Las razones por las que Dunkerque es la película ideal para Nolan

Con el estreno de Dunkirk a la vuelta de la esquina, repasamos las varias razones (buenas y malas) que hacen que este nuevo proyecto le vaya como anillo al dedo al exitoso director inglés.

Por @RockaOnTheGo

El director Christopher Nolan es un nombre que no necesita introducción. Inicio su carrera con la reconocida Memento y su debut, posteriormente popularizado, The Following. Luego se afirmó en el ojo público con el éxito de su trilogía de Batman y finalmente consiguió cementarse como uno de los grandes directores de la actualidad con Inception e Interstellar. Reconocido por sus convicciones y por lograr imbuirle una mayor calidad y complejidad a los éxitos de taquilla que anualmente necesita la industria para sobrevivir, tiene varias características y gustos personales que convierten a Dunkirk en el proyecto idóneo para su persona.

El Montaje

Desde sus comienzos Nolan supo aprovechar el montaje como una de sus mejores armas, pero es en la segunda mitad de su carrera que pasó de tenerlo como parte de su arsenal a centralizar su cine alrededor del mismo, convirtiéndolo en su mayor herramienta para contar una historia. En la última década lo encontramos inclinándose cada vez más a manejar situaciones simultaneas para crear una escalante tensión mediante el montaje, desde lo más pequeño como por ejemplo en la muerte de Rachel o el juego de los barcos del Joker durante The Dark Knight a casi la totalidad de Inception, con los distintos niveles de sueño y demás.

Dunkirk dividirá la atención del espectador no solo en varios personajes sino también en varios sectores del conflicto bélico. La película nos lleva constantemente entre tierra, el agua y los cielos, pasando de pilotos a jóvenes en la playa que servirá como campo de batalla. Asimismo no se trata solo de un cambio de lugar, sino un viaje temporal: aunque para algunos la batalla dure días y para otros el conflicto sea cuestión de minutos, el montaje junto a las larga y complejas secuencias servirán para contarlas de manera paralela. Algo que no resulta para nada extraño, siendo que ya nos movió por el tiempo y el espacio en Interstellar.

La Ausencia de Diálogo

No estamos acá para alabar ciegamente, y en esta nota no habrá todas cosas positivas. Todo director tiene tanto fortalezas como debilidades, y el dialogo es sin lugar a dudas uno de los puntos más flojos en la filmografía de Nolan. Con lo buena que resulto Interstellar es una pena que lo que más se mantenga en la mente de todos es la nefasta frase que recito Anne Hathaway sobre el amor y el universo. Durante toda su carrera le resulto imposible librarse de su adicción a la exposición, la mitad del guion en Inception son explicaciones (de hecho el personaje de Ellen Page solo existe para justificarlas). Asimismo, su tercera entrega de Batman resulta prácticamente una comedia, de mala manera, si nos centramos en su terrible dialogo.

Sea por una muy sabia decisión propia, o por una accidental elección artística, Dunkirk se maneja como una película muda. El dialogo se mantiene a un mínimo en la película, con una primera hora casi en absoluto silencio por parte de sus personajes. Nolan es un enamorado del cine mudo y de antaño, si algo lo define es su romanticismo por tiempos pasados.

Cantidad de Extras

Por alguna razón Nolan esta obsesionado porque haya mucha gente en sus planos, desde Dark Knight Rises que hace mucho hincapié en la sensación que transmite una gran cantidad de extras en las escenas. Resulta difícil encontrar una entrevista que haya hecho para esa película en donde no destaque como uno de los mayores positivos de la misma la enorme escala y la cantidad de extras en escena. Casi pasando por arriba lo terriblemente mala que fue la actuación de los mismos en la gran pelea de policias contra el ejercito de Bane, Nolan siempre se regodeo en nunca realizar más que la mínima cantidad de tomas necesarias, y parece que también debe seguir ese principio con la dirección y el entrenamiento de extras a pesar de considerarlos parte escencial de las escenas.

Llego incluso al punto de describir su película como “la película más grande que alguien haya hecho desde la era muda“, gran proclamación refiriéndose a su segunda secuela sobre un hombre que se disfraza de murciélago para pegarle a gente mala. Pero si muchas personas en escena es lo que Nolan quiere, no hay dudas de que se saco las ganas de gran manera con escenas en las que cientos de extras se mueven orquestradamente esquivando bombas y explosiones. La escala de Dunkirk resulta un inesquivable encanto que atre la atención, con la esperanza de que se convierta en un espectáculo que merezca ser experimentado de la forma más grandilocuente posible.

Fílmico e IMAX

No hace falta mucho invertir mucho tiempo de investigación, ni ser un especial interesado, para saber una cosa: a Christopher Nolan le gusta que las películas se vean en pantallas grandes. Él es el gran defensor y guerrero tanto de mantener el fílmico como impulsar la tecnología IMAX. En su momento llego a prestarle a Zack Snyder lentes de cámaras IMAX que eran de su propiedad para que utilice en Batman v Superman, es una autoridad inseparable de esta tecnología como lo es ya Andy Serkis de la captura de movimiento. También critico muy fuertemente a Netflix por “combatir al cine propiamente dicho” (o sea, visto en un cine justamente).

Esta película apunta a crear una experiencia más que cualquier otra cosa, lo que la hace perfecta para recomendar la veas en el cine, o que hagas el pequeño esfuerzo de ir a verla en IMAX. Y seas un defensor de Nolan, o un anti-Nolan aguerrido, una cosa es segura: lo mejor para luchar por mantener la experiencia de ir al cine en estos tiempos modernos en los que es tan sencillo y comodo ver las cosas en tu casa, es hacer películas que ameriten verse si o si en la gran pantalla. Estes del lado de la gran mayoría que lo ama, o de la rabiosa minoría que lo resiste, resulta innegable que el director inglés se mantiene creando films que piden ser vistos en el cine.


 

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.