“NANETTE” – Hanna Gadsby: “La risa no es el remedio, las historias son nuestra cura”

El stand up que hace furor en Netflix, donde la comedia se desborda y la tensión interrumpida por el quiebre de un chiste, armonizan el recorrido retrospectivo por una conmovedora historia.

Por @GiuCappiello

Hanna Gadsby es una comediante australiana nacida hacia finales de los años 70, y en su especial para Netflix –filmado en la Ópera de Sidney– la apuesta desde el arranque es contundente: “En Tasmania hasta 1997 la homosexualidad era considerada un delito”, con este puntapié inicial es que la humorista comienza a trasladarnos de forma progresiva pero directa, hacia un camino en el que intentará dimensionar al espectador sobre ese difícil lugar –social– en el que ella misma ha crecido.

La comediante inicia el recorrido exponiendo de manera inteligente la mirada que la sociedad posee sobre la homosexualidad femeninaque así como ella lo dice– recibe un grado mayor de “tolerancia” –si se nos permite el término– por aquellos que “evalúan” sus implicancias. Es decir, la hipocresía del ojo público que aprueba con placentera condescendencia la unión sexual de dos mujeres, ya que se amolda las fantasías eróticas del mensaje predominante y porque no hay miembros masculinos involucrados, por lo tanto “no es tan grave”.

Continúa y redobla la apuesta, indicando su incomodidad en cuanto a lo que las identificaciones respecta: por un lado, la ajenidad sentida por ella misma en relación a las manifestaciones festivas y coloridas en los desfiles por ejemplo; haciendo una clara crítica a los estereotipos bajo los cuales la sociedad se esfuerza en catalogar a todo aquello que es “distinto”, como si se tratara de una etiqueta exageradamente necesaria para la “distinción”. De hecho, Gadsby durante todo su monólogo utiliza de manera ácida la categoría “normales” para referirse a la heterosexualidad. Y por otro lado, la identificación unida a la responsabilidad depositada en ella por el público, que como espectador espera shows con “suficiente contenido lésbico”, cómo si esto último se tratara de una obligación implícita e inamovible, derivada pura y exclusivamente de su elección sexual.

“No creo que ‘lesbiana’ sea la identidad indicada para mí, me identifico más con ‘cansada’”

Esta es una de las primeras frases en la que –pese a la gracia causada por la manera y el tono de voz empleado– ya podemos percibir el enfoque que Gadsby comienza a delimitar para su show. “Nos centramos en las diferencias” dice, y relata ocasiones en las que la han confundido con un hombre llamándola “señor”; pequeño fragmento del show que resulta realmente cómico ya que utiliza la anécdota para hacer hincapié en “lo fácil” que sería ser efectivamente un hombre, blanco y heterosexual. Reforzando la idea expuesta al inicio del stand up, en cuanto a la homosexualidad en relación al “ser” y no una cuestión de “elección”; ya que si se tratara de esto último, sería mucho más fácil no serlo, teniendo en cuenta la constante discriminación y humillación.

636663921943977116-HannahGadsby-07.png

Claro que Gadsby no sólo “se sirve” de todo aquello que tuvo que padecer a lo largo de su vida –como resultado de su sexualidad– para finalmente hacer reír, sino que también direcciona su discurso hacia otro elemento, que también ha sido motivo de sufrimiento y humillación tanto propio, como social: ser mujer. Este tópico, que se mantuvo latente durante la primera mitad del show, ahora emerge explicito mediante un desopilante odio a Picassoasí de insólito como suena– Hanna es Licenciada en historia del arte, y se apoya en sus saberes académicos para despotricar contra el exponente del cubismo, aprovechando esto para evidenciar la misoginia presente en el arte en general, como expresión de -la lamentable– condición humana.

Por otro lado, es maravilloso el momento en que Hanna analiza los componentes del chiste, indicando que es necesario construir y mantener cierta tensión, para que luego el remate humorístico irrumpa provocando un quiebre que libera el momento incomodo precedente mediante la risa. No sólo es interesante por el análisis mismo, sino también porque resulta ser la dinámica presente en la totalidad de su monólogo; es un movimiento astuto por parte de Gadsby, que nos hace cómplices de la lógica detrás del humorexplicando su estructura– para luego usarlo como “gag” en reiteradas ocasiones: cuando dice algo incómodo lo evidencia como tal, incrementando la presión en el aire, para finalmente romper y producir el doble de carcajadas.

Asimismo, podríamos considerar a éste como el momento más inflexivo del show. Al tratarse de un humor extremadamente inteligente, nada de lo dicho por la comediante australiana parece azaroso o expuesto con el simple propósito de robar un par de risas; sino que todo se plantea de manera que sirva para ser retomado posteriormente, y “la estructura del chiste” no escapa de esta utilización.

“El trauma lo sellaba mediante los chistes y éstos necesitan de la tensión… pero la tensión alimenta al trauma”

Con esta frase Hanna comienza a relatar en profundidad una vida repleta de discriminación, abuso y dolor; haciendo hincapié en lo provechoso que resulta el humor para transcurrir la tristeza, pero remarcando en que no deben perderse de vista las historias. Historias de vida que no funcionan como los monólogos: las vivencias tienen un inicio, un desarrollo tenso… y un final. La vida no puede medirse según cuál sea el momento preciso para introducir el chiste que rompa con la incomodidad… “La risa no es el remedio, las historias son nuestra cura”

nanette-netflix-special.jpg

“Nanette” cumple y excede la palabra “sorprendente”, generando risas que emergen con ruido, a la vez que nos sumerge en un viaje empático y retrospectivo, en el que ninguno queda exento de replantearse varios aspectos. Promete humor y sin ninguna duda lo brinda, apela a lo humano y a cuestionar lo establecido, a interrogar y re-pensar múltiples tópicos; algo extremadamente valioso en los tiempos que corren, que no debe subestimarse ni darse por sentado. Es por esta razón entonces, que no podemos más que alegrarnos frente a la noticia de que este sea el stand up “del que todos hablan”.

“Irónicamente creo que Picasso tenía razón, podríamos pintar un mundo mejor, si aprendiéramos a verlo desde todas las perspectivas”


poster-780.jpg


Título original:
“Hannah Gadsby: Nanette”

Año: 2018

Duración: 69 min.

País: Australia

Dirección: Madeleine Parry, Jon Olb

Productora: Netflix

Género: Comedia, drama, biográfico. Stand-Up

Sinopsis: La humorista australiana Hannah Gadsby pasa de clichés alternando chistes con personalísimas revelaciones sobre el género, la sexualidad y la turbulenta infancia


 

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.