[RECAP] Star Trek – Discovery: Choose Your Pain (T1xE05)

Cuando decidieron ir donde nadie había ido jamás. ¿Que pasa si se encuentran con alguien que no los quería en su patio?”

Harcourt Fenton Mudd.

Por @mauvais1

Entremos de lleno a este quinto episodio, porque ellos lo hacen, como si el tiempo apremiara en esta guerra en desarrollo táctico. Escoge tu dolor, como titulan al relato, es la que aparentemente nos confirma que nos encontramos en la línea de tiempo original, la línea PRIME. Porque haciendo gala de un viejo recurso de la serie nos encontramos con un invitado, un viejo conocido. Harcourt Fenton MuddHarry Mudd para los conocidos que supimos verlo compartir aventuras con el capitán James T. Kirk. Una vieja rata sobreviviente, un descarado embaucador con más prontuario que el mismo diablo, que solo supo traer dolores de cabeza a la tripulación del USS Enterprise.

Pero volvamos un poco en el tiempo; a la sala de reuniones del alto mando, con el capitán Lorca, en la base espacial discutiendo sobre el motor de esporas. Una discusión que podría helar la piel a más de uno, ya que en la misma la almirante propone una cacería indiscriminada de tardígrados para hacer efectivo el sistema en todas las naves de la federación. A la vez que deja claro la importancia de que Lorca y su Discovery se mantengan a distancia, ya que son los únicos capaces de utilizar el motor, por ahora. Algo que le llevará al capitán a creer que se entrevé cierta envidia en el alto mando. Más aún con Burnham en su tripulación.

star-trek-discovery-choose-your-pain-photo007-1507913068638_1280w

Lo cierto es que al poco de abandonar la estación Lorca es secuestrado por una nave Klingon. Lo que nos lleva a preguntarnos, qué hacían en ese sector que es territorio de la federación y como supieron que era ese el oficial que necesitaban, que justo era trasladado, en fin… ¿Traidores en las filas amigas?

La arrogancia de la Starfleet. ¿Se han molestado en mirar fuera de sus naves al pueblo de abajo?… Si lo hubieran hecho, verían que allá abajo somos muchos más que ustedes aquí arriba. Y estamos Hartos de estar en su fuego cruzado”.

Harry Mudd

El episodio que estamos narrando lleva como título “Elige tu dolor”, uno que claramente hace referencia al ritual que cumplen en la celda klingon, para lograr una disensión total entre presos. Pero también habla del pesar que cada uno de los personajes cargan, uno claramente asociado a la soberbia con que se manejan a la hora de tomar decisiones o sus consideraciones sobre amigos y enemigos por igual. Desde el comienzo Harry Mudd, brillante Rainn Wilson, vocea su desprecio ante la soberbia de la flota, con su discurso de “La arrogancia de la Starfleet. ¿Se han molestado en mirar fuera de sus naves al pueblo de abajo?…” 

star-trek-discovery-choose-your-pain-photo001-1507913068630_1280w

Michael Burnham con su pesadilla y su postura frente a la utilización de la criatura para los saltos, es quien da el contrapunto a los otros, que parecen solo poder escucharse a sí mismos. Saru, el capitán interino mientras Lorca está desaparecido, actúa queriendo demostrar y demostrarse que es apto para el puesto, uno del que reniega no tener las herramientas necesarias. Unas que, según él, destruyó negligentemente Burnham.

Ella intenta convencerlo de que cada salto debilita al ser, que podría morir. Y sabemos que aunque le piden silencio al respecto no lo hará, porque su carácter no le permite ir contra lo que cree es lo mejor, su ego es enorme. Pero tiene razón, una que expondrá al médico de abordo  Hugh Colber y al mismo teniente Stamets. La búsqueda de una salida, otra posibilidad será el propósito de ellos, como el de Lorca escapar de la celda, que comparte con el endiabladamente lucido Mudd y un oficial sobreviviente de la batalla de las binarias, Ash Tyler. Era de esperarse que ambos lograrían huir, lo que sorprende es que fueran capaces de dejar a alguien atrás. Y hasta parece la respuesta a un rencor mucho más profundo que el hecho de que Mudd fuera un soplón, tal vez dijo demasiadas verdades, que como todo buen estafador, al confundirlas con filosas mentiras, se cargan de una presencia que abruma. Quien sabe.

“Escogemos el dolor. El mío me hace recordar”.

Gabriel Lorca.

Esta historia de secuestro y rescate nos pone en evidencia las falencias que ellos cargan, la de siempre, la suficiencia de quienes creen persiguen un valor superior a los otros, de que ellos son la respuesta al caos. Saber que Gabriel Lorca fue capaz de destruir la nave que capitaneaba, la USS. Buran con su tripulación dentro para que no fueran apresados y torturados es decepcionante, su orgullo se ensucia, se retuerce. Que Saru al comprender las posibilidades de que la criatura sea sintiente, permite a Burnham hacer lo crea mejor, y es nada menos que liberarla, dejando sin piloto al motor, el experimento más importante, bueno, minimo un desquicio total. No exenta de cierta lógica Trekkie, las decisiones no dejan de parecer apresuradas, tomadas al calor de los eventos, sin medir las consecuencias. Sabemos que estamos en tiempos difíciles y que los sacrificios son y serán enormes, pero hasta ahora el único capaz dar sin cuestionar fue Stamets, sometiéndose él mismo al proceso del tardígrado, ha sido el único capaz de actuar en salvaguarda del resto, aun a pesar de su propia existencia. El resto, ellos parecen navegar un mar de dudas y decisiones basadas sólo en lo que ellos creen es correcto.


Star Trek: Discovery – Choose Your Pain

Director: Lee Rose

Guión: Gretchen J. Berg, Aaron Harberts, Kemp Powers

Protagonistas: Sonequa Martin-Green, Doug Jones, Anthony Rapp, Jason Isaacs, Emily Coutts, Mary Wiseman, Shazad Latif, Rainn Wilson.

Netflix

Anuncios