[RECAP] Star Trek – Discovery: The Butcher’s Knife Cares Not for the Lamb’s Cry (T1xE04)

“La proximidad de una cosa deseable hace tender a la indulgencia. Ahí acecha el peligro”.

Dune

Frank Herbert – 1965

Por @mauvais1

Más allá de toda crítica de si respeta o no, el universo de la saga, como también el espíritu de la misma; debemos decir que esta serie ha jugado el todo por el todo con su visión. Un riesgo que lo puede llevar al más odioso de los olvidos, el impuesto por los fans engañados o a la gloria de una reconstrucción y adaptación que será todo un canon para las futuras puestas. ¿Tan así? Puede que sea la única manera. Jesse Alexander Aron Eli Coleite han tomado el toro por las astas, claro que bajo la batuta de Alex Kurtzman y la dirección de Olatunde Osunsanmi, para dar un volantazo en lo que considero el más respetado marco de Star Trek. Los principios humanitarios y universales que siempre propusieron desde sus personajes. El respeto por lo diferente hasta el comprometerse y asimilarlo, la salvaguarda de las especies no importa cual ni su nivel de inteligencia y un largo etc. que ahora echaron por la borda para crear esta amalgama de universos, el de Star Trek y Dune de Frank Herbert. Pero vayamos por partes, decía cierto cuchillero británico.

Michael Burnham es ahora tripulante uniformado de la U.S.S. Discovery, aunque sin rango y asignada al estudio de la criatura atrapada en la destruida nave del episodio anterior. Entendemos que el experimental motor de esporas, lo llamaremos así para ser concisos, tiene cierta mecánica que no terminan de comprender. Y mientras lo hacen, los Klingons intentan reparar su propia nave, que para eso necesitaran los cristales de dilitio de la Shenzhou, cosa que genera ciertos resquemores en el líder Voq.

star-trek-discovery-The-Butcher’s-Knife-Cares-Not-for-the-Lamb’s-Cry-Review-landry-700x467

Pero volvamos a la Discovery; el capitán Lorca asigna a Burnham no solo la investigación de la criatura, sino que también la manera de convertir los resultados en posibles armas para la ya en proceso guerra con el imperio Klingon. Búsqueda que dará paso a lo que creemos da un impresionante giro, ese que antes comentábamos y convierte a esta serie en un verdadero experimento. Muchos estarán familiarizados con la saga Dune de Frank Herbert y los que no, les comentamos que el viaje intergaláctico se logra, en ella, con la consabida y siempre presente “especia”, esporas que los gusanos gigantes de Arrakis son los generadores. Esta especia habilita a los navegantes para trazar el curso de las naves a través del espacio y así poder realizar el salto, el viaje. Los navegantes son humanos expuestos a estas esporas durante toda su vida, son criaturas más allá de nuestro nivel de evolución, un siguiente paso en la conciencia.

¿Les suena familiar? Así es, los guionistas han hecho de esta gloriosa novela escrita en 1965 la base, o por lo menos lo parece, de su sofisticado sistema de navegación por esporas que explotan en la serie. No está mal, el acercamiento realizado a través de ese monstruo, un enorme tardígrado (Tardigrada), llamados comúnmente osos de agua, que ha crecido no solo en tamaño sino que también en conciencia. Un navegador que traza el curso, la supercomputadora que mapea el espacio para el salto. Interesante, lo diferente nos preguntaran, es que al hacerlo han integrado a la historia un aspecto cruel y por demás inhumano a la cuestión, han hecho lo que Herbert proponía, una relectura de ciertos preceptos ecológicos. Y han tocado una de las directivas de la flota, la 3° orden general que dice; “Es el deber de un oficial usar todos los medios bajo su comando para proteger la vida de formas de vida inteligente, incluso si pone en riesgo su propia seguridad o la de su nave. Si una forma de vida inteligente resulta dañada por el accionar o el no accionar de un oficial será tratado igual que una violación a la 2-a Orden General“.

No solo esa directiva será contrariada, otras también en pos de conseguir un fin que al capitán se le antoja mayor y mejor. El hacerle escuchar a toda la tripulación la grabación de las víctimas de los ataques es lo más bajo que hemos visto hacer a un oficial de la flota, buscando con ello claramente un sentimiento de vindicación que pone en peligros no solo sus vidas sino que el experimento en su totalidad, y por lo tanto la tan ansiada arma para ganar la guerra. Jason Isaacs, juega un personaje dual, fascinante y aborrecible, una criatura muy de nuestro tiempos, tan actual como lejana al héroe clásico que fueran desde diferentes vertientes Kirk, Picard, Janeway el que prefieran. Estamos ante una serie que la protagonizan dos criaturas realmente singulares como son LorcaBurnham, porque una viene de arrepentimiento y la culpa luego de un amotinamiento, además de una férrea educación en la flota y el otro es un misterio, un rostro de mil gestos que pondrán los pelos de punta a más de uno. Estamos, no nos cansamos de repetirlo, en un arriesgado juego en el que se siente el intento por actualizar esta saga espacial, no solo a nivel producción, también en la construcción de personajes con historia, con complejas personalidades, con la impronta de un ser que no sabremos cuándo y de qué manera actuará frente a un desafío. 

star-trek-discovery-season-1-episode-4-butchers-knife-lambs-cry-cbs-all-access

A propósito, Burnham descubre la naturaleza de la criatura y su importancia ganándose el respeto del científico Paul Stamets, salvan a los Betarianos del ataque y Vorq es traicionado quedando a la deriva en los restos de la Shenzhou. Lorca logra su objetivo, doblemente, ganar su primer batalla como un fantasma vengador y dejarnos con la boca abierta, absortos en los entretejidos de una historia que es novedad hasta el hartazgo. Eso sí, nada apta para recalcitrantes fanáticos del universo, porque aquí en Star Trek: Discovery vale todo.


Star Trek: Discovery – The Butcher’s Knife Cares Not for the Lamb’s Cry

Director: Olatunde Osunsanmi

Guión: Aron Eli Coleite, Jesse Alexander

Protagonistas: Sonequa Martin-Green, Doug Jones, Anthony Rapp, Jason Isaacs, Emily Coutts, Mary Wiseman, Shazad Latif.

Netflix

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2035 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.