Montage of Heck: El Cobain que nunca vimos

El documental de Brett Morgen devela más aspectos de la vida de Kurt Cobain. No hacía falta saber tanto, con su música nos alcanzaba.

Por @Pocodemucho

Nirvana editó un disco que cambió el mundo de la música. El fundamental Nevermind. Antes y después hay muy buenas canciones en su catálogo. Pero la sobre explotación de la figura de su líder tras su suicidio ha llegado a límites intolerables. Dejen en paz al cadáver de Kurt Cobain.

kurt-cobain-montage-of-heck-2Este documental de 2015 comienza de forma hermosa. Contando la infancia de Kurt con múltiples grabaciones caseras de sus padres. Ver a un niño feliz jugar y disfrutar siempre es bueno. Esta quizás sea la mejor parte de la película, aunque no podremos evitar sentirnos un poco incómodos porque sabemos el final de la historia. Es ser un poco voyeurs de una tragedia anunciada. Son estos momentos felices donde comienza a despuntar el artista dentro del niño Cobain.

Casi todas las personas importantes de la vida de Kurt hablan en el documental. Los padres dan una visión sombría pero feliz de la infancia. Sabemos que su separación partió en dos la vida del cantante. Cuando llega a adolescente cambia el panorama. Se siente solo y distante en el pequeño pueblo de Aberdeen, sus intereses artísticos son ignorados y despreciados. La mentalidad machista-patriarcal-redneck del pueblo lo aísla. Es en estos momentos donde empezamos a ver el Kurt que brillará en Nirvana. El germen estaba ahí. Pero una anécdota en particular de esta época nos descoloca y nos hace preguntarnos si hacía falta contar tanto. A nivel visual es impecable, pero el trasfondo, la ambición de seguir arrastrando en el barro el nombre de Kurt Cobain, eso es lo reprochable.

cobain4

Una de las fallas de Morgen (y de la productora e hija de Kurt, Frances Bean Cobain) es ignorar la presencia de Buzz Osborne en la vida del documentado. Fue su mentor y quien lo llevó a conocer la escena musical underground de la época, principalmente en la ciudad cuna del grunge, Seattle. Porque Nirvana no salió de la nada, había grandes bandas antes; y en ellas Kurt se apoyó para llegar al estrellato. Buzz Osborne, líder de los Melvins, difiere y niega muchos de los sucesos contados en Montage of Heck. Es una voz a escuchar, ya que estuvo al principio y en el conocido final. Pero sigamos con el documental.

Salteando varias etapas llegamos a Nirvana. Su éxito desmedido y la aversión de Kurt hacia ese monstruo, la fama. Pero la llegada del verdadero monstruo es el comienzo del fin. La aborrecible Courtney Love.

courtney-love-and-kurt-cobain

Antes Kurt  había tenido otras relaciones,  alguna de sus antiguas novias habla aquí. Pero es el amor tóxico y asfixiante que tendrá con Love lo que lo perderá al final. Ni hablar de las drogas que tanto mal le han hecho al rock. Hay pasajes filmados donde se nos heló la sangre, Kurt no puede disimular que está muy drogado. Lo peor es que ya había nacido la hija de este matrimonio tan disfuncional, la pequeña y divina Frances Bean Cobain. El desparpajo para mostrar escenas de la intimidad nos descoloca. Es correr el último velo. Y no nos gusta lo que vimos. La decadencia de una persona en una forma tan cruda. 

kurtcobain02

La fama, los papparazis, las drogas, las peleas, la música, más drogas, más peleas (con sus compañeros de banda y con sus congéneres musicales) y muchas mentiras de Courtney Love. Todas estas cosas estaban en el final de la vida de Kurt. Pero hay un momento donde el talento surge y nos apabulla con tanta belleza: el unplugged para MTV. Es el testamento de la gran voz y la emoción que podía transmitir este golpeado ser humano que se llamaba Kurt Cobain.

1216x806x1

Es un documental lleno de claroscuros pero que no ilumina demasiado. O quizás algunas cosas deberían haber quedado guardadas. Ni siquiera vamos a hablar de las grabaciones caseras que se editaron con cosas inescuchables de un artista en formación. Una verdadera lástima que no pudieramos ver hacia donde iría Kurt de seguir vivo.

¿Vale la pena verlo? Sí, pero bajo tu responsabilidad. Si amás el grunge no te aporta nada. Si amás a Kurt tampoco. Si querés respuestas quizás te interese. Si querés ver la decadencia de un gran artista, esta es tu película.

Anuncios