El Quijote de la Mancha: sus sueños son los nuestros

Ver en la realidad bondad donde no la hay, volcar en la vida lo que solo está en los sueños es pensar en la historia eterna de Miguel de Cervantes Saavedra en su El ingenioso Don Quijote de la Mancha. Una forma de homenajearlo es abrir este diálogo con ustedes para conocer las sensaciones que cada uno tiene al leerlo o mostrarles qué sentimos cuando recordamos escenas descritas o conversaciones profundas entre los personajes.

Por @MLauParedes

don-quijote-de-la-mancha-5


La parodia a las novelas de caballerías llevó a Cervantes, quizá sin notarlo, al elogio de valores como la lealtad, el amor y la amistad. Su protagonista se construye como héroe medieval a partir de la locura que fue generada por la obsesión de leer. Don Alonso Quijano cree ser un caballero y por eso observa a su alrededor todo aquello que vio en los libros. Su vida se vuelve literatura. Comienza así, una serie de aventuras que iremos recorriendo junto a él y su escudero Sancho.

Este comentario sobre el escritor español pretende generar en ustedes la necesidad de conocer esta obra -o volver a tenerla en sus manos- y apreciarla en su medida. Redescubrir otras maneras de abordarla y entenderla para compartir luego con aquel que escuchó únicamente su nombre el porqué de su fama.

La novela consta de dos partes. La primera fue publicada en 1605 y la segunda en 1616. Entre ambas, existen diferencias debido, en gran parte, al tratamiento de los temas. Sus personajes, en la última, toman conciencia de su fama y el narrador juega en numerosas oportunidades al respecto. Pese a ello, Don Quijote sigue pensando que lo que vive día a día es la realidad y contrasta con la mirada de Sancho. La dicotomía de apariencia/realidad recorre toda la novela.

Cada capítulo nos hace encariñarnos y sufrir junto al personaje lo que le acontece por plasmar lo que leyó en su camino a la supuesta gloria. Cada golpe e injusticia sufrida por el caballero, nos perjudica a nosotros y queremos entrar a la historia para luchar junto a él. La sonrisa también nos sorprende, ya sea por la inocencia o por las ideas disparatadas que se le ocurren. Lo seguimos hasta el final y nos quedamos pensando luego. Cervantes le da un cierre maravilloso a Don Quijote y cuesta despedirse después de compartir tantos buenos momentos junto a él.

Si la novela te conmueve de una forma particular o si tu lectura varía de la nuestra te invitamos a comentarlo, ya sea de forma pública o privada, para acrecentar junto a tu opinión este placer de leer esta historia eterna. Como dijimos, esto más que una reseña o comentario literario, es una invitación al diálogo.

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. (…) Es, pues, de saber, que este sobredicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso (que eran los más del año) se daba a leer libros de caballerías con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura para comprar libros de caballerías en que leer; y así llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos; y de todos, ningunos le parecían tan bien como los que compuso el famoso Feliciano de Silva; porque la claridad de su prosa y aquellas intrincadas razones suyas le parecían de perlas, y más cuando llegaba a leer aquellos requiebros y cartas de desafíos, donde en muchas partes hallaba escrito: “la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura”. Y también cuando leía: “…los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas os fortifican, y os hacen merecedora del merecimiento que merece la vuestra grandeza”.

Con estas razones perdía el pobre caballero el juicio, y desvelábase por entenderlas y desentrañarles el sentido, que no se lo sacara ni las entendiera el mismo Aristóteles, si resucitara para sólo ello”.


images


Miguel de Cervantes Saavedra nació Alcalá de Henares en 1547 y falleció en Madrid en 1616. Entre sus obras más importantes pueden nombrarse: La galatea, Novelas ejemplares, Viaje del Parnaso Los trabajos de Persiles y Segismunda.  Por El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha  es considerado uno de los escritores  más importantes de la historia.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de María Laura Paredes 148 Articles
Lectora y admiradora de toda expresión artística. Entrevistas, reseñas y comentarios literarios.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.