[RECAP] The handmaid’s tale: The Word (T2xE13)

La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.

Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en trasgresión. 

Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.”

—1 Timoteo 2: 11-15

Por @mauvais1

ATENCIÓN: ESTA REVIEW PUEDE CONTENER SPOILERS DEL EPISODIO MENCIONADO. ENTRAR BAJO ABSOLUTA RESPONSABILIDAD

Hemos llegado al final de temporada, una que como veníamos opinando, fue ciertamente irregular. Tuvo sus momentos o episodios, por no ser tan dramáticos en estas aseveraciones, pero claramente no supo sostener la narración del drama de Offred/June como en la primera.

Pero vayamos al relato de este decimotercero episodio que tuvo sus giros inesperados como para tener en cuenta. Offred/June está aterrada con lo sucedido en el episodio anterior, la muerte de la esposa de Nick junto a su amante. El ser madre de una mujer en esas tierras es claramente estresante, al ver como son tratadas. Cuestión que se acentúa en que siquiera se tiene en cuenta la condición de la misma. Martha, criada o esposa legitima, todas sufren los mismos pesares. La condición misma de mujer las ubica en el mismo lugar, el de objetos que los hombres utilizan para decorar sus vidas; madres, sirvientas y siervas, nada más se les está permitido. No leen, no escriben, no opinan, no son.

180710-handmaids-tale-tht_213_gk_0077rt-ac-1051p_1b9ed311d1091b01cb288db42994b808.fit-760w

El saber es poder

La biblia hallada entre los objetos de la fallecida Eden Spencer con notas de su propia mano es una señal para Offred que inmediatamente la empuja a contárselo a Serena. Ambas comprenden que ninguna mujer está a salvo. Ellas lo saben, pero lo callan, las marthas en sus cocinas, las criadas en sus buhardillas y las señoras en los lujosos salones. Todas comprenden que su suerte está en manos de los hombres, capaces de cualquier cosa por mantener el statu quo ante

En una escena técnicamente preciosa, serena consulta con sus iguales al respecto, lo que las lleva a, por primera vez, enfrentar a los hombres y sus leyes. La escena de Serena en el púlpito solicitando a los comandantes por una educación un tanto más liberal para las futuras generaciones de Gilead, es conmovedoramente efectiva a varios niveles, la luz detrás de ella, las farolas a los lados, la santidad de la mujer expuesta casi religiosamente, es la voz del arcángel que guía legiones y es derrotado. Rizando el rizo diremos que es la caída en desgracia de un soldado de Dios. No iremos más allá para no alentar confusiones innecesarias. Lo cierto es que es vencida con displicencia, como si se quitaran una mosca del hombro. Pero no así el castigo. Ojo por ojo, dedo por dedo… “le cortarás entonces la mano; no la perdonarás”, dice Deuteronomio 25:12 y así se hace. Serena pierde uno de sus dedos de la mano izquierda, el meñique. Los alcances que se sospechaban son ahora expuestos sin conmiseración, por si el látigo no fue suficiente.

The Word

La ritualización del exceso 

Mientras tanto Emily, ahora OfJoseph, enfrenta el día de la ceremonia, sí la violación ritualizada de estos monstruos. Para la que se prepara de la manera en que ella cree es la mejor, y nos detenemos aquí porque Alexis Bledel, quien la interpreta, no solo posee una capacidad asombrosa en tal cometido, si no quien sabe porque gracia es una de los personajes que menos han violentado los guionistas, teniendo una continuidad y desarrollo destacable. Por eso, creemos firmemente que merecía ser ella quien obre como fatum de Tía Lydia (esa poderosa Ann Dowd). Denostada hasta el hartazgo, nuestro y de ella, utilizará el cuchillo robado para apuñalarla, tirarla por la escalera y patearla sin remordimientos, o con muchos y por eso el encono.

Es el último episodio, las acciones se precipitan y … Un nuevo intento de escape, que esta vez orquestan las Marthas, las silenciosas sirvientas de las casas, en escenas dignas de mencionar, pero que a esta altura son un montón más. ¿Por cual número de fugas vamos? Esta vez parece concretarse, se suceden las escenas de despedida, se crea la cadena de favores, Serena se desprende del bebé sabiendo que no lo volverá a ver y que por amor lo deja ir, salvandola de ese destino que se yergue sobre ella, sobre todas.

001

A la vez, Emily es encerrada en su cuarto, en una clase magistral de actuación sin lineas, vemos como se derrumba el ángel vengador, para dar paso a la mujer vulnerable, esa que de salvar vidas como medica investigadora, se convierte a fuerza de sobrevivir en una asesina. Joseph, toma cartas en el asunto, y muestra por fin su juego. La ayuda a escapar, no solo eso, parece ser parte del plan de escape de June, ayuda a ambas a huir.

¿Lo esperábamos? No sabemos, no nos importa. Esta vez podrán liberarse, se irán. Pero no. June no está preparada para solo escapar. En el último segundo, deja la bebé con Emily, a la pide que llamen Nichole y no Holly, en honor a esa mujer que se sobrepuso al egoísmo de su sueño y obró con amor de madre. Fue madre, Serena, cuando comprendió que la niña debía escapar de ese mundo, cuando antepuso la felicidad de la pequeña a la de ella. Una impresionante Yvonne Strahovski, que logró un personaje con destino, que lo transitó con respeto, que le dio un poderoso hacer y decir. Pues bien, June se queda, no escapa. No lo hará sin Hannah, tal vez Serena y por qué no el resto de las mujeres de Gilead. ¿Se queda para dar batalla? Esperamos sinceramente que para los guionistas haya llegado el momento. Que no sea algo pasajero, como la bomba, la mansión del campo, el cachetazo y la puteada.


The handmaid’s tale: The Word (T2xE13)

Director:

Mike Barker

Guion:

Bruce Miller

Elenco:

Elisabeth Moss Elisabeth Moss June Osborne
Joseph Fiennes Joseph Fiennes Fred Waterford
Yvonne Strahovski Yvonne Strahovski Serena Joy Waterford
Alexis Bledel Alexis Bledel Emily
Madeline Brewer Madeline Brewer Janine
Amanda Brugel Amanda Brugel Rita
Ann Dowd Ann Dowd Aunt Lydia
O-T Fagbenle O-T Fagbenle Luke Bankole
Max Minghella Max Minghella Nick Blaine
Bradley Whitford Bradley Whitford Joseph Lawrence
Ever Carradine Ever Carradine Naomi Putnam
Stephen Kunken Stephen Kunken Warren Putnam
Julie Dretzin Julie Dretzin Eleanor Lawrence

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 1998 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.