Crónica de un día agitado en el inicio de Argentina Comic Con

Un viernes que lo tuvo todo, desde la exhibición de imágenes exclusivas de la esperada Valerian and the City of a Thousand Planets, una conferencia de prensa con su director Luc Besson y el inicio de la 7° edición de la Comic Con.

Por @mauvais1

Así es, todo dio comienzo en la mañana temprano, cuando la prensa se reunió en el Village Recoleta para un visionado en exclusiva de varios minutos de la esperada cinta que dirige este director francés cuya lista de guiones originales suma un total de 62 producciones, entre series y películas y que supo regalarnos joyas como León – El Perfecto Asesino – 1994, la histórica y poco mencionada Jeanne d’Arc (1999)Les aventures extraordinaires d’Adèle Blanc-Sec (2010), así como por supuesto nuestra amada y ya de culto, The Fifth Element (Le cinquième élément – 1997).

Fue una sesión de puro desenfreno y fantasía, una verdadera locura como era de esperarse de este hacedor de quimeras, que en la conferencia de prensa daría un marco significativo a un proyecto del que habló con el amor de un padre por una ansiada criatura. Nueve años de trabajo en un guión que nunca dejó de madurar al calor de la pre-producción, como narrara él mismo en la conferencia de prensa que se llevó a cabo  esa misma mañana en el lujoso Hotel Four Seasons Buenos Aires .

Cuando se le consultó sobre la visión que quiso imprimirle a su creación, comentó sobre su pedido a tantas escuelas de cine como pudo, de que se le enviara un diseño de personajes con su mundo. “Solicite con total libertad que construyeran personajes alienígenas con su respectivo mundo a todos los estudiantes, de los cuales recibí alrededor de 5000 bosquejos, en los cuales encontré interesantes procesos. Porque pedí que crearan con total libertad“, decía. Llegó a recibir unos 5000, de los cuales seleccionó solo cinco; dos franceses, uno chino, uno americano y “uno de marte” dijo divertido. Con ellos trabajó casi dos años para darles un lugar en el amplísimo universo que estaba produciendo. Una maravilla que repetiría varias veces. Su búsqueda era la creatividad sin influencias, ni indicaciones como suelen hacer los grandes estudios, quería que todo fluyera de manera original. Y así lo pudimos comprobar en el pase cuando fuimos testigos de esa estación en la que confluyen 200 razas diferentes de especies. Ese universo que habitan Valerian y Laureline.

Todo el tiempo el director, un divertido y distendido Luc Besson, se refirió al film con una pasión y un amor extraordinario. Hasta en la misma elección de sus protagonistas se manejó casi de manera pasional, cuando narró que conoció al joven Dane DeHaan y a los 24 segundos ya lo pensaba como el Valerian, porque él poseía la voz, la mirada y el porte que deseaba para su protagonista. Tanto así que temió que éste rechazara el personaje y tuviera que seguir adelante con esa magia ya ocurrida. Amor a primera vista diríamos si nos dejamos llevar por el mismo arrebato.  En cuanto a la llegada de Cara Delevingne, la historia fue un tanto más rebuscada. Fueron, contó, varios almuerzos y reuniones y una larga sesión de trabajo, seis horas en total, que lo convencieron de comprometerla en la producción. Porque si al principio dudó de su profesionalismo, como comentó, ella mostró un aplomo y una actitud que le demostraron rápidamente lo contrario. “Había leído varias cosas de ella, pero también se ha escrito tanta mierda sobre mi, que por supuesto no las creí“. Lo mejor fue la anécdota de su último encuentro. “Habiendole dado una escena para estudiar se presentó y le dije, no deja, eso lo veremos luego. Entonces durante cinco horas estuvimos trabajando en varios ejercicios. Cinco largas horas y en la última, la sexta, entró un amigo y dije, hagamos una pasada de la escena. La cual había olvidado por completo después de tanto tiempo“. Resulta que hasta el mismo representante de la actriz lo llamó para contarle sobre el desánimo de ella por haber sido un desastre de entrevista, a lo cual Besson contestó que no, que era perfecta. “Creo que fue cuestión del azar que fuera modelo, porque ella es una estupenda actriz” finalizó.

Fue una mañana de puro gozo para quienes somos seguidores de su, claro, algo irregular filmografía, aunque siempre desopilante en cuanto a ideas, vean si no Angel-A de 2005 o Dans la lumière de 2011. Una conferencia que concluyó con varias interesantes apreciaciones como su falta de ganas de filmar en 3D por una cuestión de comodidad, ya que al director le gusta intervenir constantemente con su cámara alzada, cosa que no podría lograr con esos pesados armatostes que resultan ser las cámaras para ese tipo de metraje. Como también su mensaje de amor hacia una historieta que descubrió a los diez años y ama desde entonces, al punto de convertirla en un film cuya generosa producción da cuenta de 200 millones de dólares y de un arduo proceso de casi una década de trabajo, enorme esfuerzo en el que intervinieron su actual esposa Virginie Besson-Silla (con quien trabajó en Les aventures extraordinaires d’Adèle Blanc-Sec – 2010) y Camille Courau, también asidua colaboradora del director.

Un interesante visionario que no descansa en su afán de traer nuevas propuestas, realizadas fuera de las superproducciones hollywoodenses aunque con el mismo impresionante despliegue que sirve marco para una buena historia. Porque, qué sería de tanta producción si no fuera capaz de darnos una aventura como esta, que por lo visto está dotada de una exuberante  imaginería.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2033 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.