Jupiter’s Legacy: Los Dioses también son humanos

Chloe y Brandon son los hijos de los héroes más grandes del mundo.
¿Podrán siquiera estar a su altura?

Por @diegui83

Portada destacando a los hijos de Utopian: Brandon y Chloe

A esta altura ya me pueden calificar como fanático de Mark Millar. Y sí, lo soy. Un escritor tan odiado como amado, genera eso mismo. La verdadera grieta habla que Millar se quiere parecer a Garth Ennis (el creador de Preacher), que antepone la espectacularidad a la historia (pensando en su adaptación cinematográfica, como si eso fuese algo malo), y quién sabe qué cosas más.

Sin embargo no se puede discutir que ha llevado a personajes al límite y pergeñado historias que hoy en día son y serán clásicos. Un ejemplo claro y de habitual relectura es Civil War de Marvel Cómics o Superman: Red Son de DC cómics.

Aquí se mete de lleno en una historia de superhéroes clásica, una miniserie de 10 números, el cual se divide en dos volúmenes de 5 números cada uno y que su segundo volumen recién comenzará a salir a partir del 29 de junio próximo:

“Se trata acerca de una vieja generación de superhéroes procedentes de los años 30, altruistas, como Superman, convencidos de poner sus poderes al servicio de un bien mayor. Sin embargo, sus hijos y nietos se comportan como hijos de celebridades: asisten a fiestas, anuncian productos por un interés puramente económico, tienen poco interés en cambiar el mundo o ayudar en modo alguno”.

Portada original del #1

El primer volúmen que consta de los primeros 5 números ya se pueden conseguir desde el año pasado y cuenta la historia de Sheldon Sampson, mejor conocido como Utopian, el mayor superhéroe conocido desde el siglo pasado. Junto a su esposa, su hermano Walter y sus compañeros han librado batallas contra los peores supervillanos conocidos y han vencido. Pero cuando la amenaza de una nueva ruptura socio-económica está a punto de destruir el American Way Of Life tan preciado, un nuevo villano surge de entre las filas de esto dioses modernos para acechar todo lo que antes defendían. La única esperanza es Chloe, la hija drogadicta de Utopian, ahora embarazada del hijo del mayor enemigo de los héroes.

Utopian y los suyos peleando heroicamente

La historia gira en torno a personas normales, que un día se le presentan en sueños unos seres extraterrestres para darles poderes más allá de los imaginados. Al ser seres humanos, y estar viviendo en la época de la Gran depresión, el mensaje que Sampson y los suyos interpretaron fue que esos poderes eran para arreglar la situación de su país y el mundo en esa época. Luego de esto, llegaron los villanos estrafalarios y las grandes batallas cósmicas, análogas a nuestro Superman y la Liga de la Justicia. La ruptura en la actualidad llega por esos mismo ideales, los que quieren que el stablishment siga su cauce natural, y los que con el poder de un Dios todavía creen que las cosas están mal encausadas y se necesita una mano firme y que esos poderes que alguna vez sirvieron para establecer el status quo, sirvan una vez más, a pesar de la reticencia del ser humano a cambiar, a ser mejor con cada error. Y lamentablemente, estos seres superpoderosos no pueden tener el poder sin caer en la villanía, en lo dictatorial, porque como el viejo Ben Parker decía: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad“, y si estos poderes se usufructan para el bien personal, o para una idea personal de bienestar, sabemos que somo humanos, y como tales tenemos fallas; por ende, nada bueno puede salir de eso. En esta historia solamente nos queda esperar que el espíritu heroico labrado a fuego de las viejas generaciones aún persista en las nuevas y se erija un nuevo Bien en contra de El Mal.

“The Molecule Master”, un personaje sórdido de la nueva dictadura, muy cercano (y quizás basado) al Hans Landa del film “Inglourious Basterds”

Como siempre Millar está muy bien acompañado en los dibujos, esta vez por Frank Quitely, famoso por haber estado a cargo de la gran All-Star Superman y Batman: The Scottish Connection entre otros trabajos igualmente espléndidos. El dibujante dota a sus personajes de unas extrañas facciones, rozando lo oriental, con gran expresividad y dinamismo que van congruentemente con la historia.

Un momento muy dramático de la historia, retratado por la gran mano de Frank Quitely

Una buena historia clásica no pueden perderse de leer, fanáticos o detractores de Millar, ya que es una excelente analogía sobre como el poder absoluto corrompe absolutamente y como las nuevas generaciones pueden redimir y mantener los valores de las viejas en pos de los cambios abrumantes de la sociedad.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Diego Alvarez 1276 Articles
Cinefilo, comiquero, coleccionista, comic addict. Whovian de tiempo completo.

1 Trackback / Pingback

  1. Jupiter’s Circle: El Origen de la Justicia – Cuatro Bastardos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.