Sherlock: The Final Problem (S04E03)

La cuarta temporada de Sherlock llego a su fin, y como todo suceso televisivo o cinematográfico de gran trascendencia nos dejó muchas cuestiones a examinar. Como siempre los fans podrán pararse de una vereda o de la otra pero de lo que no hay dudas es que el final fue de una increíble magnitud tanto a nivel narrativo como técnico.

Por @martog23

Nada nos podía preparar para el final que presenciamos hace un par de días. Con sus aciertos y errores el final de la cuarta temporada del detective más famoso del mundo fue épico.

Siempre fui fan de las novelas de Sir Arthur Conan Doyle. Como cinéfilo vi varias adaptaciones de sus obras y si bien hubo varias películas que me gustaron, ninguna me generaba el mismo sentimiento de sorpresa y misterio que lograban los libros. Cuando se comenzaron a hacer estas versiones modernas de Sherlock Holmes, no solo la de la BBC sino también Elementary y las versiones cinematográficas de Guy Ritchie, mi primera reflexión fue que este personaje no “podía” o quizás no “debía” ser actualizado. Mi escepticismo venia del cariño que le tenía a las historias de Conan Doyle pero como toda obra literaria puede ser adaptada si se la trata con el respeto que merece. Elementary no me terminaba de cerrar y el Holmes de Guy Ritchie parecía más un héroe de acción que un detective. Sin embargo, con la serie de la BBC me paso algo completamente diferente. Las interpretaciones eran geniales y las ideas de ofrecer historias aggiornadas pero manteniendo el espíritu del Holmes original, fue una idea brillante y perfectamente concebida. Temporada a temporada me fui sorprendiendo cada vez más, ya que el trabajo de Steve Moffat y Mark Gattis estaba bien estructurado e ideado.

13641366691450

The Final Problem  o El Problema Final supone un punto de quiebre en la serie. Las razones son variadas, pero en primer lugar este podría ser el último episodio de la serie porque la continuidad de la misma peligra debido a la apretada agenda de Benedict Cumberbatch.  Por otro lado, suponía un verdadero desafío seguir realizando capítulos atrapantes luego de la muerte de Moriarty, la implacable némesis de nuestro protagonista. Pero viéndolo en retrospectiva Moffat y Gattis parecen tener una verdadera y extraordinaria capacidad para concebir finales de temporada extraordinarios y llenos de giros sorprendentes.     

El capítulo comienza con una niña recibiendo un llamado telefónico desde un avión donde toda la tripulación y los pasajeros fueron drogados. La persona al otro lado del teléfono no es otra que Moriarty. Con este inicio misterioso y un clima oscuro arranca el episodio en cuestión.

sherlock-final-problem-teaser-615x346

La apuesta que hicieron los creadores de la serie con este capítulo fue muy arriesgada y ambiciosa. Nuestro dúo protagónico debía encontrar un oponente que sea tan digno de ellos como lo fueron Moriarty e Irene Adler. En esta ocasión, la fuerza antagónica la compone Eurus Holmes (interpretada por una brillante Sian Brooke), la hermana perdida de Sherlock y Mycroft que estuvo recluida durante años en un establecimiento controlado por Mycroft llamado Sherrinford. Esta mujer resulta ser una fuente de ingenio y crudeza para componer a una gran y memorable villana.

eurus.png

Como bien sospechábamos, Eurus y Moriarty habían trabajado en conjunto para llevar al límite a Sherlock, poniéndolo a prueba en una serie de juegos perversos similares a lo Saw pero apelando más a lo psicológico que a lo físico. El objetivo es quebrarlo, y quizás fue la vez en que Holmes estuvo más cerca de sucumbir. Cabe destacar, el momento donde a través de un flashback volvemos a ver a Moriarty en una secuencia donde se lo ve bailando y cantando I Want To Break Free de Queen. Simplemente maravilloso.

Volviendo a la historia principal nos enteramos que la relación entre Eurus y Sherlock, que el detective reprimió hasta el olvido, oculta un siniestro secreto familiar que comienza a desatar recuerdos que Sherlock ignoraba tener, conduciendo a un desenlace complicado.

sherlock-explosion.gif

Como es de costumbre, a Sherlock se lo pone en la disyuntiva de elegir entre su familia y su querido amigo el doctor Watson. Situaciones apremiantes que luego terminan de alguna manera resolviéndose como se espera. Es posiblemente en este tramo del capítulo, el tercer acto, donde el relato comienza a perder un poco de fuerza y resolver algunos asuntos de forma improbable o enrevesada. No obstante, la serie siempre se caracterizó por buscar giros inesperados y se le puede perdonar estas pequeñas torpezas ya que, en líneas generales, el resultado termina siendo positivo.

The Final Problem es un gran capítulo de Sherlock, que a pesar de cometer algunos errores, es disfrutable en demasía, y compone un muy buen cierre para esta cuarta temporada. Como bien dice Mary Watson en el video del final del episodio: “Lo importante es la leyenda. Las historias, las aventuras”.


Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.