Recomendación: Snowpiercer (Cómic y Película)

Para mantener el movimiento perpetuo, ¿cada pieza debe permanecer en su lugar?

Por @skepticalcity

Quizás alguno en búsqueda de una película de ciencia ficción que ocupase la noche de un viernes, se haya topado en Netflix o Internet con “Snowpiercer”, la producción coreana/estadounidense protagonizada por Chris Evans, nuestro querido Cap. Esta película es una adaptación de una novela gráfica francesa (seguimos sumando naciones) cuyo título original es “Le Transperceneige”. De ella hablaremos en esta oportunidad. Bueno, y de la película un poquito también, por qué no.

snow1.png

Para ponernos en tema respecto de que va, podemos empezar contando que producto del uso de un arma climática en una guerra, la humanidad se ve sumida en una nueva era glaciar de un momento a otro. En esos días, un tren compuesto por 1000 vagones, perfectamente adaptado para la supervivencia, y que funciona con un sistema de movimiento perpetuo, es ocupado por miles de personas desesperadas por sobrevivir al frío extremo. La situación se desborda y muchas personas consiguen aferrarse a los últimos vagones.

Pasado un tiempo en el cual los recursos en la cola del tren comienzan a escasear, la situación se vuelve verdaderamente inestable. Es acá cuando la historia comienza. Nuestro protagonista, Proloff, logró escaparse de los últimos vagones pero rápidamente es interceptado por un grupo militar y puesto en cuarentena (se creé que los que vienen de esos lados traen consigo pestes). Al mismo tiempo, una mujer activista de un grupo denominado “Ayuda al tercer convoy”, que se preocupa por la situación de los más desprotegidos, se entera de la existencia del prófugo y exige hablar con él. Pero no es la única interesada en Proloff, desde los vagones dorados (los mas cercanos a la locomotora) llega la orden de que el prisionero debe ser trasladado hacia allí, iniciando de esa forma un viaje a lo largo de todo el tren.

Hasta aquí llega el resumen.

Lo interesante de la historia es que la forma de presentar el rol de los estratos sociales y su diferenciación en una sociedad no es a partir de una analogía, es literal. No se juega con ninguna sutileza, se lleva al extremo el mecanismo al que lamentablemente estamos acostumbrados a vivir. Se nos presenta la premisa de “sobrevivir a cualquier costo, excepto que ese costo sea yo”. Un vagón, cualquiera sea, se despreocupara el vagón inmediatamente anterior al tiempo que mirara con deseo al vagón de adelante. Simple, crudo, glacial como el frío que los azota afuera.

En cuanto a su adaptación cinematográfica, también es una recomendación que hacemos desde acá. Si bien parte de una misma idea, la trama del medio y su consecuente final se plantea desde un lugar totalmente diferente, con una idea que ciertamente te deja un poco paranoico durante un par de días: la rebelión no es planteada como un recurso de los más débiles, si no como un arma de los más poderosos.

guia.indd

Es incomoda por momentos, y tal vez hasta no te deja el mejor sabor de boca. Pero la película cumple con su objetivo a la perfección: retratar el cinismo humano. Además, tiene escenas de acción que perduraran en la memoria (La batalla del túnel por ejemplo, mirala y decime si no manijeaste)

El consejo es leer el cómic y después mirar la película, porque se complementan. De algún modo cuentan dos versiones distintas de una misma historia, llenando así los huecos que la otra deja.

No te vas a arrepentir.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario