[RECAP] The Walking Dead: Do Not Send Us Astray (S08E13)

Finalmente llegó la batalla en la Cumbre entre los Salvadores y el grupo de Maggie. Sin Negan a la vista, los “caminantes” toman protagonismo en esta pelea.

Por @Frederick08

SPOILERS, SI, SPOILERS

El ritmo de los últimos capítulos de esta serie fueron bastantes dinámicos, divertidos, entregándole aire fresco a tantas tripas y diálogos sin sentido. Los creadores de The Walking Dead no pueden estirar más el enfrentamiento entre los Salvadores y el grupo de Maggie y Rick, entonces en este capítulo por fin llega la batalla. Los habitantes de la cumbre esperan la llegada de los Salvadores liderados por Simon, y el doble agente Dwight.
En el comienzo de este episodio se resalta el liderazgo de la querida Maggie, ya que los Salvadores cayeron en la emboscada preparada por ella. La llegada de Daryl en moto sirve como carnada para que el grupo de Simon sobrepase las puertas de la Cumbre, pero ahí se encuentran con tiros de Carol y hasta del Rey Ezekiel, entre otros personajes.

Además luego de la respuesta de los Salvadores tirando flechas, llega Rick flanqueando al enemigo con una gran coreografía llena de disparos que ¡Si, se agotan, por fin! Ya que las municiones no son infinitas, y Rick tuvo que cargar su arma. Esto generó que los Salvadores se tuvieran que separar, yendo Dwight y Simon por un lado. Ellos se encuentran con Tara, Daryl logra advertir a Tara, pero Dwight dispara una flecha en su hombro justo a tiempo para detener el avance de Simon. ¿Dwight salvó a Tara?

La pregunta es válida más allá de sus intenciones, porque recuerden que  los Salvadores tenían un as bajo la manga que mencionaron en capítulos anteriores. Usar las armas bañadas en sangre de “caminantes” para apenas al herirlos las víctimas se conviertan. Todo esto a pesar de que a veces vimos a algunos personajes bañarse en sangre de caminantes para poder camuflarse. ¿Acaso ninguno tenía un simple rasguño que podría ser infectado? Quién sabe.
Más allá de eso Simon y Dwight logran escapar siendo ahuyentados por Rick, Maggie y compañía.

TWD_813_GP_1009_0100_RT.jpg

Luego en el descanso del ataque algunos diálogos se vuelven repetitivos. Maggie y su duda de ser líder. Las justificaciones de decisiones pasadas en Carol, el fantasma que atormenta a Morgan y la difícil relación de Siddiq y Rick.

La venganza cobra protagonismo otra vez. Ahora con Henry, el joven que quiere saber quién mató a su hermano, por lo que se adentra a la jaula donde están todos los prisioneros de los Salvadores que Maggie retiene. Él y su arma. Ambos son protagonistas de un montaje dudoso, ya que en una escena el niño agarra el arma, para en la siguiente escena no tenerla, y más luego volver a sostenerla. Una historia que le interesa a pocos, pero el niño intentó hacer lo que muchos pensamos que se debió haber realizado. Sin embargo comete un ridículo error y los prisioneros escapan. Solo algunos, ya que Alden (¿el prisionero con posible interés en Maggie?) y otros se quedaron.

TWD_813_GP_1017_0148_RT.jpg

Mencionamos la idea que tuvieron los Salvadores, la cual funcionó de manera perfecta, ya que la situación se salió de control. Los habitantes de la Cumbre que se estaban curando de las heridas, sucumben ante la infección y comienzan a atacar a los suyos en la oscuridad de la noche. De repente, Rick, Daryl, Maggie y Michonne están luchando contra una docena de zombis mientras intentan descubrir de dónde se originó el brote.
Cuando todo se calma, Maggie ve las tumbas de algunos de sus combatientes, apreciando el costo que le llevó realizar su venganza, y lo que parecía una sólida victoria, resultó ser otra burla de los Salvadores.

¿A ustedes que les pareció el capítulo? ¿Les están gustando estos últimos episodios?


Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.