Un DVD/Blu-Ray: The Last Druid: Garm Wars

“Los hombres de ciencia sospechan algo sobre ese mundo, pero lo ignoran casi todo. Los sabios interpretan los sueños, y los dioses se ríen.” (H.P. Lovecraft).

Por @mauvais1

La primera imagen, la alta mujer vestida de rojo se recorta sobre un cielo nuboso y sucio; un amanecer o un anochecer, un crepúsculo que ya deja en claro el momento en que ingresamos a ese mundo. Desgastado y moribundo el planeta lucha por la supervivencia. Ella, soldado de esa guerra entre clanes, viste el color con que se podría identificar el mismo infierno que forja con sus armas de destrucción, el color de los mártires que son entregados a cambio de un bien mayor. Khara, que así se llama esta mujer, es una copia de si misma que se perpetua en la historia de su pueblo, una memoria que transita los cuerpos como la continuidad de una sacerdotisa frente al culto de esa madre destructora y no así también creadora, dejando en claro el desequilibrio que existe en ellos.

Son un pueblo roto con una memoria colectiva, una colmena que alimenta a todos con una historia sesgada.

Annwn, este planeta luna perteneciente a Gaia, es la cuna de los Garm, una raza dividida en clanes de los cuales solo tres sobrevivieron a los continuos enfrentamientos. Los Columbas en los cielos, las Palomas con garras de halcones, los Briga en la tierra y los Kumtak casi extintos, sirvientes de los primeros, ellos son los hacedores de la tecnología que todo lo puebla y que todos llevan. Oshii una vez más forja un universo que amalgama lo virtual con lo real a través de los cyborgs. Todos ellos comparten una memoria como raza y clan, están conectados por medio de esa red global que heredaron de los dioses.

11a83c

Una vez más, el director reconstruye los mitos antiguos haciéndolos funcionales a la ciencia ficción; Annwn es el otro mundo en el folklore celta, al igual que los nombres de los personajes comenzando por Khara, nombre de una de las valquirias de los mitos vikingos. Tomando estos datos se puede reescribir el mito del sacrificio del héroe que sale en busca de una meta personal y regresa como el elegido que desatará el cambio para todo el mundo, derrotando sus propios prejuicios. Cuando el “maná”, más que clara alegoría a la fuente de la fuerza de Khara y Skelling, el Briga que la acompaña, se va terminando a lo largo del viaje, ellos deberán enfrentar los retos como simples mortales, como mediocres seres despojados, vacíos y listos para lo nuevo.

Y por supuesto que lo nuevo es el final de una era, el apocalipsis tan mentado que no es más que la transición de una etapa a otra. La aniquilación es la metáfora del cambio abrupto y desprovisto de paliativos, el nacimiento de una criatura a través de la rotura de un cuerpo, a través de la sangre, las heces y el llanto. Mamoru Oshii  plantea dos historias: por un lado la acción de pueblos enfrentados por el dominio de un mundo que ellos mismos están destruyendo y por otro uno más profundo que relata la evolución del pensamiento y la conciencia.

druid_concept_01
La Valquiria sobre el campo de batalla; la mitologista escandinava contaba que ellas descendían del Valhalla en busca de los espíritus de los guerreros caídos con honor en el campo de batalla.

Nascien, el chaman de la tribu, una druida que puede volver a conectar a la raza con los dioses que los abandonaron en ese planeta, es guiada por el Kumtak, un lazarillo que ciegamente cree en esa religión que ella profesa, esa simbiosis entre la tecnología y la fe. Ella es la mensajera, el ángel que traerá la respuesta final, la trompeta de la anunciación. Sabemos que aquí ya rizamos el rizo, pero ella es Kali, el nacimiento y la muerte, el poder universal que construye y tiene la potestad de destruir si así lo requieren los dioses.

Una película que tiene lugar en un mundo conocido como Annwn atravesado por las guerras Garm, en cuyo  escenario tenemos soldados clonados a partir de 3 tribus militares, enfrentados en una batalla sangrienta y perpetua por el aire, la tierra y la tecnología. Un clon, Khara, se ve separado de la batalla y de pronto se encuentra con extraños compañeros. Al tratar de saber más acerca de su existencia de forma conjunta, los fugitivos en lugar de encontrar una verdad implacable encontrarán la mayor batalla de su vida.

Es una maravillosa construcción que puede leerse capa tras capa o simplemente ser disfrutada como una cinta híbrido entre live action y CGI. De una u otra manera, un imperdible de este gran soñador que es Mamoru Oshii. Ah sí, con Kenji Kawai en el soundtrack, ¿qué más se puede pedir?

Garm_Wars_The_Last_Druid_poster_usa

The Last Druid: Garm Wars

Año: 2014

Duración: 102 min.

Dirección y Guión: Mamoru Oshii

Música: Kenji Kawai

Fotografía: Benoit Beaulieu

Reparto: Mélanie St-Pierre, Jordan Van Dyck, Summer H. Howell, Dawn Ford, Patrizio Sanzari, Martin Senechal

Productora: Coproducción Japón-Canadá; Bandai Visual Company / Nakamura Group Advantage / Production I.G.

Anuncios