En la Mente del Asesino: De Videntes y Psicópatas

El Director debutante en Hollywood, Afonso Poyart nos trae un thriller que no funciona a pesar de su elenco.

Por @diegui83

 

El FBI se siente desconcertado ante una serie de crímenes macabros donde el asesino se adelanta siempre a sus pasos. Por esto, los Agentes Joe Merriwether (Jeffrey Dean Morgan) y Katherine Cowles (Abbie Cornish) recurren a un antiguo colega, el psíquico John Clancy (Anthony Hopkins) en busca de respuestas. A medida que avanza la investigación, Clancy se ve más impotente ante un criminal que supera sus poderes y le lleva la delantera hacia un oscuro espiral de demencia.

La historia de esta película se concibió alla por la década del 90 como una secuela de Pecados Capitales (Sev7n, 1995) de David Fincher, pero se descartó por lo inverosímil de la trama y llegó hasta hoy, en esta producción del director brasileño convirtiendo al film en una suerte de thriller paranormal (con tintes también de Next, film protagonizado por Nicolas Cage) que falla en no solamente el abuso los “poderes” de Hopkins y el antagonista, Colin Farrell, llevándolos al extremo del cómic, sino también en contar poco y nada de las motivaciones del asesino.

El film no resiste mucho análisis, esta bien para pasar el tiempo, en hora y media de historia es una película bastante fluida que no depara sorpresas (ya que anticipamos el destino de los protagonista por las visiones del vidente) pero que hace sentir que algo falta, algo se perdió en el medio que no termina de cerrar, ademas de la traducción del título al castellano que poco tiene que ver con el argumento, cuando su original en inglés (Solace-Consuelo) obviamente es mucho más coherente.

 

Anuncios