[RECAP] AHS Cult: Valerie Solanas Died for Your Sins: Scumbag (S07E07)

La ficción y la realidad se mezclan en este nuevo episodio de AHS: Cult, que cada vez se pone más intrincada.

Por @diegui83

Obviamente si no viste el capítulo te aviso que hay SPOILERS por doquier.

El 3 de junio de 1968 es una fecha crucial en la historia del mundo y del arte: el intento de asesinato de Andy Warhol por la ultra-feminista radical Valerie Solanas. Solanas, una escritora feminista que sufría esquizofrenia, fue la creadora del Manifiesto SCUM (Escoria, en inglés); por el cual todos los hombres y mujeres que defendieran el patriarcado debían morir y, el prestigioso artista pop fue uno de sus blancos, a la vez que se la recuerda más por ese hecho que por lo que haya escrito.

El pasado episodio de AHS: Cult toma esta historia y la introduce de forma que entendamos que el fanatismo sectario estuvo entre nosotros desde siempre, y parece no detenerse, más aún en épocas de miedo y desesperación.

Lena Dunham interpreta a Valerie Solanas, quien crea un pequeño grupo de feministas radicales en 1968, con un plan bastante claro: matar a todo ser humano (sea hombre o mujer) que defienda el patriarcado. El primer blanco es Andy Warhol (interpretado por el multifacético Evan Peters, de forma magistral) el cual, se sabe, terminó no presentando cargos ante tal atentado. Pero el culto que Solanas crea, el cual incluye dos hombres gay que se los trata como inferiores, tiene un objetivo claro y no se detiene en Warhol. Solanas, junto a su novia y demás integrantes del grupo comienzan a asesinar a parejas en descampados, lo cual se comienza a atribuir a un asesino en serie; alguien desconocido que manda crípticos textos a los medios gráficos: El Asesino del Zodíaco. Sí, AHS: Cult logra introducir dos hechos reales y entramarlos de forma conspiranoicamente coherente en la historia de Kai y los demás. Las secuencias del pasado son mostradas con los clásicos “zooms violentos” del exploitation y una paleta de colores acorde. Visualmente un gran giro.

En la actualidad, Beverly sale de su trabajo en el noticiero local y encuentra a una extraña figura encapuchada junto a su auto: Bebe Babbit (Frances Conroy) quien le dice que Kai muy pronto prescindirá de todos lo que lo ayudaron a llegar a la cima (gracias al suceso que aconteció el capítulo pasado, Kai ganó las elecciones por amplia mayoría) porque “es lo que los hombres hacen”. Obviamente ver  a una mujer encapuchada y fumando un puro no deja muy confiada a Beverly de lo que pueda decir, hasta que llega a la casa de Kai y ve que más se parece a un búnker nazi que a un hogar: hay nuevos seguidores que actúan como seguridad y, por alguna escena tipo Fight Club (1999), también como fuerza de choque. Pero lo que más impresiona es que todos son hombres. No Hay lugar para las mujeres ya en el grupo del nuevo concejal.

Beverly termina aceptando la invitación de Bebe y, finalmente, se juntan con el resto del grupo de chicas en el restaurante. Bebe les cuenta que formó parte del culto de Valerie Solanas y todo lo que hicieron, hecho que antes he mencionado. Es más, ella fue su pareja, pero el desquicio de Solanas la fue dejando cada vez más sola y la llevó a la muerte. Bebe también les dice que Kai, como todo hombre, terminará desechándolas y que lo que aconteció con Meadow fue porque él manipuló su mente (¿Había alguna duda?).

Winter vuelve a la casa y mantiene una incomoda charla con Kai, quien está en la habitación junto a sus padres muertos, mientras parece que el joven líder de pelo azul descubre unas copias del Manifiesto SCUM de ella. Winter trata de desentenderse y su hermano la testea constantemente sobre su lealtad. Aunque parezca que Winter salió airosa de la situación, Kai se trae algo entre manos. Parece que supiera demasiado sobre cualquier cosa. Ahora su mensaje de violencia mermó por su triunfo y eso molesta a las chicas: él se ve como un salvador, como un mesías; algo que queda muy claro en los planos que elige la directora del episodio Rachel Goldberg y en los atuendos casi monacales que viste ahora el muchacho.

Y como las chicas no están felices con lo que sucedió con Meadow, traman un plan para que Harrison, su viudo, asista a un falso plan de festejo de la victoria de Kai: Harrison no saldrá vivo de “La Carnicería” cuando las chicas lo interroguen y su postura machista (aunque gay) salga a la luz. Finalmente Ivy activa su sierra para carnes y “chau Harrison”.

Al final, Beverly reporta desde el móvil del noticiero que se han encontrado los restos de Harrison, casi como si le estuviese advirtiendo a alguien que conocemos sobre el futuro nefasto que le espera, tras su traición. Mientras la secuencia es vista por Kai desde una postura patriarcal en el sillón, asistimos a lo que será otro de los cliffhanger que nos dejará paralizados: Bebe Babbit está sentada junto al joven y parece que la sublevación de las chicas es parte de otra macabra maquinación del muchacho de pelo azul, cada vez más emponderado.

 

Comentanos qué te pareció este capítulo

Anuncios