Reseña Teatral: Henrik Ibsen según Roberto Peloni

“La mentira es un triste sustituto de la verdad, pero es el único que se ha descubierto hasta ahora”.

Elbert Hubbard

Por @mauvais1

Henrik Johan Ibsen, poeta y dramaturgo noruego, un revolucionario de las tablas que con sus dramas realistas y en sus postreros trabajos simbólicos nos dejó una rica herencia en la exploración del ser humano: el drama íntimo. Casa de muñecas (1879) con sus críticas a los convencionalismos sociales sobre el matrimonio o Espectros (1881), la más revolucionaria de todas, que fue prohibida durante años y que continuaba la misma línea que la anterior llevándola a límites insospechados para la moral de la época. Un ateo alborotador que constantemente buscó la verdad tras el velo, corrompido y obsoleto, de las convenciones sociales, con una moral que basaba gran parte de sus reglas en la hipocresía y la mentira más descarada.

Y entonces está Vildanden, El pato salvaje; esa criatura que herida se aferra a la hundida rama, en el fondo del lago. Un drama que trata a la verdad como una excusa para el total desorden y a la mentira como la perfecta imagen del jardín de las delicias. Roberto Peloni en su adaptación, de la que hablamos aquí, logra reflejar esa absurda postal. Un cruce de decisiones tomadas que no pueden convivir entre si, haciéndolo imposible cuando ellos saben que ignorar es prosperar, uno por serlo, el otro por saberlo. Gregorio carga con el peso moral de la inocencia, que cruel como ella es, desea la felicidad perfecta y por tanto se propone a ejecutarla con una total veracidad de los hechos por más revulsivos que sean. Ekdal es la perfecta representación del hombre social, convive con la monstruosidad de lo que podemos ser sin mosquearse. Mientras que el doctor Relling se encarga de mantener constante esa imagen con tal de evitar la mayor de las desgracias; sintiendo por él lo peor que le puede acaecer a un hombre, que le tengan piedad, que sean condescendientes con sus padecimientos.

Vamos a ordenar la farsa.

Cuando el bosque se nos venga encima

El drama empieza a emerger a partir de una situación que es la causa de la desgracia de un hombre; Hjalmar Ekdal a partir de que su padre es arrestado por un supuesto fraude. Este hecho es significativo en su vida. Tiempo después arma una familia con Gina, antigua empleada de los Werle y su hija Eugenia. Para su fortuna conoce al médico Relling, quién le hace creer que es capaz de crear algo nuevo para la humanidad, este supuesto invento lo tendrá ilusionado de allí en adelante. Pero desgraciadamente, también aparece un amigo de la infancia: Gregorio, hijo del Director Werle. Gregorio es un personaje obsesivo por la rectitud y el cumplimiento de los ideales en la vida de cada hombre. Gregorio se empeña demasiado en que su amigo tiene que saber la verdad sobre el pasado de su esposa, y piensa que solo así podrá alcanzar la verdadera felicidad del espíritu.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El drama se desarrolla en un largo y entrecruzado acto, con los personajes merodeando el escenario como espectros que por momentos son las voces de una compleja sociedad y sus tópicos. Una puesta interesante en su concepto, con ese rectángulo iluminado en el centro que simula otro pequeño escenario, un hogar, la intimidad, el ring donde se dará lugar el combate y con un elenco que juega con personajes cansinos y apocados, sujetos de padecimientos y angustias que solo se descifran en sus ralentados movimientos. Atrayente conjunto de sombras que irrumpen, para desagrado del espectador, con malicia y ridícula bondad. Maravillosa apuesta que nos hace odiar al único capaz de vivir con la verdad y asumirla, dejándonos expuestos en la embustera comodidad de la armonía, la convivencia fingida.

La esperanza ha contribuido a perder al género humano, dijo alguna vez este cruel Ibsen, y Peloni con su troupe logran dejarnos ese amargo sabor.

Lunes – 21:00 hs –

Hasta el 28/11/2016

Teatro Border
Godoy Cruz 1838 (mapa)

 


cuando-el-bosque

Ficha técnico artística

Autoría: Henrik Ibsen
Versión: Roberto Peloni
Actúan: Jorge Almada, Ayelen Barreiro, Enrique Cragnolino, Tania Marioni, Gustavo Masó, Roberto Peloni, Facundo Rubiño
Diseño de luces: David Seldes
Música: Ana Victoria De Vincentiis
Stage Manager: Nicolás Conde
Operación técnica: Max Pastorelli
Asistencia general: Emanuel Solis, Santiago Uriarte
Asistencia de dirección: Carina Torre
Producción ejecutiva: Natalia Eugenio
Coaching actoral: Agustín Perez Costa
Dirección: Roberto Peloni
Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 1994 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.