Stephen King’s IT y la aversión a los payasos

Con la nueva película a estrenarse este año, a cargo del argentino Andy Muschietti, la llama y la polémica se reaviva en la figura del payaso.

Por @diegui83

Si bien la figura del payaso o el clown está generalmente asociada al divertimento de los niños, las bromas y los colores estrafalarios, en este artículo intentaré explicar como y por qué existe otro sentimiento a estos simpáticos muchachos. Aversión que para muchos se convierte en fobia.

Muchas veces nos preguntamos por qué sentimos miedo o una sensación de rechazo hacia la figura, muchas veces tierna y colorida, de un hombre (o mujer) vestido de payaso. Hay varias teorías que dicen que en nuestro ADN solemos recolectar información que se pasa de generación en generación, y quizás aquí es donde esté el eje del tema: hay un mito antiquísimo que relata la figura del clown como un ser diabólico, y bien sabemos que todo mito se basa en la realidad:

Coulrofobia (F.): Fobia o miedo irracional a los payasos y a los mimos. Afecta especialmente a los niños, aunque puede aparecer en adolescentes y adultos.

Pero, ¿qué tan irracional es ese miedo? No quiero asustarte, pero en nuestra mente el subconsciente suele “guardar” mucha información que nos prepara para enfrentar amenazas que ni siquiera sabemos que existen ni que estamos listos para enfrentar, valga la redundancia. Nuestro código genético es una fuente de conocimiento ancestral que, mediante el pasado, podemos predecir el futuro. Revisemos el mito de los payasos:

La palabra actual Payaso viene del italiano Pagliaccio y es un personaje representado con vestimentas coloridas, maqulliaje extravagante y grandes pelucas. Son artistas de circo mayormente que realizan bromas, saltan, bailan, haciendo trucos para hacer divertir a quienes lo observan.

Pero en ingles la palabra Clown proviene del antiguo vocablo denominado antes como aldeano, y es en éste punto donde comienza su origen ya que desde tiempos inmemoriales, en las zonas altas de las montañas heladas, los Crathull o Clouides eran seres alargados y deformes que salían de las profundidades de las montañas para secuestrar y devorar niños ya que su pureza e inocencia le daban a su carne un sabor único y especial. Su piel era verdosa pero con el rostro blanco y la nariz roja por el frió extremo, ojos grandes y amarillos por su adaptación a la oscuridad, dientes enormes, salidos y disparejos, su cabello era alborotado y enredado de color rojizo por las continuas salpicadas de sangre y sus pies eran largos y disparejos.

Bajaban a las villas cercanas durante el invierno o cuando habían tormentas en horas cercanas a la noche, se disfrazaban de aldeanos para pasar desapercibidos y caminaban por los alrededores de la villa hasta conseguir niños. Según la costumbre de esa villa, los niños tenían la responsabilidad de limpiar el cuero de animales que los adultos cazaban para realizar objetos como bolsos pequeños o un estilo peculiar de suéteres y zapatos; los niños hacían su labor y los Crathull se aproximaban y los tomaban del cuello fuertemente partiéndoselos de inmediato para luego llevárselos.

Se llego a pensar que eran demonios surgidos desde el inframundo que consiguieron una forma de salir por las cavernas subterráneas de las montañas que el devorar niños les daba vitalidad para mantenerse en éste mundo. Otros creían que eran una familia de deformes provenientes de circos clandestinos que escogieron el interior de las montañas como hogar hace muchos años, dando como resultado una numerosa familia bizarra acostumbrados al frió y al aislamientos, teniendo y desarrollando una alimentación salvaje y carnívora.

El temor por éstos seres era inmenso pero con el pasar de los años, la aldea dejo a un lado el miedo y guiados por el dolor de la perdida de sus infantes, muchos fueron los que dieron caza a los Crathull. Muchos trataron de capturarlos y hasta matarlos, pero la gran mayoría acabaron muertos por su ferocidad, aunque sí fueron pocos los que lograron asesinar a esas terribles bestias. Los aldeanos afirmaban que su piel verdosa era arrugada y muy dura gruesa, con grandes callos y algunas garrapatas.

Para comprobar que estaba totalmente muertos, los miembros de las villas le cortaban el cuello y a partir de allí le quitaban la piel, la limpiaban y se la colocaban encima para imitar su modo de caminar y burlarse de ellos, celebrando así su victoria. La costumbre fue pasando de generación a generación, actualizándose con el pasar del tiempo y adquiriendo la creatividad para disfrazarse como ellos sólo con materiales rudimentarios que tuvieran a la manos. Su tipo de burlas hacia ellos se hizo normal para este tipo de disfraz y fue naciendo en la cultura, al menos para ellos y las villas vecinas, que éste tipo de personajes ya no era visto como una amenaza sino todo lo contrario. Cada región tenia su propia versión de los Crathull o Clouides que poco a poco fueron cambiando su nombre, su vestimenta y extravagancia para adaptarlo a la época.

Una película que retrata este mito es Clown: El Payaso del Mal (Clown, 2014). Aquí te dejamos el tráiler:

No quería extenderme mucho, pero este mito es necesario saberlo por completo, para así, quizás llevar un poco de luz a nuestras “fobias irracionales”. ¿Pero qué pasa cuando la ficción no hace más que alimentar este miedo a los simpáticos personajes de cara blanca y nariz roja?

Stephen King, el más prolífico escritor de género de Estados Unidos, publicó en 1986 la que sería una de sus obras magnas, y también la que marcaría la infancia, adolescencia, y adultez de muchas personas alrededor del mundo: IT (Eso). Convertida rápidamente en Best-Seller, es una de las novelas más largas del escritor, abundante en terror y gore, además de plasmar perfectamente el terror que encarna la figura del clown: Una fuerza oscura que devora niños asola al pueblo de Derry en la figura de un payaso; Pennywise o Bob Gray, como se hace llamar la criatura, es un ser ancestral que atemoriza a los niños para luego devorarlos. Si bien puede manifestarse como cualquier miedo, este ser del Macrocosmos elige principalmente la figura del payaso. ¿Por qué? Porque el payaso es una figura mayormente adorada por los pequeños, que causa a primera vista, una complicidad con el niño que muchos adultos no podrían entender. Por esto mismo, Pennywise primero los seduce con globos para luego llevarlos al Inframundo. Un grupo de niños decide hacerle frente, y la historia transcurre en dos tiempos distintos: en el pasado y presente de esos mismo niños que, adultos, han perdido la fe que conlleva la fuerza para volver a enfrentar a IT. Stephen King supo crear un personaje (y una mitología muy Lovecraftiana) que supo y sabe perturbar las mentes de miles de personas en el mundo y, que junto con el telefilm que se estrenó en 1990 adaptando la obra, caló hondo en el imaginario popular incrementando el pavor que algunos sienten ante la figura del payaso.

Aquí una de la escenas de IT (1990), donde el gran Tim Curry personifica de manera magistral a Pennywise, el payaso bailarín:

Se dice también que King se inspiró en el caso real de John Wayne Gacy, mejor conocido como “Pogo, El Payaso”. Gacy era un hombre traumado por un abuso sexual a corta edad, esto desencadenó una homosexualidad reprimida que en la adultez, devino en la violación y asesinato de 33 niños y adolescentes. No queremos entrar en detalles escabrosos, ya que dejamos el link a Wikipedia en el nombre, pero es llamativo que unos de los mayores asesinos en serie de Estados unidos eligiera la figura del payaso para camuflar su accionar macabro. Algo de esto tiene la novela de King: más allá de ser una historia de terror, es la historia de un pueblo signado por la indiferencia hacia los abusos que sufren las personas, y sobre todo los niños; que al crecer, quedan marcados de por vida (basta ver Beverly marsh y su vida adulta).

John Wayne Gacy y su alter-ego: “Pogo, EL Payaso”

Con el estreno este año de de una nueva adaptación de IT, a cargo del realizador argentino Andy Muschietti (Mama), la polémica en torno a la desprestigiar o no el trabajo de los payasos vuelve a resurgir como hace años, como así también esos antiguos miedos, que la ficción no hace más que alimentarlos; o quizás, nos están ayudando a recordar, para así en un futuro, estar alertas ante una posible invasión de payasos asesinos…

https://media.giphy.com/media/7Oc4a5kAKBWyA/giphy.gif

COMENTÁ ABAJO SI TENÉS MIEDO A LOS PAYASOS O CONOCÉS A ALGUIEN QUE SÍ TIENE ESA FOBIA

Anuncios