Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley

“La pena iba en aumento a medida que profundizaba en mis conocimientos”

Por @MLauParedes

A veces, ser un Wikipedia andante puede traer graves problemas a nuestra salud. Querer saberlo todo, siempre querer estar a la vanguardia de la información y de las novedades no nos deja tiempo para pensar siquiera en eso que absorbemos con voracidad. Dejamos de lado la vida para adentrarnos en un mundo íntimo y desgastante.

En Frankestein o El Eterno Prometeo de Mary Shelley, el personaje principal, Víctor Frankestein, se obsesiona con encontrar la forma de dar vida a un ser inerte, de crear más allá de las posibilidades humanas. Cada logro conseguido, con esfuerzo y cansancio, lo aleja poco a poco de sus seres queridos. Éstos, lentamente, van sufriendo las consecuencias que los actos de Víctor producen en ellos. Su indiferencia hacia aquellos que lo rodearon desde pequeño lo lleva a una tragedia irremediable.

Esta historia puede tener muchas lecturas. En general, el terror producido por el monstruo es lo que más llama la atención. Pero, el texto es mucho más profundo que lo que la mayoría espera. Ver ese camino que se construye de vida y muerte, de niñez y edad adulta, de amor y odio es una buena forma de abordar esta lectura que recomiendo a todos los que desconocen esta obra maestra.

Frankenstein


Frankestein o El eterno Prometeo fue publicado en 1818 y surge como un juego literario. Mary Shelley fue hija de escritores y mujer de Percy Shelley, también poeta y ensayista. Nació en Londres en 1797 y murió en 1851.

Anuncios