Prison Break: Final esperado y complaciente

Esta semana finalizó la quinta temporada de Prison Break, emitida luego de 7 años desde el supuesto final. No te pierdas el análisis de la edición que, sin ideas demasiado innovadoras, logró complacer a todos sus seguidores explotando el mejor recurso de la serie: la inteligencia de Michael Scofield.

Por @Micasolange21

Este martes concluyó la última edición de Prison Break, emitida por canal Fox, luego de pocos capítulos. Esta temporada no sólo revivió al protagonista, sino que contó con la aparición de clásicos y nuevos personajes, inmersos en una vieja y conocida historia para todos sus seguidores.

La idea del resurgimiento de la serie no solo género euforia sino que también bastantes dudas, paralizados en el cuestionamiento constante: ¿Debía volver Prison Break?

Lo cierto es que la serie logró responder con coherencia a ese interrogante, mediante la creación de una trama lógica que explicó los peligrosos motivos por los que Michael tuvo que mantenerse oculto tantos años y por los que hacía falta su vuelta.

Sin embargo, luego de ver los capítulos,  nace otra respuesta al cuestionamiento inicial, más allá de la historia principal, que ataña a todos sus seguidores; ya que la nueva temporada también vino a complacer al público mostrando en la pantalla chica nada más ni nada menos que lo que ellos querían ver.

Historia

sds

Si algo hay que destacar, es que cada capítulo contó con bastante acción y suspenso que mantenía la atención del espectador en la pantalla de principio a fin, con un gran trabajo de planos y música que creaban una ambientación de adrenalina constante.

La trama estuvo dividida en dos grandes momentos: la primera mitad estuvo basada en la búsqueda de Lincoln por su hermano, cuando se enteró de la posibilidad de que él estuviese vivo; sin embargo, cuando logra encontrarlo, Michael sorprendió a todos al pronunciar: “No sé quién eres”.

A partir de ahí, comienzan los intentos de Burrows por sacar a su hermano de la cárcel de Ogygia; para ello, reúne la ayuda de una mujer nativa de Yemen, Sheba. Mientras tanto, Michael seguía asombrado cada vez más al estar aliado supuestamente con Abu Ramal, uno de los terroristas de la zona más peligrosos, ambos encerrados en la misma prisión.

Poco a poco, Kaniel Outis, el nombre asignado a Michael, comienza a hacer aliados dentro de Ogygia con la promesa de que lograrán escapar de allí; y aunque lo intentaron, fue en vano, ya que los capturaron rápidamente.

Mientras tanto, Sara había seguido adelante con su vida, junto a su hijo y un nuevo marido. Por su parte, ella se niega a creer que su ex esposo está vivo, y decide no contarle la noticia a Mike.

Luego, en la segunda mitad, cuando por fin lograr huir de Ogygia, tuvieron que atravesar distintos inconvenientes hasta su vuelta a Nueva York (incluso estar muy cerca de la muerte).

Sin embargo, su vuelta a Estados Unidos tampoco fue pacífica: Michael debía salvar a su ex mujer y a su hijo del más temido enemigo, el ex agente de la CIA, Poseidón, que lo usó a Michael esos 7 años y quien era nada más ni nada menos que el esposo de Sara.

Análisis e interrogantes

Sinm título

En todo ese proceso, existen varias cuestiones a analizar en referencia a cada la historia y a los personajes. Para empezar, el amor de hermanos es uno de los grandes ejes de la trama; Burrows, un hombre impulsivo y agresivo, hizo todo por salvar a Michael, ya que si la situación fuera al revés, él haría lo mismo, y ya lo demostró anteriormente

Por su parte Scofield, sigue siendo la misma persona calculadora e inteligente que no pierde de vista ningún detalle, y que sorprende en cada paso que da. Mientras tanto, su amor por Sara tampoco no se modificó a pesar del paso de los años y de los obstáculos que tuvo que enfrentar.

Ahora bien, la historia presenta algunas repeticiones con caras nuevas; es así que la problemática vuelve a girar en la necesidad de escapar de la cárcel de la mano de Scofield.

Además, la serie había incorporado en las temporadas anteriores a Alexander Mahone, un personaje que a pesar de que supo estar al nivel de la inteligencia de Michael, finalmente no pudo con él; en este caso, Poseidón vendría a ocupar su lugar, no para detenerlo sino para alentarlo a que haga lo que mejor sabe hacer: huir de la prisión.

Por otro lado, los agentes que trabajaban para este villano representan la encarnación de dos viejos conocidos para el público: los dos oficiales que estaban dirigidos por la vice presidenta de la Nación, en la primera temporada, en donde uno de ellos (Kellerman, en este caso A&W) está comprometido arduamente con la misión; mientras que el otro  (Daniel Hale en el pasado, ahora vendría a ser Van Gogh) duda de las tareas y se plantea la situación desde la moral.

A su vez, la historia tiene ciertas incongruencias, como el hecho de que, hasta el día de hoy, no se sabe nada del paradero de LJ, el hijo de Burrows, quien tuvo un papel fundamental en las temporadas pasadas y que en las últimas ni siquiera se nombra.

En la misma línea, Sucre tuvo una escasa pero importante aparición en la serie, al igual que T-Bag; acerca de este último personaje, los directores apelaron a la aparición de As para demostrar la posibilidad de que él pueda finalmente “ser bueno”; sin embargo, el final confirmó que él no puede cambiar, ni aunque quisiera, ya que pareciera que el destino lo quiere así.

Además, por el deseo de querer resolver las cuestiones en tan sólo 9 capítulos, hubo escenas que fueron cerradas abruptamente. El último episodio es el claro ejemplo, ya que con la excusa de la memoria inteligente de Michael solucionaron la temporada en sólo unas escenas rápidas y bruscas, como la forma de mejorar la situación del protagonista y de explicarle a la policía, para que ella le diera finalmente la ansiada libertad.

Por último, la escena final reúne a los dos hermanos juntos, cada uno con su mujer, y Mike (quien no quería a su padre verdadero y de un momento a otro eran la familia ideal), dejando lugar a la esperada y ansiada resolución.

Conclusión

3

Tras la noticia del retorno de la serie, miles y miles de personas se alegraron por la vuelta de los personajes. Justamente, el secreto estuvo en eso: retomar la historia para que cada uno de los protagonistas haga lo que mejor sabe hacer, de manera rápida y efectiva, para resolver sus grandes problemas en tan sólo 9 capítulos y finalizar con el cierre soñado.

En síntesis, la historia dejó conforme a quienes esperaban ver nuevamente a los personajes, a Lincoln, Sucre, T- Bag, Sara, a Michael escapando de la cárcel, usando su inteligencia y su reencuentro con su hijo. Con una historia bien resuelta, organizada correctamente, de manera que no quede ninguna duda de su resolución, no logró convencer demasiado a quienes buscaban ideas nuevas.

Pero bueno, si algo hay que destacar de Prison Break es que, a pesar de que siempre usa la misma fórmula funcional, jamás decepciona: la inteligencia suprema de Michael por sobre todas las cosas para escapar de las adversidades.

 

Anuncios