El Misterio de Enfield: La Casa de la discordia

Cuando creemos que sabemos la verdad, solo nos han mostrado una parte de la historia. Por eso ha llegado El Misterio de Enfield (The Enfield Haunting, 2015) para traernos una versión distinta de lo que creemos saber.

Por @diegui83

En agosto de 1977, en una residencia en el barrio de Enfield, en Londres, acude la policía tras ser alertados por la mujer que allí vivía cuando dos de sus hijos aseguran haber visto los muebles moverse solos en la casa y escuchar ruidos en el interior de las paredes. Los incidentes continuaron ocurriendo durante un tiempo, y en ese tiempo más de treinta presenciaron el lanzamiento de objetos, muebles moviéndose y niños levitando. La prensa informó del caso hasta 1979, cuando el evento terminó.

El hecho fue conocido mundialmente por ser uno de los casos más aterradores en la historia de lo sobrenatural al ser documentado e informado por todos los medios de comunicación; y el común de la gente lo ha conocido a través de el film The Conjuring: Chapter 2 (2016) del director James Wan. Ahora bien, esta película, si bien es una obra maestra del séptimo arte y, quizás sea uno de los clásicos de horror contempóraneo, no nos ha mostrado la realidad de los hechos, quedándose en la espectacularidad hollywoodense sin escarbar nada más de la problemática que la familia de Enfield tuvo que sobrellevar y, la cual quizás, la que dio inicio a estos sucesos inexplicables.

Studio Canal nos trae El Misterio de Enfield (The Enfield haunting, 2015) miniserie original de la cadena Sky Living, donde se explora el lado más humano y escéptico de lo paranormal, en contraposición de la cinta de James Wan.

Basada en el libro This House Is Haunted, del investigador paranormal Guy Lyon Playfair, sigue los eventos de la familia Hodgson, acechada por una entidad fantasmal demoníaca, que está especialmente “interesada” en la hija menor, Janet (Eleanor Worthington Cox) pero que afecta a toda su familia, incluyendo a su madre Peggy (Rossie Cavaliero) y sus hermanos Margaret y Billy. Cuando el investigador paranormal Maurice Groose (Timothy Spall) llega a la residencia de los Hodgson se encuentra con una familia desmembrada, con una madre soltera a la que el padre de familia dejó y afectó de modo traumático a todo el entorno, y que puede ser el causante de los llamados poltergeist.

A través de la investigación podemos ver que Groose se va involucrando cada vez más con la familia y sobre todo con Janet, la pequeña que más sufre los eventos sobrenaturales y posesiones del supuesto espectro, hasta que el investigador y escéptico Guy Playfair (Matthew Macfadyen) llega para poner un poco de paños fríos y realidad a la situación, solo para encontrarse con que lo que pasa en esa casa supera ampliamente sus (no) creencias.

A medida que trascurre la historia, los eventos nos van metiendo cada vez más en las personalidades de los personajes, todos con una rica historia para contar, muy tridimensionales a diferencia del film de 2016, en el que solo veíamos el protagonismo del matrimonio Warren (ni en esta miniserie ni en la realidad ellos estuvieron en Enfield) y su lucha con una entidad demoníaca inventada y funcional al guión en lo que respecta a la espectacularidad.

La familia Hodgson sufría el trauma de un padre abandónico y esto, el guión de Joshua St Johnston lo muestra a la perfección: una madre que no da a basto con tres hijos en casa (son cuatro, pero el mayor está en un correccional por problemas de conducta), dos de los cuales son niñas en la pre-adolescencia, con toda la problemática que eso conlleva. Janet, al llegar a la pubertad, da muestras de que su edipo reprimido está haciendo estragos en su personalidad, ya que la falta de una figura masculina en la casa genera un lazo con Maurice Groose, quién a su vez, al perder prematuramente a su hija (coincidentemente llamada Janet, también) ve en la pequeña la expiación para la culpa autoinflingida por el fallecimiento de su niña.

Playfair llega a la casa problemática con la intención de cerrar el caso, y al ver la relación que hay entre Groose y Janet, más se convence de que toda la investigación está comprometida; hasta que él mismo descubre que los poltergeist son reales, o por lo menos, hay manifestaciones de naturaleza sobrenatural en la casa.

¿Qué es real y qué no? Mucho se habló de este caso en su momento, y hasta hoy en día no está claro lo que ha sucedido en la pequeña residencia de Enfield, aunque muchos lo han tildado de “fraude”, este telefilm nos hace preguntarnos frecuentemente si los poltergeist son reales o manifestaciones del inconsciente de una niña con falta de amor y con mucha energía cinética, que al llegar a su primer período en la pubertad (gran momento de cambios hormonales y mentales en las mujeres) puede haber alterado de alguna manera la energía eletromagnética de la zona donde residía. Si bien esta explicación parece tan irreal como que un fantasma posea un cuerpo físico, es mucho más plausible en la comunidad científica que lo que se cree que acechaba a la familia Hodgson.

Además, la miniserie en todo momento nos revela personajes con intenciones propias y egoistas que hacen que el caso tenga tintes más dramáticos que sobrenaturales: Groose y su esposa se culpan por la muerte accidental de su hija, la que se manifiesta constantemente en la casa de los Hodgson cada vez que el investigador recuerda en la pequeña Janet a su hija; Guy Playfair es un investigador que no puedo salvar a un niño de su supuesta posesión demoníaca en Brasil y con este caso quiere documentar y argumentar los hechos, además de escribir un nuevo libro para saltar a la palestra de nuevo; tanto Janet, como sus hermanos y sobre todo su madre, sienten la falta de una figura masculina en la casa y se sienten mejor y más protegidas al tener el interés dirigido hacia ellos de estos dos hombres, y quizás hagan lo que sea por retenerlos en el hogar.

En lo que respecta a la producción destacamos, además de las actuaciones de todos los actores en sus personajes con los que se puede empatizar y están absolutamente desarrollados de una manera impecable, la ambientación solamente, dado que es un telefilm, no hay tanta espectacularidad de planos o FX, como lo ha hecho la superproducción de James Wan al contar este particular caso real de poltergeist. Pero, a diferencia de aquella, destaco que la historia es mucho más interesante y, desde mi punto de vista, más compleja en cuanto a que en todo momento nos sentimos interpelados a preguntarnos si en el hogar de los Hodgson hubo realmente un caso paranormal o solo fueron hechos provocados por mentes perturbadas, carentes de afecto y con heridas que solo el tiempo y el perdón pueden sanar.


  • TÍTULO ORIGINAL: The Enfield haunting (2015)
  • GUIÓN: Joshua St Johnston
  • DIRECTOR: Kristoffer Nyholm
  • EPISODIOS: 3 (45 minutos cada uno)
  • FECHA DE EMISIÓN: 28 y 29 de octubre en Studio Canal
  • CADENA ORIGINAL DE EMISIÓN: Sky Living
  • ELENCO:
    • Timothy Spall  como Maurice Grosse
    • Juliet Stevenson como Betty Grosse
    • Matthew Macfadyen como Guy Lyon Playfair
    • Rosie Cavaliero como Peggy Hodgson
    • Eleanor Worthington Cox como Janet Hodgson
    • Fern Deacon como Margaret Hodgson
    • Simon Chandler como John Beloff
    • Sean Francis como Ray
    • Charles Furness como Simon
    • Martin Hancock como Tony
    • Amanda Lawrence como Lindy Crane
    • Neal Barry como John
    • Sudha Bhuchar como Head of Psychiatry
    • Nigel Boyle como Graham Morris
    • Myah Bristow como Girl Patient
    • Karen Lewis como Dr. Anita Gregory
    • Peter McCabe como Alan Crane
    • Tommy McDonnell como Doug Bence
    • Steven O’Neill como Psychiatric Doctor
    • Susannah Wise como Sylvie
    • Ron Hedley como Terry

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Diego Alvarez 1280 Articles
Cinefilo, comiquero, coleccionista, comic addict. Whovian de tiempo completo.

1 Trackback / Pingback

  1. [REVIEW] La Monja: Atmósfera gótica, sustos contemporáneos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.