La Bruja: Con pecado concebida.

Luego de pasar por el Festival de Cine Sundance y generar mucho revuelo, se estrena The Witch, que puede ser la mejor película de terror del año.

Por @diegui83

El terror es un género bastante popular pero que va trasmutándose a través de la época en que vive: alguna vez fueron fantasmas, otras veces fueron monstruos, hoy en día el llamado terror psicológico es el que manda. Un horror real pide la gente, para escapar del hecho que la vida real muchas veces es más agobiante que la ficción.

Robert Eggers con su ópera prima logra volver a las bases y asustar creando una atmósfera y tensión que arremete lentamente contra el espectador (no por nada es el elegido para dirigir la remake de Nosferatu).

Siglo XVII. Una familia de colonos es juzgada por faltar a la fé en la comunidad donde viven y son expulsados, quedando a su suerte en Nueva Inglaterra, un territorio que les es ajeno y lleno de supersticiones: William (Ralph Ineson), el padre de familia; Katherine (Kate Dickie), su esposa; Thomasin(Anya Taylor-Joy), la hija mayor; Caleb (Harvey Scrimshaw), el hijo mediano; y los gemelos Jonas (Lucas Dawson) y Mercy (Ellie Grainer) logran establecerse en un pedazo de tierra lindante al bosque espeso con la esperanza de salir adleante por ellos mismos. Un tiempo después, la familia se agranda con la llegada de un nuevo hijo y este pequeño grupo de extranjeros parece prosperar a medias con sus cultivos, hasta que la misteriosa desaparición del bebé hace que las intrigas y desconfianza aparezcan, mientras que sus fervientes creencias presbisterianas choquen con el terrorífico floklore de la existencia de una bruja que acecha en la inmensidad del paraje.

El pecado y la religión como forma de control y represión de los instintos del ser humano juegan un papel fundamental en el film. La familia tiene que lidiar con una desgracia tras otra, buscando una explicación en el castigo y perdón de Dios, mientras los hechos son innegables y toman la forma en la rebeldía de los jóvenes que, llegando a la pubertad, se arrastran hacia el animal que llevamos dentro. Si bien la amenaza es real, la historia tiende a girar sobre como es vivir en un sistema dogmático mentiroso, represivo, que nos deja a merced de la explosión de los más bajos instintos y en constante quiebre de los Mandamientos dictados por el señor (la carne, las mentiras, el orgullo, el incesto e incluso literalmente, la manzana del Pecado Original).

Cuando Caleb se adentra en la inmensidad del bosque, buscando la amenaza, en realidad se adentra en su propia oscuridad, y la encuentra en la forma de una voluptuosa mujer vestida de rojo (color pecaminoso) y aún ante su férrea disciplina, se deja caer en la tentación que inconsciente estaba buscando. Así como los jóvenes son la imagen de la tentación, los niños son la inocencia y mensajeros de una entidad diabólica, mientras que los adultos son los que impotentes hacen pagar a sus hijos sus propias deudas morales.

La fotografía es impresionante, con una tonalidad que acentúa que estamos en otra época del mundo, junto a una banda de sonido propia del tono in crecendo del film, la cual cada vez que suena toma forma propia y no necesita de brindar ningún sobresalto con ruidos estridentes.

Desde el principio presenciamos que la película está basada en relatos, mitos y floklore oral de Nueva Inglaterra. Así se nos presenta y así culmina. No diremos más para no matar la sorpresa, pero tengan en cuenta que no es una cinta de terror para los que andan buscando un sobresalto fácil de la butaca.

  • TITULO ORIGINAL: The Witch (2015)
  • ACTORES: Anya Taylor-Joy, Ralph Ineson, Kate Dickie, Harvey Scrimshaw.
  • DIRECTOR: Robert Eggers.
  • FOTOGRAFIA: Jarin Blaschke.
  • GUION: Robert Eggers.
  • MÚSICA: Mark Korven.
  • DISTRIBUIDORA: UIP Argentina

Anuncios