La Reina del Miedo: Y su hermosa locura

“Soy egoísta, impaciente y un poco insegura. Cometo errores, estoy fuera de control y a veces soy difícil de manejar. Pero si no puedes soportarme en mis peores momentos, puedes estar condenadamente seguro de que no me mereces en los mejores”.
Marilyn Monroe

Por @mauvais1

El proyecto fue creciendo de a poco, de las primeras escenas en que se descubrió pensando, como contaba en las entrevistas, al lento proceso de darle forma a un guion. Un trabajo que dirige, escribe y protagoniza, una historia simple donde el conflicto es la protagonista y sus dudas, requiebres y búsquedas. Un entretejido de cotidianidades que dibujan al personaje y su entorno, una mujer que crea no solo sobre las tablas, también en su día a día.

la-reina-del-miedo-otra-655

Pueden escribirse interminables líneas sobre la historia y el personaje que Valeria Bertuccelli interpreta, las singularidades de esta mujer que hace un drama, casi en exceso, de su vida, pero no en su profesión, que es nada menos que la actuación. La escena inicial del film así lo atestigua; con un corte de luz desata una marea de actividad casi paranoica a su alrededor. En medio de la noche, la vemos ir y venir con su empleada doméstica, el perro y los vigiladores de la empresa de seguridad buscando las causas del apagón, metáfora si se quiere de sus propios interrogantes, de también, un inminente estreno; ese instante catártico antes de que el telón se levante y porqué no de la visión partida (ella, el perro y los otros) que todos tendrán de ella, que mostrarán que es. A partir de aquí, sabremos que está sola, que su esposo no está, ni ella ni nosotros sabemos si volverá. Entenderemos que es una afamada actriz a punto de estrenar en el teatro y que un amigo en Dinamarca enferma de gravedad, todo esto en la vorágine algo amanerada en la que se sumerge a partir del día siguiente.

Un detalle que particularmente llamará la atención; su nombre, Robertina, no él en sí que ya es hermoso, sino como lo mutilan de acuerdo a la parte que de ella perciben. “Tina” es para la marquesina, para el público que ama una actriz que sabrá darles sobre el escenario un cuerpo y voz con potencia. Y “Robert” para los íntimos, que está para su amigo, a pesar de tanta presión en su inminente estreno, para la madre de éste que duda y gesticula, para un esposo que solo viene para confirmar que finalmente no volverá, para ese productor que escucha sin oírle. Es como si vieran a la mujer en los trozos que más les place, y en la que ninguno parece notar la imagen toda. Una que nos da a los espectadores, y que irremediablemente congeniaremos, mérito de Bertuccelli que borda una criatura que simula, y lo hace muy bien.

PARA-TI-VALERIA-BERTUCCELLI-3-news-La-Reina-del-Miedo-GENTILEZA.-20180309_preview

Porque Robertina lo hace, simula. Podremos creer que hay dudas, porque el hecho creativo mismo surge y conmueve a través de ella, es una mujer que en el caos crea rituales y modos, y aunque nos desvivamos diciendo que es una neurótica, con esos cambios de humor y energía, Robert, Tina, se expande absorbiendo todo, macerándolo en su interior y haciendo de ellos combustible de lo siguiente. Tan rica en matices es, que hará reír con la tristeza de sus desventuras y golpear cuando menos se lo espere. Porque cada personaje no parece otra cosa que una prolongación de ella, una faceta, una arista.

Un film completo y que si no fuera por ese final algo extraño, tanto como lo es Robertina, quedaría bien lejos del artificio. Esmerado en su producción destaca la fotografía de Matías Mesa y la labor de su co-director en ciertos pasajes realmente poéticos en la imagen. Elegante, de puesta calma pero no lerda, la carta de presentación, como guionista y directora de Valeria Bertuccelli es una más que grata sorpresa.

Puntaje: 8/10


la_reina_del_miedo-694946802-large

Título: La reina del miedo

Dirección: Valeria Bertuccelli, Fabiana Tiscornia

Guion: Valeria Bertuccelli

Fotografía: Matías Mesa

Reparto: Valeria Bertuccelli, Diego Velázquez, Darío Grandinetti, Sary López, Gabriel Goity, Anders Hvidegaard, Stine Primdahl

Robertina, una exitosa actriz está en el apogeo de su carrera, pero vive en un estado de ansiedad constante. Sin embargo, la situación personal de un gran amigo la lleva a irse unos días de viaje, momento en el que Robertina consigue ver en perspectiva su vida absurda. Lejos de casa, se deja llevar por una poderosa deriva que la cambiará para siempre.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2038 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.