¿Por qué el Joker de Heath Ledger se lamia los labios constantemente?

Si bien es uno de los gestos característicos del personaje de The Dark Knight (2008), no era algo “preparado”. Enterate la génesis del tic.

Por @diegui83

En el 2008 Heath Ledger nos sorprendió a todos dando una interpretación renovada del clásico villano de Batman, superando las expectativas y ganándole al prejuicio que nos decía que Jack Nicholson nos había dado la versión definitiva (cinematográficamente) del Príncipe Payaso del Crimen.

Tanto su actuación en el film de Christopher Nolan, como su carrera y su actuación, brillantes las dos, fueron abruptamente cortas tras su inesperado fallecimiento. El deceso alimentó el mito y engrandeció su figura, a tal punto que, como contamos hace un tiempo, la cadena Spike TV preparó un documental llamado I am Heath Ledger que se emitió ayer nomás.

Entre tanta anécdota y demás, se reveló una incógnita que, para muchos de nosotros, habíamos pasado inadvertida ya que solo parecía un tic más del famoso personaje del Caballero de la Noche: ¿Por qué el Joker se lamía constantemente los labios?

Según MoviePilot, Gerry Grennell, profesor de pronunciación en The Dark Knight, explica que el actor odiaba pasar por la sala de maquillaje para que le pusieran las cicatrices características del Joker. Como suele ocurrir con este tipo de prótesis, a medida que hablaba, las cicatrices se iban despegando y tenían que ser retocadas. Para no pasar otros 20 minutos o media hora esperando a que le colocasen las prótesis, Ledger se lamía los labios para que el pegamento se mantuviese húmedo y en su sitio. Este gesto se convirtió, poco a poco, en un tic nervioso del villano que incorporó a su actuación.

Curioso. Enriquecedor o no, te resolvimos una pregunta que, quizás, te preguntaste toda tu vida.