[RECAP] Star Trek – Discovery: Magic to Make the Sanest Man Go Mad (T1xE07)

Eso es lo bueno del viaje en el tiempo. Si uno comete un error, siempre puede regresar para enmendarlo“.

Orson Scott Card

Por @mauvais1

Esta vez la serie parece tomar, en cierta medida, un descanso de la densa atmósfera que ha creado alrededor de la Discovery. Y aunque no lo ha hecho con la mayor de las inventivas, si fue un alivio para la tensión. No podía ser de otra manera si su protagonista es nada menos que Harry Mudd, personaje clásico de la saga, que muchos conocieron en el quinto episodio “Choose Your Pain”.

La historia se desarrollará en unos eternos treinta minutos, un time loop en el que la tripulación tendrá que desentrañar no sólo el misterioso poder de afectar el tiempo de Mudd, sino que también las relaciones personales entre los habitantes de la nave, particularmente con Michael Burnham y el oficial de seguridad Ash Tyler. Pero vayamos a la historia; el rebuscado y siempre maquiavélico Mudd ha encontrado la manera de colarse en la nave; en una gigantesca ballena espacial en peligro de extinción que por diversas razones la Discovery rescata. Pero no solo ha logrado entrar, también ha encontrado el modo de manipular el tiempo y encerrar a la nave en una repetida secuencia de tiempo. Su misión, es la venganza sobre Lorca, como hacerse de los secretos del motor de esporas y así venderselo a los Klingons.

star-trek-discovery-season-1-episode-7-review-magic-to-make-the-sanest-man-go-mad

El episodio da inicio con una fiesta, como poniéndonos en sintonía con el carácter que tendrá el resto del relato. Una en la que se pondrán en juego las dotes de Burnham para socializar y su acercamiento sentimental, algo amañado hay que admitir, al jefe de seguridad. Una historia que utiliza a Mudd como conductor de una aproximación, por parte del público, a lo lúdico y cómico que los personajes pueden desarrollar. Alejándonos de esa densidad que venía construyendo, es una especie de descanso en la que hasta un poco parodia el clásico relato de viajes en el tiempo con un Lorca y su desidia, “I still don’t give a damn” dirá en dos oportunidades seguidas mientras se balancea en la silla de capitán. La repetición que bien conocemos del clásico Groundhog Day (1993) o porque no Cause and Effect de Star Trek: The Next Generation, nadie en definitiva se ha privado de esta fantasía. Como en todo relato de este tipo, alguien quedará afuera de este uróboros temporal, que podrá con perspicacia desentrañarlo. Aquí es el caso del teniente Stamets, que por compartir la genética del tardígrado puede escapar a este hechizo de tiempo.

Varias cosas se agradecen en este episodio, y la principal es que como todos conocemos cual es punto a tratar se dedique poco a la repetición y sepa buscar una salida bastante rápida e inteligente, en la que de paso compromete a la envarada Burnham, que casualmente no se cansa de repetir “inappropriate” (inapropiado) en toda la extensión del episodio, hasta el hecho de que la rescatada ballena, sea una especie en extinción porque se preocupa más en alimentarse que en aparearse, nos deja en claro que la idea es romper con su frío y distante comportamiento.

Es en definitiva lo que solía hacer esta saga, un episodio autoconclusivo que también promete humanizar un poco más a esta panda de maníacos y resentidos, entre los que, parece, solo la alférez Sylvia Tilly tiene un alma sin prejuicios u oscuridades. Jesse AlexanderAron Eli Coleite escriben un guión ágil y que no carga de tanta comedia, logrando un divertido y dosificado capítulo en el que podemos ver a los personajes en la cotidianidad de sus entreveros personales, haciéndolos un poco más cercanos y amigables. No es sorpresa que David Barrett dirija, conocido por sus episodios densamente dramáticos en Blue Bloods o Zoo, pero un buen hacedor de dramas íntimos. Elección acertada para nosotros, como puede verse en la secuencia de la fiesta y el esfuerzo de Burnham por acercarse a Tyler. O ese beso que se perdió en la catarata temporal, “I’m just sad we missed our first kiss” comentará con una sonrisa Tyler y nos prepara para retomar el conflicto belico, con un poco más de empatía con los tripulantes de esta nave.


Star Trek Discovery: Magic to Make the Sanest Man Go Mad

Director: David Barrett

Guión: Alexander y Aron Eli Coleite

Cast: Sonequa Martin-Green, Doug Jones, Anthony Rapp, Jason Isaacs, Emily Coutts, Mary Wiseman, Shazad Latif.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2041 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.