Entrevista exclusiva con Meri Hernández, protagonista y productora de ¿QUIEN RETIENE A QUIEN?- El Musical

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a Meri Hernández, actriz y cantante, la persona que está detrás de esta puesta musical que se estrena el martes 12 de septiembre en el Metropolitan Sura. Hablamos de ¿QUIEN RETIENE A QUIEN? HEREAFTER EL MUSICAL de De Vinnie Favale y Frankie Keane, un éxito que viene del off-Broadway. Hablamos de la génesis de esta aventura que encara como actriz y productora. Hablamos con el corazón detrás de los espíritus.

Por @mauvais1

Nos encontramos en el lobby del teatro Metropolitan Sura con ella, una joven y enérgica actriz que encara un proyecto, que parece haberla encontrado, casi como si una causalidad les cruzara sus caminos. Desde pequeña camina los escenarios, se nota, como cantante y actriz. Desde sus clases con la Profesora de Canto Cecilia Gauna a los 14 años no se ha detenido, su preparación es ardua, Canto Negro Spirituals , Jazz y Blues, Técnica Lírica, danza moderna, tango, clásica, la lista parece interminable como su trabajo sobre las tablas que inicia allá por el 2000 y ya no se detendría; Integró el elenco de “RENT, la vida es hoy” (Konex) y “Por Amor al Maipo” (Teatro Maipo)  Durante el 2009 – 2010 Integró el elenco del “ Concha del Río Cabaret” , también protagonizó el elenco de “Noches de Verano” 2º Temporada en el Centro Cultural Adán Buenos Aires. Integró el elenco de Sweeney Todd, el Musical en el Teatro Maipo. “Código de Silencio” Teatro El Cubo, Dirección Mariano Caligaris. 2013  “Jesucristo Superstar El Concierto”. Pero ahora no solo es su capacidad interpretativa, también es montar desde cero una pieza que se antoja hecha a su medida.

¿Cómo llega a vos Hereafter?

“Doy clases en Espacio Lemos, en la escuela de canto adulto, y siempre busco material, que no sean las típicas canciones que se estudian, entonces busco estoy buscando mucho material nuevo todo el tiempo. Fue que encontré “Awaiting” la canción leitmotiv de la obra y me encantó y para enseñar el arreglo vocal había que tener la partitura. Entonces una de las productoras, leyó el nombre de los compositores y les escribió. Les dijo lo que sucedía y lo que necesitábamos y ellos lo enviaron. A partir de ahí empezamos a hablar. Luego de que los conociera (la productora) le dije que quería comprarla. Y a partir de ahí empezamos. Esto fue hace dos años.

Cuando comenzamos a hablar del tema de la obra, la vida después de la muerte, nos decía; “… a mí me gustan los musicales más dramáticos, tipo Miss Saigón, Les Mirasables o Casi Normales y me parecía que la gente se podía identificar, todos perdimos a alguien, uno que si tuvieras la oportunidad de tener enfrente otra vez, qué le dirías, lo abrazarías, cuál sería la reacción. Me pareció algo cercano, que si bien no es un musical que te cambiaría la vida, la manera de pensar, uno puede conectar en muchos lugares y que está tratado con humor, aunque tiene sus golpes porque es un tema sensible; re-encontrase con un ser querido que murió pero no deja de ser humano y que es algo que digo, uno puede pasar un buen momento, se ríe y te deja, en definitiva pensando ¿Qué le diría?”

Conformando el equipo.

“Eso también fue raro. Porque cuando compré los derechos dije, la voy a terminar haciendo con amigos. La realidad es que hacer teatro puede ser muy fácil o muy difícil. Entonces al principio hablé con Marcelo Kotliar, que en ese momento estaba trabajando en otro proyecto, le dije compré esta obra, porque no la lees y me ayudas haciendo la adaptación y aceptó. Con el libro me acerqué a Juan (Juan Alvarez Prado – director) que también es mi amigo y con el que ya venía trabajando (Rinaudo: el amor tiene razón de Juan Ignacio Bruzzo) y nos conocemos mucho. Le pase la obra para leerla. Me gustaría que la dirigieras vos…” nos cuenta y reflexiona; “ Porque también a veces te puede gustar mucho a vos el material, pero después se las acercas a alguien y te dice – Mirá no me veo con este material – que se yo… Y le gustó!” Luego de realizarle algunas modificaciones, en cuestiones de puesta. “Y bueno se la fui pasando a un par de amigos y llegó a Flor (Otero) que es mi amiga, la leyó y me dijo – Ah! Me encantó – Y así fue como apareciendo gente comenzamos el proceso de pensar a los personajes…”

Los personajes y sus actores. 

“Yo quería respetar las edades de los personajes originales, y hasta en un momento habíamos hablado de tener madres e hijas reales. Por eso Tiki Lovera (leyenda viva del musical argentino), que es una señora de edad y tuvimos en cuenta a su hija Andrea Lovera (Hoy en La Desgracia – El Musical) y había pensado en Elis García por ahí con Julia Zenko. Pensamos en diferentes formaciones, en todas, de lo imposible a lo que pudiéramos armar y comenzamos a convocar. –Mirá tengo esta obra – y se fue armando el elenco. Comenzaron a llegar los – Sí – y de golpe decís  – uau! Tengo este elenco y  tengo este equipo. Porque en el piano está Hernán Matorra (Dirección Musical) y la escenografía la diseñó Tato Fernández y el vestuario es de Alejandra Robotti y es toda gente que viene laburando mucho y esta es una cooperativa.”

Ensamble final de la cooperativa que llegó al Metropolitan Sura.

La ropa se hizo con canje, la escenografía se hizo con canjes de distintas cosas, los micrófonos ya los tenía yo. No es que había una plata…” Lo dice con entusiasmo, admirada; “La gente que hace el trabajo, lo hace por el amor al trabajo. Juan García Dorato, hace el diseño de luces y lo hace porque es mi amigo, porque me quiere y porque le gustó la obra. Y así como la gente te empieza a dar una mano y vengo a la reunión acá al teatro (Teatro Metropolitan Sura) y Jonathan Goransky, con el que nos conocemos desde hace mucho, me decía – ¡Cuantos amigos que te quieren, que te colaboran, algo bien habrás hecho! – Y a veces digo, pasaron dos años y no pudo creer el equipo que se armó, el elenco que tengo, en el teatro en el que voy a estar.”

DSCN2165

La historia con los dos protagonistas también es un sinfín de causalidades, de hechos que se encadenan, el ensamble termina por conformarse pero para Meri Hernández y el equipo es apenas el comienzo. “Los protagonistas, bueno cuando le pasé la obra a Juan (Alvarez Prado) y lo convocamos a Hernán (Matorra), estaban a su vez trabajando con Laura Oliva en el EMBA, pensaron en porque no le pasábamos la obra, ya que estaba en búsqueda de un papel dramático y así fue y a los dos días contestó; me encanta! lo quiero hacer! Veamos cual sería mi papel, pero quiero hacerlo. Al sumarse ya éramos Laura Oliva, Flor Otero, Elis García y yo y nos faltaba el personaje de que terminó haciendo Máximo Meyer, que es el pequeño y por el que pasó mucha gente. Luego Germán (Tripel) fue convocado para American Idiot y no lo podía hacer, porque también es todo un rol el protagonista. Tenía que estar bueno para el papel, porque hay un montón de gente que puede hacerlo pero no da el physique du rôle. Y entonces Florencia Carchak (Dirección Vocal) que está dando clases a Paula Morales (esposa de Fabián Vena) me cuenta que ella le decía que Fabián quería tomar clases de canto, ahí Florencia le comentó nuestra búsqueda y le consultó si se coparía con una cooperativa, que era en el Metropolitan Sura, pero cooperativa al fin”. La respuesta fue contundente, porque le prometió hacerlo, que seguramente aceptaría. Y así lo hizo, luego de poner en orden sus actividades y advertirles que solo sería un actor que interpretaría un musical y no un cantante de musicales en uno. El armado se antoja por momentos como una historia más para sumarla a la ficción, como las piezas encajan en la puesta es casi la fantasía que los espectadores nos creamos de ellos y ese universo de tablas y telones, pero es hasta hermoso el entrevero. “Yo siempre digo que tenemos mucha suerte, por supuesto aprendimos muchas cosas, como hay muchas cosas por mejorar y decir, también todo lo bueno es parte como todo lo malo, mejorar y llegar.”

Casi que no hay más para agregar, ha sido un viaje por los entramados de una puesta que descansa en mucho de sus aciertos y de una buena compañía que la respalda, a Meri Hernández se la ve calma, sonriente, con el subidón de energía de un ensayo en progreso y “Creo que a nivel actor uno siempre piensa que no va a llegar y después siempre lo hace. Entonces, bueno, imagino que son las incertidumbres y miedos normales de un preestreno. Con los tiempos y las cosas a contrareloj. La obra ya está, ahora hay que transitarla en este espacio. Pero por supuesto somos todos actores de teatro y todo el mundo hizo muchas cosas.” Casi con timidez habla de su profesionalismo y el de sus colegas pero segura de lo que expone y a lo que se expone. “Es como encajar las piezas” suspira a tan solo días del comienzo. “Por suerte tengo un equipo, no estoy sola, Rodrigo Mongiat y Melu Eselevsky  que me acompañan y tenemos una asociación con Federico Coates que le gusto el proyecto y al no poder estar en el escenario nos acompaña desde la producción. Somos un equipo que está bueno porque el trabajo del productor es el menos feliz y combinar las dos cosas en mi caso, es difícil. Pero soy un kamikaze.” Concluye sonriendo y es hasta afortunada la frase, que traducida del japonés es “viento divino” y es algo así una charla con Meri Hernández.


QRAQ 1

¿QUIEN RETIENE A QUIEN? HEREAFTER EL MUSICAL

De Vinnie Favale y Frankie Keane

Todos los martes a las 21:00

Teatro Metropolitan Sura – Av. Corrientes 1343


Intérpretes: Fabián Vena, Laura Oliva Flor Otero, Meri Hernández, Tiki Lovera, Florencia Rovere, Elis García, Máximo Meyer

Equipo:

Dirección General: Juan Alvarez Prado

Dirección Musical: Hernán Matorra

Dirección Vocal: Florencia Carchak

Adaptación: Marcelo Kotliar

Escenografía: Tato Fernández

Vestuario: Alejandra Robotti

Diseño de Luces: Juan García Dorato

Coreografías: Carla Lanzi

Maquillaje y Peinado: Adrián Llamosas

Asistencia de Dirección: Tere Biafore

Producción: WTF! Producciones

Anuncios