para decir que 25 es uno de los mejores discos de la década. Sin lugar a dudas el mejor disco del año de una voz femenina. Un disco que resonará por muchos años. Una maravillosa voz en canciones emotivas y llenas de matices. Nada más, nada menos. Adele lo hizo de nuevo. Esperemos que para la próxima no debamos esperar tanto. Nuestros corazones no podrán soportar que nadie les cante como solo ella puede hacerlo.

Anuncios