La Panadería de los Poetas: Se esparce, crece y deleita.   

“Porque eso son los viejos: la cuerda, la ligazón que hay entre la vida y el abismo de la muerte”

Federico García Lorca

Por @mauvais1

Debería escribir una reseña; hablar por ejemplo de la austeridad, de la escenografía o de la puesta de luces, pero me detengo en esta memoria por capricho, en su voz, rasposa y seseante; en el arte de amasar con el cuerpo y la mirada un personaje que no lo revela todo a simple vista y cuya sencillez oculta oscuros reveses; en la transformación del espacio que cubre la actriz, dotando a esa austera puesta, con el texto y el gesto, de una plena tridimensionalidad.

Cuando expone, amasa; cuando sentencia, lo rompe y esparce en bollo; y cuando admira esparce la harina como si de un ritual de bendiciones se tratara. Todo en ella es causal. Virginia Lagos es en el escenario una cándida panadera, y digo es porque el arte de mutar es su arte. En el centro de la escena y detrás de la mesa mezcla el pan y recita el verso. Se cuelan estrujadas las palabras en su acento español indefinido, casi ninguno, como si trascendiera la nación y lo esparciera al habla hispana en su totalidad. Es hasta, casi rústica la analogía de su personaje, como inculta esa profunda España que representa. Es sabia por vieja e inquieta porque para sosiego está la muerte, que parece rondarla con saña. Es la historia entre hitos, la letra chica, la anécdota, la causa de que dos poetas la visiten en búsqueda de temas. García Lorca (Jorge Seleme) y Miguel Hernández (Francisco González Gil) gravitan a su alrededor, medrando en el arte, llenando la tripa.

Debería escribir una crítica, dejar de lado lo que percibo y dedicarme a subrayar la candidez del texto que se nutre del poema y la simplicidad de una que otra alegoría. Pero detenerse ahí, justo donde el texto es tinta en el papel, es desmerecerlos a ellos que arañan un verso como si buscaran saber qué oculta el poeta entre esas líneas. Porque estamos ante una representación que más de uno de nosotros ha indagado: de dónde proviene tu inspiración? Acaso de una simple mujer que no sabe y no recuerda más que recetas? De nuevo la metáfora, una a la que la actriz es capaz de dar cuerpo sin convertirla en una deidad quieta. Es simple, corriente y, como bien debe, de corazón duro ante la adversidad y desfalleciente ante lo bello. Es mujer que inspira, que alimenta, como diosa primigenia a la que solo se le reza cuando hay hambre o demasiado silencio en la mente de un escritor. Rosita la solterona fue una prima, como Bernarda una vecina. La creación del poeta, de García Lorca, pende de ese minúsculo cuartucho, universaliza lo ordinario, le da letra al inculto, fuerza a la hembra, sangra y narra las tristezas que mueren en los zaguanes y los patios desconocidos. Es trágico, y absolutamente refrescante, que ese poeta sea representado con cierta pompa y flemáticos ademanes, mientras que Hernández, ese Miguelito que escribiera “Endurecidamente pobladas de sudores, / retumbantes las venas desde las uñas rotas…” representa la austeridad frente al señorito, al llano delante del mundano. Son ellos a su vez quienes encarnan las otras caras de esta panadera. Acaso un Jano gallego es ella y los dos personajes no más que rebusques de su afiebrada mente de mujer que quiere y no encuentra las herramientas.

Veamos, son el día y la noche, la poesía cosmopolita de García Lorca y la sencilla pero poderosa voz del campechano Hernández; y a la vez son las dos voces trágicas, dolidas y fútiles ante tanto trastorno histórico, con guerras civiles y Franco. Son opuestos aunque de una misma naturaleza, esa que ella unifica cuando amasa, haciendo de los dos un mismo grito de libertad, de palabra, de vida inquieta como inquietas son sus manos. Así se ven impacientes los espíritus de los poetas. Vamos, Virginia Lagos se esparce, crece y crepita. Deleita.

· FUNCIONES ·

SÁBADOS Y DOMINGOS 18.00 HORAS 

TEATRO LA COMEDIA – Rodríguez Peña 1062. 


FullSizeRender

· ELENCO ·

VIRGINIA LAGO es María Candelaria Seoane, la panadera

FRANCISCO GONZALEZ GIL es Miguel Hernandez, el poeta de Orihuela

JORGE SELEME es Federico García Lorca, el poeta de Granada

 

· FICHA TÉCNICA ·

MARIANA GIOVINE es la Directora

MARCELO ALVAREZ es el Músico.

MARIA DE LAS MERCEDES HERNANDO es la autora

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 1966 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.