Macedonio Fernández, Una novela que comienza.

 

Al que no conoce a Macedonio Fernández lo espera una literatura que cachetea, que mueve de lugar. No trata de ser original. Él lo es. Fue uno de los escritores y personajes favoritos de Jorge Luis Borges. Vanguardista que juega con el lenguaje, con la estructura de los géneros, con la expectativa de aquel que lo encuentra.

Por @MLauParedes

Al borde del delirio e impredecible, narra lo que nadie espera y provoca risa, misterio, decepción y, otra vez, risa. Su estilo es coloquial, pero no sencillo. En cada lectura, se pueden encontrar nuevos significados que hacen compleja la trama y la forma.

En Una novela que comienza, cada historia que empieza se pierde, se confunde y no tiene final. Lo que gusta es el camino que se crea y las imágenes que se van uniendo unas con otras. El juego es constante y es lo único que se mantiene. El propio autor interrumpe la narración una y otra vez para mostrar su opinión, por lo que nada se respeta en ella. Eso a lo que estamos acostumbrados, es destruido y se nos muestra algo así como el detrás de escena de un largometraje. Da la sensación de que el relato se construye a medida que vamos leyendo, en diálogo con nosotros.

Leer esta novela es recorrer las calles de Buenos Aires junto a Macedonio y recrear situaciones que de forma tan particular describe. Es entrar en ese juego en el que todo está construido: autor, narrador y lector.


Macedonio_Fernandez

Macedonio Fernández nació en 1874 y falleció en 1952. Fue autor de textos en los que mezcla los géneros y en lo que nada es respetado. Vanguardista que influyó en escritores como Ricardo Piglia, Julio Cortázar y Jorge Luis Borges.

En 1898, se recibió de abogado. Tuvo cuatro hijos con su esposa Elena de Obieta. Cuando ella muere, deja su profesión y se dedica a escribir en pensiones de la ciudad de Buenos Aires. Publicó Una novela que comienza en 1941 en Chile. Algunas de sus obras son: No todo es vigilia la de los ojos abiertos, Papeles de Recienvenido, Museo de la novela de la eterna, entre otras.

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 1999 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.