[REVIEW] The Handmaid’s Tale: Cuentos que no son cuentos

The Handmaid's Tale

Vivíamos, como era normal, haciendo caso omiso de todo. Hacer caso omiso no es lo mismo que ignorar, hay que trabajar para ello“.

The handmaid’s tale – Margaret Atwood

Por @mauvais1

Bruce Miller es quien pergeñó la idea que HULU llevó a cabo y que contó con el trabajo de Nina Fiore, John Hererra, Dorothy Fortenberry, Leila Gerstein, Lynn Renee Maxcy, Kira Snyder, Wendy Straker Hauser y Eric Tuchman en los guiones. Con la consulta constante de la autora de la novela original, Margaret Atwood. Historia que ella escribió a mediados de los ochentas, para ser exactos en 1985 fue publicada, obra que obtuvo su premio y se leyó con asiduidad, olvidada quizás en la marejada de publicaciones en los años siguientes y que rescataría  Volker Schlöndorff en 1990 y realizaría un filme con guión de nada menos que Harold Pinter. Y, tal vez como nota de color, produjo también una ópera de Poul Ruders en el 2000.

 “La humanidad es muy adaptable decía mi madre. Es sorprendente la cantidad de cosas a las que llega a acostumbrarse la gente si existe alguna clase de compensación”.

Estamos en un futuro cercano, distópico quizás, real hasta el hartazgo, porque la ficción se sustenta de esa crueldad solapada que nos rodea y la aumenta con sádico drama. En Estados Unidos luego de un golpe de estado en el que han muerto todos, sobrevive una teocracia. Fundamentalismo conservador, basado en los más estrictos valores puritanos. Estamos en tierras de Gilead, donde el retroceso es, no solo de una crueldad agobiante, es una tragedia. La mujer pasa a un segundo plano, siendo única y exclusivamente un objeto cuyo valor está en sus ovarios. Son las criadas, las hembras que serán servidas por los comandantes en busca de esa descendencia que no basta. Abraham, la estéril Sara y Agar la concubina son los antecedentes que utilizan para justificar esas mujeres de rojo mártir en las camas de los hombres, mientras las esposas observan. Las inviolables y estériles esposas, las silenciosas y dolidas mujeres. El cuento de la Criada es el relato de Offred o Defred, si prefieren y son las memorias de quienes permitieron que esto sucediera. Podríamos preguntarnos hasta el hartazgo cómo se llega a ese límite, cómo se permite que ellas sean dejadas de lado con tal impunidad y permitir que los derechos civiles sean borrados de un plumazo. Cómo es posible todavía que la utilización del miedo y el agobio sean las herramientas de los sistemas totalitarios y la instrumentación de una sociedad ciega y en esa ceguera desamparada. Podríamos preguntarnos…

Porque son eso, no solo un doloroso relato sobre la destrucción del empoderamiento femenino, si no que también la sistemática aniquilación del pensamiento individual, ellas son el ejemplo más usufructuado por la serie creada por Bruce Miller, las mujeres, pero también la cobardía de quienes pudieron detener esto, que lo vieron crecer a su alrededor y solo voltearon la cabeza, ignoraron los avisos, desoyeron las advertencias. Un cuento que lo  abarca todo y a todos de manera brutal, como si el radicalismo se cebara tras haber soportado años de tiranía liberal, ese adjetivo tan vapuleado que aquí se antoja tan puro.

“Tolerante y respetuoso de las opiniones y costumbres de los demás”. ¿Acaso es extraño para nosotros fuera de esta ficción? Tal vez no tanto, y son los flashback de los personajes los que hacen de este último interrogante mío, la verdadera razón por la que esta serie funciona tan bien, no solo con la crítica, si no que con un público que hace y reacciona, a veces, con esa misma radical posición. El excelente guión creado, las palabras puestas en la boca de Offred son las conclusiones de una etapa donde la reacción tapó la razón, ocultándola en esa política de puritanismo torcido y mal interpretado. Labor que Elisabeth Moss realiza de manera formidable, que con mínimos gestos, susurradas maldiciones, nos muestra el antes y el después. Una pesadilla, pensamos aquí en occidente, mientras ocurre en oriente desde hace años. Una pared de desaparecidos, como las banderas que cargan abuelas, madre e hijos en estas tierras australes, secuestros y venta de mujeres como mercancía como ocurre en áfrica, una total destrucción del pasado, el individualismo, una lectura sagrada, hasta el fanatismo, de libros considerados santos. Es, este cuento, un relato agigantado de una realidad que nos pasa por al lado, una lupa sobre agujeros que atraviesan la tela de nuestra sociedad, es por eso que se vuelve fundamental, acaso si vale el término en estos escritos, para ver cómo se recrea una fantasía a través de realidades coyunturales de nuestros tiempos. Una actualización de la novela sorprendente por el detalle y la minuciosa aguijoneada que realizan sobre la sociedad que vivimos. Si se les antoja ficción lean sobre lo que realiza el ISIS, si se les antoja distópico escuchen al presidente Trump.

Destacar la labor de la actriz sin mencionar sus contrapartes es mirar solo con un ojo; Ann Dowd como la Tía Lydia crea un complejo entramado humano capaz de la máxima crueldad sin descuidar la propia vulnerabilidad como parte del género que adiestra, actriz que supimos ver en The Leftovers (2014/17). Yvonne Strahovski Samira Wiley y Tattiawna Jones, todas ellas hacen del relato un intolerable descenso a los infiernos que muestra la serie, con esos poderosos guiones, con esa fotografía de Colin Watkinson. Una enorme realización que ganó, si no está de más comentar, su segunda temporada. Una que habiendo visto lo visto, se nos vaticina mucho más cruel, vindicadora y sarcástica. Porque no olvidemos que ellos hablan sobre posibles fundados en realidades con las que convivimos.

La Biblia

Detalle esclarecedor; la biblia utilizada por los personajes de la serie, no es la conocida por muchos de nosotros y de quienes profesan la fe católica, no es la tan mentada Biblia Latinoamericana, de la que se dijo fue influida por el pensamiento de la teología de la liberación. No, la que lee el comandante es la utilizada por los puritanos británicos llegados en el Mayflower, es la de King James Version realizada en 1611, que trajeron los metodistas, bautistas y otros y que tomaron a ese libro como “sola Scriptura”; toda fuente de autoridad en materia de fe debe ser extraída con exclusividad de la Palabra de Dios. Padres de los llamados WASP (White, Anglo-Saxon and Protestant). Algo más, las lecturas son frecuentemente del Antiguo Testamento, arcaicas historias sobre lapidaciones por adulterio, de esposas que están nada más que para comprender el deseo del hombre porque a través de él habla Dios. Una visión que ya había sido discutida por el sabio Hilel el Anciano en el siglo primero cuando había sentenciado “No hagas a tu prójimo lo que no quieres que te hagan a ti; todo lo demás es comentario”, como resumen de estos libros.


Título: El Cuento de la Criada (The Handmaid’s Tale – TV Series)

Director: Reed Morano, Mike Barker, Kate Dennis, Floria Sigismondi, Kari Skogland

Guión: Bruce Miller, Ilene Chaiken (Novela: Margaret Atwood)

Música: Adam Taylor

Fotografía: Colin Watkinson

Reparto: Elisabeth Moss, Joseph Fiennes, Max Minghella, Yvonne Strahovski, Alexis Bledel, Jordana Blake, O.T. Fagbenle, Samira Wiley, Amanda Brugel, Edie Inksetter, Meghan Allen, Madeline Brewer, Jim Cummings, Simon Northwood, Ann Dowd, Gary ‘Si-Jo’ Foo, Grace Munro

Productora: Emitida por Hulu; MGM Television / Hulu

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2035 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

5 Trackbacks / Pingbacks

  1. Alias Grace: Trailer oficial y poster revelados para la miniserie de Netflix – Cuatro Bastardos
  2. Alias Grace: Maldita tu eres entre todas las mujeres – Cuatro Bastardos
  3. The Handmaid’s Tale: Avance de la 2° temporada – Cuatro Bastardos
  4. (Actualizada) Locke & Key: Hulu realizará la serie
  5. The Handmaid’s Tale: June (T2xEp01)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.