Evanescence: Crónica de una noche cargada de poder

La banda oriunda de Little Rock, Arkansas, nos visitó por tercera vez, y dejó bien en claro que todavía tiene mucho para dar.

Por @martog23

El día de ayer comenzó con algunas incertidumbres. Si bien había algunos rumores de setlists posibles, como es habitual, no se sabía a ciencia cierta si iban a tocar canciones que estén más relacionadas con sus orígenes o con su última época. Sin embargo, lo importante es que íbamos a tener la tercera visita de la banda liderada por la vocalista Amy Lee y, en esta oportunidad, dicha actuación del conjunto sería en solitario (las dos presentaciones anteriores fueron en el marco de festivales).

Otra cuestión era la de ver realmente en qué estado estaba la banda luego de un período de inactividad de casi 5 años, en los que Amy se dedicó a sus proyectos en solitario, al igual que a la maternidad, debido a que tuvo su primer hijo en 2014. Por último, otra de las incógnitas tenía que ver con la asistencia del público, luego de tanto tiempo, y el lugar de la cita. No obstante, las localidades se agotaron y el público ratificó el fanatismo y apoyo a la agrupación.

18238657_10210574515253096_5904062117471295205_o

Tecnópolis demostró ser un lugar adecuado para acudir a un evento de esta magnitud, a pesar pesar de algunos desaciertos en la organización y algunas cuestiones técnicas de la cobertura del show (las cámaras que se veían en las pantallas estaban mal ubicadas y a una altura baja, haciendo que los vendedores de gaseosas tapen continuamente el lente en su paso de un lado al otro del campo).

El show comenzó pasadas las 9:35 (media hora más tarde de lo previsto) justo cuando el público comenzaba a impacientarse, pero ni bien sonaron los primeros acordes de la clásica y poderosa Everybody’s Fool, del disco Fallen,  todo quedó en el olvido gracias a Lee, que dio muestras de su actitud como frontwoman de la banda y de su melodiosa pero potente y contundente voz. A más de 16 años de la primera vez que pudimos escuchar esa canción, sus cuerdas vocales parecen desafiar el paso del tiempo.

recitales-2448337w640.jpg

Luego de ese comienzo estruendoso a puro metal gótico acompañado de un sobrio fondo que mostraba el logo de la banda iluminándose a cada rato y de una iluminación entre los tonos rojos y azules, vinieron los temas What You Want, Going Under, The Other Side y Lithium, en una media hora vibrante y bien arriba que no nos dio respiro. Estaba confirmado, el poderío sonoro de la banda seguía intacto.

El virtuosismo y avasallante ritmo que aportó Will Hunt con su batería, fue uno de los puntos más altos de la noche (recordemos que Will tiene un sorprendente currículum que incluye bandas como Black Label Society). Complementan de manera sólida las guitarras de Troy McLawhorn y Jen Majura (la última y más reciente incorporación de la banda), y el enérgico bajo de Tim McCord.

A continuación, el recital bajó un poco el ritmo, pero a partir de una sorpresa de Amy, que fue el cover de Whitney Houston, I Wanna Dance with Somebody que acompañó bellamente con el piano.

Seguidamente, tuvimos algunos temas del último disco como la nostálgica My Heart Is Broken (también con el piano) y la aplastante Made Of Stone con su riff corpulento. Inmediatamente, tuvimos la oportunidad de escuchar algunos temas que usualmente no están en el repertorio en vivo de la banda como Haunted y Take Cover. Finalmente, esa sección terminó con la delicada y sensible My Immortal, donde Amy Lee pidió en castellano “Canten Conmigo”, y la gente enloqueció y acompañó la balada rockera.

El recital estaba en la recta final y la banda otra vez brindó toda su experiencia y empuje para hacer Your Star, The Change, Disappear y Call Me When You’re Sober.

Como último tema tuvimos su tema más reconocido Bring Me To Life, donde Evanescence dejó alma y vida sobre el escenario para ir cerrando una noche perfecta.

Como bis tuvimos Whisper en un final aplastante y demoledor que nos dejaba con ganas de más.

Con la promesa de editar un nuevo álbum en un futuro cercano, y con todo entusiasmo que dejó el show de ayer,  se corroboró que Evanescence es un grupo que maduró y tiene un largo camino por delante.

Evaluación del Show

Calificacion.jpg