Nada Es Lo Que Parece 2: Mucho truco, poca coherencia

Los Cuatro Jinetes se pierden entre los tantos trucos, giros y tramas complicadas de su segunda aventura cinematográfica.

Por @tinycatastrophe

Dieciocho meses después del final de la primera parte de “Nada es lo que parece”, los Jinetes deciden salir de la oscuridad en la que estuvieron luego de su último gran truco, para emprender una serie de ilusiones, engaños, estafas y juegos tan complicados y poco creíbles, que no se entiende porqué dejaron de estar escondidos.

En esta secuela, el grupo de magos junto a su líder/agente de la CIA Rhodes (Mark Ruffalo), son reclutados a la fuerza por el millonario Walter Mabry (Daniel Radcliffe), quien así como Jack Wilder (Dave Franco) fingió su muerte y vive en la clandestinidad. No se entiende exactamente qué tienen que robar los Jinetes, pero es algo así como un chip de computadora super especial y con fines malévolos, que casualmente tiene el mismo tamaño que un naipe.

JM4_2865.NEF

Lo mejor de “Nada es lo que parece 2” son sus nuevos personajes: Walter Mabry es un gran villano, que se va desinflando sin nunca aprovechar el potencial de Radcliffe, luego está la excéntrica ilusionista Lula (Lizzie Caplan), la nueva jinete mujer en reemplazo de Henley (Isla Fisher), y los aliados chinos Li (Jay Chou) y Bu Bu (Tsai Chin).
El problema con los personajes originales es que se los ve con pocas ganas de participar en esta secuela, Jesse Eisenberg hace el mismo personaje nervioso, arrogante y frío que en todas sus películas y lo más emocionante es su nuevo corte de pelo producto del afeitado del final de Batman vs Superman. El único que quizás demuestra compromiso con la saga (ya está pactada una tercera parte tentativamente para el 2017) es Woody Harrelson interpretando en esta ocasión además de al mentalista McKinney, también a su hermano gemelo con una caracterización tan absurda que demuestra que el departamento de maquillaje y peinado tampoco estaba entusiasmado con esta secuela.

Pero también lo que hace ruido es la enorme cantidad de tramas, subtramas, giros y sorpresas que hay en 129 minutos. La trama que involucra a Morgan Freeman y a Mark Ruffalo es inentendible, pero en verdad la historia completa del agente Rhodes es insólita y poco creíble. Hay subtramas que se plantean en un inicio y que nunca llegan a desarrollarse completamente (¿o tal vez las dejan para la tercera parte?) como un romance entre Jack Wilder (Dave Franco) y Lula (Lizzy Caplan), o la relación entre Walter Mabry (Daniel Radcliffe) y Arthur Tressler (Michael Caine). Tampoco está bien explicada la ausencia de Henley (Isla Fisher), que en teoría vuelve para la próxima entrega, pero que quizás es mejor que vuelva a embarazarse para evitar una vez más esta saga, o también es un misterio la desaparición no aclarada jamás del personaje de Mélanie Laurent.

JM4_7758.tif

Un dato curioso es que el legendario ilusionista David Copperfield es el productor ejecutivo de “Nada es lo que parece 2”, y quizás sea eso lo que ayude a que las secuencias de ilusiones o trucos sean lo más disfrutable de la película. Hay una secuencia de unos cinco minutos en los que los Cuatro Jinetes se van pasando una carta para esconderla de unos guardias, y está tan bien hecha que te mantiene en el borde del asiento, así como lo hacían los trucos de Copperfield en los noventa.

Nada es lo que parece 2” tiene un elenco con un montón de estrellas y talentosos actores, efectos especiales muy bien logrados, un ritmo entretenido muy “La Gran Estafa”, pero le falta coherencia.

Puntaje: 6/10


  • TÍTULO ORIGINAL: Now You See Me 2NELQP2-POSTER-ALTERNATIVO-2
  • ACTORES: Jesse Eisenberg, Mark Ruffalo, Woody Harrelson, Dave Franco, Daniel Raddcliffe, Lizzy Caplan, Michael Caine, Morgan Freeman, Jay Chou, Tsai Chin.
  • DIRECTOR: John M. Chu
  • FOTOGRAFÍA: Peter Deming
  • GUIÓN: Ed Solomon
  • MÚSICA: Brian Tyler
  • DURACIÓN: 129 minutos.
  • ESTRENO: 18/08/2016
  • DISTRIBUIDORA: Alfa Films

 

 

 

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.