Día internacional del libro: la relación entre el escritor y el lector

Hoy 23 de abril, se celebra el día del libro. Desde Cuatro Bastardos, realizamos una breve reflexión sobre el vínculo entre lector y autor a partir del poema de Gabriela Mistral El ruego del libro. ¡Acompañanos!

Por @MLauParedes

“Me das la mano

y yo te muestro el mundo”

Gabriela Mistral

 

¿Qué placeres nos dan los libros? ¿Por qué surge esa necesidad de leer? ¿Por qué esa necesidad de escribir? Incorporamos a nuestras vidas monótonas historias que hacen compleja nuestra experiencia como seres humanos. Transitamos ansiosos cada verso, cada párrafo hasta llegar al final. Autores y lectores se precipitan cada uno en su actividad: unos dando forma, otros interpretando lo que fue creado. Ambos construyéndose mutuamente.

  En esta fecha especial en la que se fomenta la lectura, la industria cultural y la propiedad intelectual, hacemos alusión al poema El ruego del libro de Gabriela Mistral. En él, encontramos que el “yo poético” es la personificación de un libro que apela a un “tú”. A éste se le enseña y se le solicita atención: “Ponme una ropa oscura,/ la ropa de labor;/ trátame con dulzura,/ como si fuera una flor”.

Sonetos-de-la-muerte-de-Gabriela-Mistral-800x500_c

  Durante cada estrofa comprendemos el vínculo de interdependencia entre aquel que dice y el otro que escucha. Notamos esa necesidad de ser leído, pues el poema entero intenta llamar la atención de ese posible lector. Culmina con un pedido explícito: “Mis hojitas nevadas/ piden solo un favor:/ de tus manos rosadas/ un poquito de amor”. Está entonces la búsqueda constante de ese encuentro en el que ambos se realizan. El “yo” intenta dar sabiduría a  ese “tú” a cambio de atención.

    Vemos también la enumeración de los temas que pueden tratarse en un libro: sobre la patria, sobre Jesús, sobre hadas, sobre la rosa, sobre el sol. Se muestra todo lo que puede ofrecerse a través de las letras. Está el llamado al oyente/lector y el porqué. La personificación del libro, los verbos que alertan y señalan al lector, la muestra de aquello que puede tratarse y las imágenes que notamos en cada verso nos posibilitan ver ese mensaje que nos convoca. Necesitamos ser leídos, necesitamos leer.

    El poema nos permite apreciar la importancia de la lectura y la escritura para muchos de nosotros. Somos partícipes de ese intercambio que beneficia a todos. El libro como objeto cultural permite ampliar nuestros horizontes, disfrutar, aprender de forma constante y compartir. Nos sumamos a este festejo anual procurando seguir con este espacio literario que intenta ser un puente entre autores y lectores a través de reseñas y entrevistas de autores clásicos y noveles.

 

EL RUEGO DEL LIBRO

He aquí niña mía,
que me han hecho tu amigo;
he aquí que cada día
conversarás conmigo.

Ponme una ropa obscura,
la ropa de labor,
trátame con dulzura,
como si fuera una flor.

No me eches manchas sobre
las nieves del semblante;
no pienses que recobre
en lámina brillante.

Gozarás cuando veas
qué hermoso me conservo.
Sufrirás si me afeas
del daño de tu siervo.
Verás cuando oigas locas
historias infantiles,
que charladoras bocas
son mis hojas sutiles.

El saber es liviano,
mi saber es profundo.
Niña, me das la mano
y yo te muestro el mundo.

Yo te presento un hada
y te charlo del sol,
de la rosa encarnada,
prima del arrebol;

de la patria gloriosa,
de las almas de luz,
de la vida maravillosa,
del maestro Jesús.

Mis hojitas nevadas
piden solo un favor:
de tus manos rosadas
un poquito de amor.

Gabriela Mistral

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de María Laura Paredes 132 Articles
Lectora y admiradora de toda expresión artística. Entrevistas, reseñas y comentarios literarios.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.