The Beatles: a 50 años de la indignación

El 25 de marzo de 1966, el fotógrafo Bob Whitaker producía una de las imágenes más controversiales en la historia del rock. Pero no fue la única foto de aquella sesión. Mira la historia detrás.

Por @skepticalcity

Eran otros tiempos, a la gente le gustaba encasillar las cosas y se enojaban con facilidad.

Bueno, eran como estos tiempos, pero antes.

En aquel entonces, The Beatles lanzaba en Estados Unidos y Canadá su LP “Yersterday and Today”, un copilado de los singles y tracks que solo habían salido en las versiones británicas de sus discos anteriores.

La intensa reacción negativa que generó en tierra americana obligó a Capitol Records a retirar inmediatamente el álbum y reemplazar la tapa.

La foto, titulada “Butcher” (carnicero), mostraba a los muchachos de Liverpool vestidos con batas de laboratorio, rodeados de muñecas desmembradas y trozos de carne cruda.

La idea de Whitaker, según sus propias palabras, le llegó en un sueño. Y “Butcher” fue una de las tres imágenes que formara parte de una trilogía llamada “Una aventura sonámbula”.

La primera imagen presenta a una mujer enfrente a los Beatles, de espaldas a la cámara y con las manos en expresión de sorpresa. Los miembros de la banda sostienen una tira de salchichas que representa un cordón umbilical. Esto pretendía demostrar que los Beatles no eran dioses, si no que venían del mismo lugar que nosotros. (Este humilde servidor cree que eso es debatible)

3761

La segunda foto era la ya mencionada y querida “Butcher”. Reflejaba que estaban hechos de carne y sangre.

La tercera foto, quizás la mejor, muestra a George Harrison con un martillo en la mano, clavando clavos en la cabeza de John Lennon. Whitaker explicaba su significado: “Si los Beatles son tan sólidos como un trozo de madera, ¿por qué el culto hacia ellos?”

3750

La clara intención era bajarlos a tierra, o al menos poner un poco de paños fríos a la Beatlemania reinante que los idolatraba a niveles casi insanos. Insanos para sus fans, y para ellos mismos.

Capitol comenzó a destruir gran parte de las copias del LP. Pero sin embargo, para ahorrar dinero, en otras tantas copias se decidió directamente pegar la nueva imagen, que mostraba a los Beatles alrededor de un baúl abierto (aburrido), encima de las cubiertas ofensivas.

6a00e54f0014bd883401539208f764970b.jpg

Los discos pegados se convirtieron en objetos de colección instantánea. Los fans trataron, desde ese entonces, de trabajar las tapas con vapor consiguiendo resultados con diversos grados de éxito.

En 2016, Heritage Auctions estableció un récord mundial cuando vendió una copia con la tapa de “Butcher” por 125.000 dolares.

Anuncios