Star Wars: El despertar de la Fuerza

Enséñame un héroe y te escribiré una tragedia.

Francis Scott Fitzgerald.

 Por @mauvais1

star-wars-force-awakens-official-poster

Título original: Star Wars. Episode VII: The Force Awakens  

Año: 2015

Duración: 135 min.

País: Estados Unidos

Director: J.J. Abrams

Guión: J.J. Abrams, Lawrence Kasdan, Michael Arndt (Personajes: George Lucas)

Música: John Williams

Fotografía: Daniel Mindel

Reparto: Daisy Ridley, John Boyega, Harrison Ford, Carrie Fisher, Oscar Isaac, Adam Driver, Domhnall Gleeson, Max von Sydow, Gwendoline Christie, Lupita Nyong’o,Andy Serkis, Anthony Daniels, Mark Hamill, Peter Mayhew, Kenny Baker, Katie Jarvis, Christina Chong, Miltos Yerolemou, Warwick Davis

Productora: Lucasfilm / Bad Robot / The Walt Disney Company

Hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana […]

El mito se construye con el devenir de las generaciones que alimentan esa pequeña historia, condimentando el relato con cientos de detalles hasta transformarlo en una compleja y vasta mitología capaz de sostener un universo completo y continuar sustentándose por sí mismo a través del tiempo. Cuando en 1977 se estrenó el primer film que culminaría en una trilogía de ciencia ficción de las llamadas Space Opera, se dio casi por casualidad que comenzará a desarrollarse algo parecido a lo que antes comentábamos.

El desarrollo del cuento ancestral del héroe encontraba un nuevo envase, uno capaz de llegar a ese moderna sociedad y así volver a contar el tránsito del joven al pupilo y de ahí al maestro. Ese que derrotaba al último fantasma de su humanidad para convertirse en el adalid por excelencia. Star Wars: A new hope daba ese puntapié inicial, uno que luego de treinta y ocho años seguiría alimentando la fantasía de miles, de millones.

star-wars-the-force-awakens-002-1280x533

George Lucas, creador del moderno mito, retomaría esta historia intentando contar sus inicios. Star Wars: Episode I – The phantom menace en 1999 fue la primera entrega de esa nueva trilogía que no supo atraer como lo había logrado la original y que, luego de la tercera, Star Wars: Episode III – Revenge of the Sith en 2005, sería desdeñada por la gran mayoría de sus seguidores.

Y entonces diez años después, con la compra mediante de Lucasfilms por parte de The Walt Disney Company, J.J. Abrams tomaría la posta y haría una completa reconstrucción del universo, realizando la continuación de aquellas primeras tres entregas.

Star Wars: Episode VII: The Force Awakens.

Robert Iger, directivo de la productora Disney, fue el encargado de anunciar el reinicio, contando con la producción ejecutiva de Kathleen Kennedy y el asesoramiento del propio Lucas. Al tiempo se uniría el director J.J. Abrams al igual que los actores originales de la saga; Harrison Ford, Carrie Fisher, Mark Hamill, Anthony Daniels, Peter Mayhew y Kenny Baker.

En cuanto al guión se encargaron el mismo director en conjunto con Lawrence Kasdan quien trabaja asiduamente con Lucas y que estuvo detrás de The Empire Strikes Back y Return of the Jedi y Michael Arndt (The Hunger Games: Catching Fire 2013). Y vale la pena decir que es una maravilla de relato, ajustado y secuencial casi a la perfección. La historia es llevada con la rapidez que el cine actual exige, pero sin menoscabar la esencia de un buen desarrollo de personajes, dando en la justa medida la información necesaria para tenernos siempre atentos. Aquellos que tanto disfrutamos las anteriores como nos desilusionamos con las siguientes, podemos atesorar una cantidad hermosa de referencias que son sutiles y necesarias para la continuidad de la historia.  Porque los homenajes están, pero su inclusión se hace con el devenir de la historia, dándonos un marco más amplio de los sucesos. Es graciosa pero en la medida que tiene que serlo, los pequeños pasos de comedia nos llevan casi mansamente a verdaderas escenas dramáticas que golpean, entristeciendo a más de uno, pero, sin ironías, en un equilibrio correcto de ambas fuerzas. Por supuesto que no contaremos nada de la trama, adelantarles quizás que transcurre treinta años después del Regreso del Jedi, que Han Solo es él, y no nos referimos solo a un rostro que ameniza tan poderosamente Harrison Ford, sino más bien al viejo y querido pirata y contrabandista con corazón de héroe.

The-Resistance-Star-Wars-7-Force-Awakens-X-Wing

El diseño de producción de Rick Carter (Artificial Intelligence: AI – 2001 o Lincoln – 2012) y Darren Gilford (Tron: Legacy – 2010 y Oblivion – 2013) como el departamento de efectos especiales crean para el regocijo del espectador una verdadera galaxia lejana, poblada de mundos y sus criaturas con una naturalidad y cercanía alucinantes. Podemos casi sentir la profundidad de ese espacio, tocar la rugosidad de la piel de uno de sus habitantes. Lejos de un sobre abundante CGI, los personajes interactúan con su entorno de manera perfecta. Todo está ahí con su labor justa, en la medida de ser necesarios para el devenir de la historia. Y ese es otro acierto del director, que tanto bien nos hiciera con el reinicio de Star Trek. Todo lo que filma tiene un precedente, sustancia que suma y complejiza el relato. No hay relleno, no hay tiempo para eso en una ficción coherente que tiene algo para decir. Y claro, Nina Gold con su casting hizo un trabajo admirable al momento de elegir a Daisy Ridley y John Boyega, ambos actores que cargan con el peso de un vasto y complejo background de manera acertada y con una atractiva química que los hace creíbles y queribles.

educd4azri4zooai7otr

Ni hablar de ese Han Solo que no tiene desperdicio, el pícaro contrabandista está de vuelta y, a pesar de los años, incólume. Mucho se comentó del desaprovechado personaje en manos de Carrie Fisher, la general, pero creemos que es justo lo que se espera de alguien que con los años solo ha visto guerra, desesperanza y pérdidas. Es una criatura compleja, que deambula entre la entereza y la vulnerabilidad, bordado por una dama que aún posee ese brillo en los ojos que supo tener cuando robó los planos de la Death Star, la misma que fuera torturada por su propio padre, la misma…

Entonces y para no caer en un spoiler innecesario iremos terminando este relato con la convicción de haber sido testigos de un regreso memorable y digno poseedor del brillo del mito que se construyó allí por el final de los setentas. Oír la soberbia fanfarria de John Williams, con esa nueva sonoridad que ha sabido entrelazar es para cualquier espectador un viaje a lo más profundo de su imaginación, de su sed de épica. Todo está construido para nuestro deleite, para sumergirnos en un universo capaz aún de maravillarnos y de darle una nueva vuelta de rosca a la eterna batalla de las fuerzas. Un deleite, como se advertirá en estas líneas, un placer ver que puedo volver a ser el niño que vio El Regreso del Jedi y soñó con la espada láser y la fuerza recorriendo su espalda, como una dulce sensación placentera con la calidez de la fantasía infantil. Para aquellos que amamos la saga, tiene esa impronta; para quienes se inician en ella, es un buen comienzo para interiorizarse.

J.J. Abrams como siempre, ha sido un placer y esperamos ansiosos que pronto nos visite de nuevo.

Anuncios