Westworld [Temporada 2]: “Viaje hacia la noche (Journey into night, 2×01)”

La vida es sueño del que hay que despertar

Regresó la serie de HBO que nos muestra el lado oscuro de las máquinas y el lado más que siniestro del ser humano. Pasen y siéntanse como en su casa, llegamos a destino.

Por @ElPatoAlvarez_

ATENCIÓN: ESTA REVIEW PUEDE CONTENER SPOILERS DEL EPISODIO MENCIONADO. ENTRAR BAJO ABSOLUTA RESPONSABILIDAD

Una pregunta que rodea constantemente el primer episodio de la segunda temporada de “Westworld” (y, quizás, toda la serie) es ¿Qué es lo real? ¿Es algo tangible? ¿Es una idea? No es casual que, luego de la charla que da inicio al capítulo y que tiene a Bernard (Jeffrey Wright) y Dolores (Evan Rachel Wood) se planteen estos tópicos y luego lo veamos al otrora Programador en Jefe tirado en la orilla de una playa, inconsciente, cual Dominick Cobb en “Inception (2010)”. Ya desde el comienzo, “Journey into night”, nombre del episodio que presagia nada más que malos augurios, nos mete de lleno en un planteo filosófico que no atañe solamente a las máquinas. Sin embargo, nos deja con esa incógnita, huyendo hacia el escape de las diversas líneas temporales para querer, una vez más, confundirnos. Pero ya tenemos un poco de experiencia en eso.

Si bien es un poco difícil al comienzo, con el correr de los minutos, descubrimos que hay en efecto, tres líneas temporales pasando por nuestra retina al mismo tiempo: la de la charla inicial, que no sabemos en qué tiempo puede llegar a estar sucediendo; la del final de la trágica fiesta, donde el fenecido Dr. Ford (Anthony Hopkins) fue asesinado (¿suicidado?) por Dolores y los invitados restantes luchan por sobrevivir a los Anfitriones desatados; y la línea donde está todo el parque controlado por DELOS y el enigmático personaje interpretado por Gustaf Skarsgård.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR “WESTWORLD: LAS VACACIONES DEL FUTURO…HOY”

En la segunda línea temporal vemos a Bernard huyendo junto a Charlotte Hale (Tessa Thompson) y los demás invitados hacia un destino enigmático. Mientras vagan sin esperanzas, la Directora de DELOS lleva a al benévolo robot hacia un lugar que no conocía, unas instalaciones donde recolectan ADN y recuerdos de los anfitriones y que la morocha nada dice. Allí, Bernard trata de entender qué es lo que está sucediendo, a lo que Charlotte culmina diciendo que hay un Anfitrión que debía haber sido trasladado y es de suma importancia. ¿Cuál es este Anfitrión? Nada más ni nada menos que el “padre” de Dolores, visto en la primera temporada cuando tuvo un desperfecto y tuvo que ser descartado. Al mismo tiempo, Dolores junto a Teddy (James Marsden) sigue con su raíd justiciero, castigando a los invitados de la fiesta, en una escena en claro homenaje a “El Bueno, El Malo y El Feo (Il buono, il brutto, il cattivo; 1966)” pero con menos humor y más sombría que aquella protagonizada por “Tuco”. Si bien Dolores quiere no solo dominar el mundo en el que está, sino también el exterior (poseída por la conciencia de “Wyatt”), Teddy parece no estar muy de acuerdo con estas radicales ideas. ¿Veremos asperezas en el romance de estos dos?

Quién también anda liberada es Maeve (Thandie Newton), quien luego del final de la anterior temporada, sigue con el propósito de buscar a su hija. Para ello, encuentra la ayuda involuntaria de Lee Sizemore (Simon Quarterman), el narrador inglés y el bandolero Héctor (Rodrigo Santoro). Al parecer, los motivos de Maeve son menos megalómanos que los de Dolores y, quizás, haya un enfrentamiento entre estas dos mujeres fuertes y decididas en un futuro no muy lejano.

Nuestro “villano favorito”, quizás no tan villano ahora, El Hombre de Negro/William logra sobrevivir a la matanza y escapa hacia una cabaña en medio de una secuencia sumamente sangrienta y una escaramuza que logra enfrentar con éxito. Luego de una cabalgata por el parque, y ver lo que está sucediendo, se encuentra con la versión robotizada del pequeño Ford, quién le dice que ahora el juego es para él, que tiene que encontrar “La Puerta”. Luego de dispararle y destrozar su robótica cara, Will cabalga hacia su nuevo destino.

La última línea temporal supone 2 semanas en el futuro, por ahora, sin novedades para nosotros por la temporal “amnesia” de Bernard, el cual es encontrado en la playa por Maling (Betty Gabriel), una de los encargadas de restaurar el orden perdido y Ashley Stubbs(Luke Hemsworth), jefe de seguridad quien le pregunta a Maling si “tiene pensado matar al jefe” por su actitud reacia a Bernard. Luego de encontrarse con el jefe de operaciones Karl Strand (Skarsgård) los cuatro juntos van advirtiendo que en 14 días hubo masacres a diestra y siniestra, en su mayoría perpetradas por Dolores (ya que la memoria de un Anfitrión indio asesinado por la rubia así lo demuestra).

Lamentablemente hay más de lo que Bernard no recuerda pero lo irá haciendo: ya hacia el final, este grupo se dirige hacia una zona inexplorada en la que aparece un mar abierto, quizás parte del plan siniestro de Ford, en el que muchos (quizás todos) Anfitriones flotan sin vida. Incluído Teddy. Bernard recuerda que los mató a todos.

¿Por qué? ¿Cuál es la razón? ¿Bernard tuvo tal poder para hacer eso? ¿Qué pista nos da la charla inicial entre él y Dolores, donde el programador le cuenta un sueño muy similar a esta situación?

Muchas preguntas de las que quizás tendremos respuestas con el correr de los episodios. O quizás no. Debates filosóficos del ser humano y la tecnología que cada vez nos invade más y nos retiene creando velos ilusorios del que, muchas veces, nos es difícil salir sin alguna secuela.

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Diego Alvarez 1314 Articles
Cinefilo, comiquero, coleccionista, comic addict. Whovian de tiempo completo.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.