Reseña Teatral: “De los héroes que no aterrizan en las islas de los cuentos”

La propuesta que Pilar Ruiz instala en el escenario no se contenta con la memoria de la historia reciente, el juego son las heridas que los libros no contienen, las anécdotas mínimas.

Por @mauvais1

Nunca descansaran las memorias de los muertos mientras la revisión no se haya completado; como una suerte de mantra lo repetimos cuando las fechas se aproximan para descansar después en coronas desteñidas y perderse en el trajín de lo cotidiano. Y entonces alguien aparece de entre las sombras para recordar que es diario, no una marca en el calendario de festividades o conmemoraciones. Julio se refugia en un cuarto que como museo de los días pasado recorre una historia que no parece suya. Una suerte de panteón a quien se perdió en las nieblas del sur, aquí todo comienza con el desencuentro. Como si hiciera falta sumarle a su condición de fantasma un antro que recorrer en su periplo. Entonces no es casual que El héroe de las mil Caras, de Joseph Campbell, se atropelle en los labios de quien necesita una razón, un sitio en ese panteón que han construido, que le obligan a habitar.

Así lo siente y recibe Cecilia, un amor que quedó a la espera, que lo creyó muerto, que con saña intenta revivir olvidando lo ocurrido.

20937658_1556332661098317_331974587_n

Se dará entonces un esperpéntico cruce entre el pasado y los sucesos recientes, chocaran el presente conformista con el intento de crear un futuro, que de entrada se antoja cuando menos imperfecto. Así lo plantea la dramaturga y directora Pilar Ruiz; el encuentro de dos memorias, ambas sesgadas por la sola sobrevivencia, que intentan confabularse en una que lejos estará de ser completa. Tiñe de errores ambos procesos y los condiciona de acuerdo a la vergüenza, el terror y porqué no, la nostalgia; esa que siempre insalubre cubre solo aspectos pacíficos, sin internarse en los desmanes o falencias. Juan Tupac Soler y Verónica Cognioul Hanicq con una destacable solvencia actoral, logran transmitir a los espectadores mucho de esto, y a pesar de que por momentos el texto suene algo acartonado, poco dúctiles al drama de personas corrientes. Julio es un maestro, músico y autor, tal vez la poesía sea su lenguaje, podría ser. Lo realmente sobresaliente es su construcción del personaje, el continuo reverberar del trastorno por estrés postraumático, como en ella, el trabajo de la culpa que aniquila una felicidad plena.

” El héroe debe hacer a un lado el orgullo, la virtud, la belleza y la vida e inclinarse o someterse a lo absolutamente intolerable. Entonces descubre que él y su opuesto no son diferentes especies, sino una sola carne”

Es en definitiva un interesante ejercicio sobre la memoria de esos aciagos días, de esos funestos momentos de la historia reciente, que nos deja ver que todavía no hemos hecho el análisis que merece, que exige. Una oportunidad de disfrutar del desempeño actoral en un drama que nos toca a todos, cercano o no y que sigue generando resquemores cuando nos enfrentan a ellos.

 

Funciones: jueves, 21 h

Beckett Teatro | Guardia Vieja 3556 | CABA

Hasta el 26 de abril


ph-francisco-castro-pizzo_

Ficha artística-técnica: 

Actúan: Juan Tupac Soler y Verónica Cognioul Hanicq

Diseño de escenografía y vestuario: Eliana Itovich

Realización de escenografía: Santiago Rey

Diseño de luces: Lucia Feijoó

Producción: LugarOtro Estudio Teatral y www.poeticaresiliencia.com

Asistencia técnica: Bruno Quiroz

Asistencia de dirección: Camila Comas

Dramaturgia y dirección: Pilar Ruiz

La obra participó del Festival Novísima Dramaturgia y fue publicada en la antología “Futuros Contemporáneos. Novísima Dramaturgia Argentina”.

La vida a comienzo de los 80’. Argentina. Música, discos, rock. Una juventud ávida de mundo. Lo vedado. Una guerra. El amor. Julio vuelve de la guerra. Cecilia, su amor desde la niñez, va a su reencuentro. Mientras los objetos se niegan a ser embalados y la música vibra cuando las palabras se vuelven frías, dos jóvenes buscan encontrarse. El tiempo detenido, y en una pequeña habitación, el intento de volverse héroes.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 1905 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.