“Asesinato para Dos” es magia pura

Fuimos a la función de prensa al El Cultural San Martín del musical  creado con por Joe Kinosian y Kellen Blair que es un éxito del off Broadway newyorkino. Una magistral puesta que dirige Gonzalo Castagnino.

Por @mauvais1

El oficial Marcus Moscowicz es un policía de una pequeña ciudad, que sueña convertirse en detective. Una fatídica noche, se escuchan disparos en la fiesta de cumpleaños sorpresa del gran novelista americano Arthur Whitney, siendo el escritor fatalmente asesinado. Como el detective más cercano se encuentra a una hora de distancia, Moscowicz ve la oportunidad de probar sus habilidades con la ayuda de su silencioso socio, Lou. Pero, ¿quién cometió el asesinato? ¿Fue Daliah Whitney, la esposa sin protagonismo de Arthur, la que le dio un gran final? ¿Es Barret Lewis, la prima ballerina, la principal sospechosa? ¿Era el Dr. Griffith, el psiquiatra excesivamente amable, un enemigo disfrazado de amigo? ¿O sería posible que fuera uno de los niños del coro?

Marcus tiene muy poco tiempo para encontrar al asesino y hacerse de un nombre antes de que el verdadero detective llegue.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De la traducción y adaptación se hizo cargo Marcelo Kotliar, excelente trabajo que supo capturar no solo el punch line, sino también la acertada atmósfera de una comedia desopilante. Porque para comenzar, no se puede utilizar otro adjetivo que describa el trabajo realizado por esta troupe en que descollaron los actores, pero que llevan sus palmas también la puesta que crearon el diseño de vestuario, escenografía, luces y efectos especiales. El equilibrio alcanzado es sorprendente y más aún cuando nos referimos a los protagonistas, dos actores que desarrollan un universo fantástico de personajes con un impecable timing que recuerda a comedias de misterio como Murder by Death (Robert Moore – 1976).

Establecidos los personajes en un impactante arranque, el desarrollo de la puesta es un camino plagado de lugares comunes a lo que el relato de misterio se refiere, la esposa del asesinado, el amigo, los conocidos con secretos, y un largo etc.; pero lo que realmente hace una excelente pieza a este musical es la manera en que los mismos son retratados. Hernán Matorra y Santiago Otero Ramos se cargan el espectáculo sobre sus espaldas con una calidad artística impecable. Ellos mismo serán personajes y músicos, y la fuente inefable del mejor humor de situación, el característico Slapstick de las comedias anglosajonas, en donde se experimenta con los límites físicos para crear las diferencias y en los que descollará Otero Ramos interpretando toda una fauna de criaturas que tendrán su propio desarrollo, doce personajes que caracterizará con pequeños y sugerentes elementos, un par de anteojos, una gorra, un pañuelo. En esto radica el verdadero ingenio de la comedia, el proceso de los actores, su ductilidad y la constante sorpresa de quienes intervienen en ellos. Tal es así que algunos de estos personajes al tomar cuerpo manipularán sus tiempos, “sigo aquí” dirá la sobrina del muerto traspasando la barrera de la fantasía. Se expande, constantemente se expande la teatralidad absorbiendo, en la excelente performance de ambos, los espacios que crea, permitiendo al público conocer en detalles los personajes y sus desdichas. Comedia pura y dura que no se detiene. En su primer trabajo como director, quien se desempeñara como productor anteriormente, Gonzalo Castagnino, hace una meritoria labor al aunar este par de actores con una producción pequeña pero de excelente calidad y si se nos permite, de muy buen gusto.

Un apartado merecen las partituras que, como comentábamos, fueron traducidas por Kotliar, quién supo retener el humor sin perderse en el revuelo de la españolización. Un ritmo alocado entre el music Hall y el vodevil barato de los andurriales. Un musical necesario para nuestras tablas que se presta para ser visto más de una vez y para disfrutar sin inhibiciones a pura carcajada. Pequeño, decadentemente glamoroso y único, eso es Asesinato para Dos.


 

ASESINATO PARA DOS de Joe Kinosian y Kellen Blair

Sala Enrique Muiño – El Cultural San Martín – Sarmiento 1551 – 4 piso

Desde el 18 de marzo, todos los sábados a las 20:30 hs

Elenco: Hernán Matorra y Santiago Otero Ramos

Dirección general: Gonzalo Castagnino

Equipo:

Dirección musical: Gabriel Goldman

Diseño de escenografía y vestuario: René Diviú

Traducción y adaptación: Marcelo Kotliar

Coreografía: Joli Maglio

Jefe de escenario: Javier Schvindlerman

Diseño de iluminación: Gabriel Ascorti

Diseño de sonido: Mariel Ostrower y Mauro Agrelo

 

Realización de escenografía: Francisco Paciullo

Realización de vestuario: Marta Dieguez

Arte: Sebastián Ghioni

Producción ejecutiva: Juan Bautista Sasiain y Pachi Lucas

Producción: Juan Iacoponi