Un breve repaso del enfrentamiento entre Cannes y Netflix

Un enfrentamiento que viene calentándose desde hace dos años terminó de explotar en los últimos días, te ofrecemos un resumen de lo que parece ser un conflicto que involucra a toda la industria del cine.

Por @RockaOnTheGo

Netflix nació para molestar. Para molestarte a vos, no dejándote dormir, estudiar ni trabajar tranquilo. Para molestar a tu jefe, compañeros de grupo de la facultad e incluso padres y parejas. Para molestar a Youtube. Para molestar a las cadenas de televisión del mundo. Para molestar a toda productora de cine, y asimismo incluso a toda la industria en general. Bueno, el Festival de Cannes se molestó.

En 2015 Netflix comenzó a sacar contenido digital en forma de películas (hasta entonces solo había comenzado a producir series) con la intención de molestar, cuando no, el status quo del cine, sacó Beast of No Nation. El film fue proyectado dentro de la competencia del festival de Venecia (donde incluso ganó el Premio Marcello Mastroianni a Mejor Actor Emergente). En su momento hubo revuelo y comentarios por su exclusión de los nominados al Oscar y en Cannes, pero finalmente se acepto que quizás no era “lo suficientemente buena” y que el hecho de que no se haya estrenado prácticamente en cines la hacían imposible de nominar en premios tan importantes. El feudo había comenzado.

maxresdefault1

En 2017, luego de un 2016 en el que Netflix estrenó la friolera de doce películas, el festival de Cannes oficializa un cambio en sus reglas, haciendo que en el futuro las películas deban estrenarse en Francia para ser nominadas. El gigante del streaming considero brevemente estrenar por unos días los films en la tierra del baguette, pero lo lapidario de esta medida es que por ley, los estrenos en territorio francés tiene prohibido estar disponibles en medios digitales durante al menos tres años. Esto significa que Okja de Bong Joon-ho y The Meyerowitz Stories de Noah Baumbach, no solo serán los primeros films de Netflix en estar nominados en Cannes, sino también podrían ser lo últimos.

Nuestra propuesta es, primero que nada, decirle a Cannes que deje de llorar, que cree una categoría de “Contenido Digital” y que Netflix se la banque con eso (como las animadas o “extranjeras” se contentan con tener una categoría separada en los Oscars). Cannes es sinónimo de un cine que apunta a mucho más que entretener, mientras que Netflix es sinónimo de entretenimiento, pero este debate va más allá del festival y del servicio puntualmente. Esto no es más que una evolución del ya gastado y definido debate del Fílmico contra el Digital. Claramente un enfrentamiento entre la vieja guardia defendiendo la experiencia que solo puede brindar el cine, y atacando una presencia que consideran nociva como lo es el contenido digital. Debate que acá en Cuatro Bastardos esperamos profundizar pronto.