CREEPSHOW: El banquete donde sólo se sirve un horror alucinante

A un año de la muerte del inolvidable George A. Romero elegimos este maravilloso festín del terror -que podes disfrutar en Qubit– para recordarlo como se merece.

Por @GiuCappiello

“Creepshow” es un film que reúne cinco historias cortas de Stephen King, bajo la dirección del célebre George A. Romero. Mientras que el mencionado escritor es considerado uno de los maestros del terror dentro del mundo literario, con obras como “Carrie” (1976), “The shining” (1980) e “It” (1990) –por nombrar sólo algunas– títulos que han maravillado al público tanto en forma escrita, como en sus adaptaciones para la pantalla grande y chica. Romero por su parte, fue el responsable nada más y nada menos que de “Night of the living dead” (1968) convirtiéndose en el film bisagra dentro del subgénero de terror “zombies”; si bien antes de dicha película ya se habían realizado largometrajes bajo esa temática, el director norteamericano plasmó a los muertos vivos de manera tal, que la estética por él creada se consolidó como un conjunto de elementos característicos para dicho fenómeno, transformándose en uno de los padres del arquetipo. Todos los films posteriores dentro de éste subgénero, llevan de manera más o menos evidente “el sello Romero”.

Estas son algunas de las razones por las que este film de 1982, también conocido como “El festín del terror”, es garantía a priori de disfrute para todo amante del género. La otra razón, es el tinte a cine clase B que se desprende con sólo observar algunas imágenes de la película; si bien como mencionamos en reseñas anteriores, el origen de esta clase encuentra base en los problemas económicos que atravesó el mundo cinematográfico, algo de este estilo –más allá de los presupuestos– inundó el género de terror en general, aportándole un condimento extra –y de gran agrado– para los fanáticos del terror bizarro.

En fin, concluyendo con las introducciones, “Creepshow” reúne a dos grandes, plasmando en la pantalla un grupo de historias que se encuentran dentro de un cómic. Así es como inicia el film: un padre estricto que le prohíbe leer una historieta de terror a su pequeño hijo, considerando que el tenor de los relatos no es apropiado para su edad.

fghfg.png

Un comic, es lo primero que George Romero explota frente a nuestros ojos, imágenes dibujadas que nos introducen en las escenas mismas y que paulatinamente se van convirtiendo en personajes de carne y hueso dispuestos a iniciar el show; personajes que esperan inmóviles la trasformación completa, como si se tratara de una obra teatral esperando la luz escénica. Un maravilloso detalle estético con el que el director nos deleita desde el principio y que extiende a lo largo de los cinco relatos: pequeñas etiquetas al costado de algún plano, como aquellas que encontramos al margen en las tiras cómicas; o hasta escenas mismas que se fraccionan en viñetas contando algunos minutos de película bajo esta forma.

hg.png

La primera historia “The father´s day” nos presenta un trágico asesinato ocurrido en una lúgubre mansión –es Stephen King ¿Esperaban otra cosa?– tal vez se trate del relato que más guiños le hace a los avispados amantes del género: un oscuro bosque cuyos planos y oscuras arboladas nos trasladan a un escenario que nos es familiar (“Evil dead”, 1981). Por otro lado, los muertos vivos no tardan en llegar y unas corroídas manos que emergen desde lo profundo de la tierra nos evocan a otra obra conocida del escritor norteamericano (“Carrie”, 1976). Se trata de una historia en la que Romero plasma a la perfección la alquimia producida entre la esencia de los relatos de King y la suya propia, aprovechando los momentos de tensión e incomodidad para asustarnos mediante la terrorífica sorpresa, provocando un abrupto salto en los espectadores.

gmkgk.png

La segunda historia titulada “The lonesome death of Jordy Verrill” nos conduce a los inicios del cine de terror, donde alteraciones físicas, mutaciones o monstruos deformes eran el motivo del horror. En este caso, Jordy Verril es el propietario de una granja en la que cae un meteorito y automáticamente imagina lo que ganará entregándole este objeto a la ciencia a cambio de dinero; pero un descuido producto de su torpeza hará que su plan se frustre, sufriendo una trasformación grotesca. Si bien la trama se sumerge en el océano de lo bizarro emparejado al horror, para este relato Romero se sirve una vez más del concepto “comic” y nos complace con pequeños detalles estéticos como el pasar de una escena a otra mediante la simulación de “dar vuelta una página”, como si en verdad estuviésemos leyendo una historieta, y nuevamente la presencia de recuadros dibujados a modo de animación. Aunque en realidad, tal vez el detalle más destacable y cómico sea ver al mismísimo Stephen King interpretando al torpe granjero Jordy, una actuación realmente “de terror”.

dhjhj.png

Curiosidad 4B: Ya conocemos lo que será la serie “Castle Rock”, que promete un fantástico viaje a través del universo creado por el maestro del terror estadounidense. Y aquí podemos ver una referencia de este lugar dentro de “Creepshow”, que al igual que “Maine”, son los dos sitios donde el escritor sitúa la mayoría de sus relatos.

fghfgh.png

La tercera y cuarta historia: “Something to tide over” y “The crate”, son las más largas y elaboradas dentro de las cinco que conforman la totalidad del film. La primera de ellas se sitúa en un escenario de playa que se contrapone con el dramatismo de una infidelidad develada y un deseo de tortuosa venganza. Así es como nos encontramos frente a un Leslie Nielsen (“La pistola desnuda”, 1988) alejado de la comedia, encarnando a un despechado marido que intenta hacer justicia por mano propia. En este relato Stephen King ubica en primer plano el “mirar”: cámaras de seguridad, televisores y vhs toman un rol de gran importancia, junto con la cínica tranquilidad con la que el protagonista ejecuta su plan; mientras que la intervención de George Romero y su pincelada de terror visual, parecen casi nulas dentro de ese paisaje veraniego. Pero claro que esto sólo se trata de un fugaz engaño, porque cuando menos lo esperamos, una densa bruma comienza a invadir la casa y el padre de los muertos vivos rompe con la tranquilidad mediante el horror que lo caracteriza.

dfgdfg.png

The crate” narra dos historias en paralelo: la desdichada vida de Harry, que vive bajo la constante denigración de su esposa, una mujer con muy pocos modales y muchos problemas con el alcohol. Por otro lado, la historia de Stanley, amigo de Harry y profesor del departamento de zoología; quien en medio de una reunión recibe una llamada urgente por el hallazgo de una sospechosa y antigua caja en aquel edificio. El giro en la trama se produce cuando estas dos historias se cruzan, luego de un sangriento y espeluznante descubrimiento.

dhfh.pngTal vez este sea uno de los guiños que más complace a cualquier fanático, aquel que se desliza casi como un detalle imperceptible, rindiendo homenaje a otro grande del cine de terror: John Carpenter (“Halloween”, “The thing”).

El quinto y último relato, “They´re creeping up to you” llega para coronar el film con una historia repleta del terror psicológico que caracteriza a King; donde el asco y el horror se funden en el miedo que persigue a un escrupuloso y obsesivo de la limpieza, acechado por cucarachas que invaden su cuerpo… ¿O su mente?

gjhjgjh.png

En resumidas cuentas, para cualquier amante del cine de terror resulta casi imposible hablar objetivamente de esta película de 1982, ya que tiene todo aquello que esperamos encontrar dentro de este particular subgénero: Stephen King colma nuestra sed de horror mediante relatos cargados de su esencia característica, y los guiños contantes a otros títulos, escenas o autores dentro del género, hacen que esbocemos más de una sonrisa a lo largo del film. Por otro lado, hace poco se conoció la noticia de que habrá una adaptación televisiva, lo cual nos lleva al último aspecto a destacar –y más esencial aún“Creepshow” es lo que es hoy en día y lo recordamos con tanto cariño, gracias a la sucesión de ideas que George A. Romero ha sabido transformar en imágenes, empapadas con su estilo inconfundible.

Es por esto que al padre de “los muertos vivos”, al creador de la icónica “Night of the living dead” y a un año de su partida, queríamos recordarlo como se lo merece: con un festín del terror.


818hXa7FYeLTítulo original: “Creepshow”

Año: 1982

Duración: 120 min.

País: Estados Unidos

Dirección: George A. Romero

Guion: Stephen King

Música: John Harrison

Fotografía: Michael Gornick

Reparto: Hal Holbrook, Leslie Nielsen, Adrienne Barbeau, Fritz Weaver, Viveca Lindfors,Carrie Nye, E.G. Marshall, Ed Harris, Ted Danson, Stephen King, Tom Savini

Productora: Warner Bros. Pictures

Género: Terror, comedia negra. Zombis, película de culto.

Sinopsis: Cinco historias de terror creadas por Stephen King, enmarcadas dentro de las páginas de un cómic que un insensible padre le ha tirado a su hijo a la basura.


 

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios

1 Trackback / Pingback

  1. Monkey Shines: Monerías Diabólicas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.