GLOW: Piña va, piña viene, las muchachas se entretienen

La nueva apuesta de Netflix explora el rol de la mujer en los 80 y en el mundo de la lucha libre y está basada en un programa que existió en verdad.

Por @diegui83Georgeus Ladies Of Wrestling (Hermosas Damas de la Lucha Libre) o simplemente GLOW fue un programa estadounidense que comenzó en la década de los 80 con el furor de la Lucha Libre que desencadenaban figuras como Hulk Hogan. En este programa se recreaban peleas donde habían diferentes bandos y personajes, todos femeninos, e incluso participaba la madre Sylvester, Jacqueline Stallone. Claro que esto es solo una escueta introducción para saber cual es el génesis de la nueva serie de Netflix, GLOW, que toma las siglas y nombre de ese bizarro programa yanki de TV que en estos pagos nunca conocimos pero que seguramente ahora comenzaremos a buscar en alguna que otra “bahía de pirata”.

En GLOW, Ruth Wilder (Alison Brie) es una actriz en la década del 80, con todo lo que eso conlleva: a todas las audiciones que va el único papel que logra aspirar es el de “la secretaria” que le dice al protagonista masculino que “su esposa está por la línea 2”. Lo único que ella pretende es un papel decente, donde pueda poner sus dotes actorales al servicio de la trama y no ser un simple florero.

Su amiga, Debbie Eagan (Betty Gilpin), pudo obtener un papel en una telenovela que le dio renombre en el mundo del espectáculo televisivo, pero lo dejó todo cuando se casó y tuvo un bebé. Desde el comienzo de GLOW, su creadoras Liz Flahive (Homeland, Nurse Jackie) y Carly Mensch (Nurse Jackie, Orange Is The New Black, Weeds) nos están mostrando las caras opuestas del rol femenino en un mundo machista y patriarcal: Ruth necesita que la reconozcan por su trabajo en un mundo de hombres y Debbie dejó su independencia en pos de la “felicidad” de construir una familia, que luego, veremos se derrumba en un instante.

Luego su último fallido, Ruth es llamada para que asista a un casting del que poco se sabe pero se dice que necesitan mujeres “poco convencionales”. Allí, junto a un variopinto grupo de féminas se encuentra Sam Sylvia (Marc Maron), un director fracasado de “cine b” que ahora debe dirigir a este grupo de mujeres en el camino al estrellato de la lucha libre.

Con varios pasos de comedia y toques de drama, GLOW explora el rol de la mujer en una época de poca independencia y como la lucha libre es el motor liberador (metafórico y literal) para que cada una aprenda a aceptarse y que los demás las acepten. Ningún tema se deja de tocar, incluso el aborto.

El vestuario, la ambientación y la música nos lleva de viaje a los eléctricos años 80 de una manera como nunca antes (ni siquiera Stranger Things se anima a tanto brillo) durante 10 episodios de media hora que nos dejan con ganas de más y son tan atrapantes que invitan a maratonear en un fin de semana.

Todos los personajes son atractivos, pero los que se llevan las palmas son el trío protagónico de Brie, Gilpin y Maron, siendo éste último el ejemplo de la ineptitud del hombre para asumir un rol paternal, y aún así, dejar de lado su ego para que sus chicas puedan saltar al estrellato y él también tenga su tan tardía vuelta a la palestra.

Si no vieron GLOW, no se qué están haciendo; y si la vieron, dejen sus comentarios.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Diego Alvarez 1243 Articles
Cinefilo, comiquero, coleccionista, comic addict. Whovian de tiempo completo.

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. 5 cosas que no sabías de… GLOW – Cuatro Bastardos
  2. Balance 4B 2017: Las 10 mejores series del año para ver en Netflix – Cuatro Bastardos
  3. GLOW: Nuevo avance confirma la fecha de estreno de segunda temporada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.