No te entusiasmes, Larry

Una comedia ideal para los que estamos hartos de la gente hermosas, los finales felices y las buenas personas.

Por @tinycatastrophe

Si sos miembro de esa parte de la sociedad que cree que Seinfeld es la mejor sitcom moderna, es probable que consideres a Larry David como un Dios. Si sos integrante de ese otro 50% de la gente, que considera a Friends como la mejor sitcom, vengo a presentarte a un hombre neurótico, dolorosamente honesto, y con una mirada cínica de la vida.

Larry David es el creador de Seinfeld (junto a Jerry Seinfeld, por supuesto), y es también la inspiración de George Costanza, ese gordito pelado y con anteojos al que todo siempre termina saliéndole mal. En la segunda temporada de Seinfeld, George renuncia, y como se arrepiente, se presenta al trabajo como si fuera un día normal; eso mismo le sucedió a Larry David cuando renunció a Saturday Night Live un jueves, y se presentó el viernes como si nada hubiera pasado. Pero es recién en la serie que hizo David cuando terminó Seinfeld, la imperdible Curb Your Enthusiasm, que podemos ver frente a cámaras al verdadero LD, o por lo menos a quien queremos creer que es el verdadero LD.

En una entrevista, David confiesa que “El personaje de Curb es mucho más honesto del Larry David real. Dice todo lo que queremos decir y no nos animamos. Sin embargo a medida que voy envejeciendo me voy convirtiendo más y más en él. Me gusta el Larry de la serie, no tanto el Larry de la vida real.

tv_curb_your_enthusiasm01

En cada una de sus nueve temporadas, Curb your Enthusiasm (también conocida como Larry David) hay un conflicto central, alrededor del cual se mueven las pequeñas situaciones de la vida cotidiana de Larry David como: su búsqueda por encontrar quién marcó una mesa de madera, encontrar el reemplazo de la muñeca que le rompió a la hija de su amigo, que su médico renueve las revistas en su sala de espera, sacarse de la garganta un vello púbico, robarle la novia bisexual a Rosie O’Donnell, y más situaciones pequeñas extrañas, pero que entran completamente en el personaje del Larry David real, y del de Curb. En los primeros capítulos de la serie, uno se siente incómodo por las reacciones del personaje principal, pero a medida que van pasando las temporadas uno entiende su punto de vista y lo acompaña en la indignación frente a un auto mal estacionado, una lapicera nunca devuelta, o su asistente con una remera inapropiadamente corta.

Curb Your Enthusiasm (cuyo título traducido sería algo así como Calmá tu entusiasmo) es una serie perfecta para aquella gente que está harta del optimismo, de la gente que hace buenas acciones todo el tiempo, de la gente hermosa y glamorosa, y Larry David –tal como lo dice él- es esa persona que hace y dice todo lo que quisieras decir, pero que no podemos si es que queremos caminar por la vida sin ser abucheados en cada evento social.

Afortunadamente, hace unos meses se confirmó el rumor que venía sonando hace varios años, y Larry David y Jeff Schaffer (escritor, director y productor ejecutivo desde el inicio de Curb) ya están escribiendo los nuevos capítulos que aún no tienen fecha de emisión.
¿Y por qué Larry decidió volver después de cinco años en los que se rehusaba a una novena temporada? “En las inmortales palabras de Julio Cesar, ‘Me fui, no hice nada, y regresé.’

Obvio que es el mejor de todos nosotros.

Temporadas recomendadas: La cuarta y la sexta.
Temporada imperdible: La octava.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

1 Trackback / Pingback

  1. Larry contra todos en el nuevo trailer de Curb Your Enthusiasm – Cuatro Bastardos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.