[REVIEW] De tal padre: La familia es lo primero… pero 20 años después

Kristen Bell es la protagonista de esta comedia sobre familia y reencuentros.

Por @Caty90

El abandono de un padre marca a una persona.  Hay libros y libros en el tema (aunque no hay que ser un genio para saberlo). Y en al ámbito de las historias, hay millones de cuentos, series y películas en el tema. Pero todos parecen tener una inherente necesidad de ir hacia el odio o el desprecio.

like father 2

En esta historia en particular, tenemos a una mujer adicta al trabajo, Rachel (Kristen Bell), la cual es plantada en el altar justamente por eso: suena la marcha nupcial y ella está haciendo una llamada de trabajo. Y es en ese, el peor momento de su vida, que nota que su padre, a quien no ve hace casi 20 años, está entre los invitados observando como todo se hunde.

Entre idas y venidas y mucho alcohol, Rachel y su padre, Harry (Kelsey Grammer), se encuentran con una reseca digna de las olimpíadas en el cuarto de hotel que ella y su prometido iban a compartir, solos, juntos y sin lugar a donde huir. El sitio ideal para…¿qué? ¿Volver a empezar? ¿Sanar? ¿Odiarse?

Grammer es un actor que se mete de lleno en su personaje en esta película. No sabemos porqué vino, pero sí que quiere reconciliarse con su hija a toda costa. Lo cual te hace sospechar porque, un padre que se fue hace 20 años tiene que tener una razón para querer volver, ¿no?

like father 3

Por su parte, Bell en el rol de obsesiva del trabajo, no tiene contra. Es ácida, tiende a la adicción y no puede bajo ningún concepto aceptar lo que le pasó y decir honestamente “no estoy bien” porque, en su libro, significa “soy débil”.

Y chocan, como no iban a hacerlo. Serán padre e hija biológicamente, pero como adultos no se conocen. Y él es la representación del futuro de ella, con su buena dosis de remordimientos y decisiones que, a pesar de que quizá no las cambiaría si pudiera, lo hacen preguntarse mucho sobre el “que tal si…”. Pero el tiempo pasó y Harry decidió volver en lo más alto de la vida de su hija para ver si así, quizá, con ella tan feliz, tendría una oportunidad. No hace falta decir, que el tiro le salió por la culata. De todas formas, ve lo que a Rachel le pasa y no huye. No puede huir. El sabe lo que le espera si alguien no la ayuda a ver lo mucho que su trabajo le va a costar a largo plazo y quien mejor que él para ayudarla.

like father 4

Todo esto ocurre tras un velo muy fino de comedia y enredos, que incluyen borrachera, karaoke, caminatas por la selva y viajes en kayak. Y es divertido de ver. Porque no es humor sin sentido y barato. Tiene una razón de ser. La notas de humor, son ellos bajando la guardia y conectando. Ella no lo odia, pero no le interesa dejarlo entrar y es eso con lo que él tiene que luchar más que nada, lo cual es casi peor que el odio: la indiferencia.

El camino a es largo, en el cual se cruzan con varios pasajeros más que incluyen a Seth Rogen, que es Jeff, un recién divorciado, y todos sus compañeros de mesa entre los cuales hay una pareja que lleva casi 70 años juntos, una pareja joven gay que está intentando adoptar y una pareja más, que simplemente decidieron celebrar un aniversario en un crucero.

Y hubiera sido fácil ir por el lado de Rogen. Terminó con uno, se va con el otro. Pero no. Jeff es una forma de liberar estrés para ella. Y, a pesar de que él es el tipo que se enamora fácil, ella no y se lo aclara directo a la cara (sólo para ver a Jeff dedicarle una canción a otra chica en el barco durante karaoke). Lo cual nos lleva al gran descubrimiento del momento: esto no es una comedia romántica. Si tuviera que calificarla, sería una suerte de tragicomedia que resulta en el crecimiento personal de ambos.

like father 5

Lo importante no son los cambios por epifanías, como en tantas películas donde el personaje principal de golpe se da cuenta de todo lo que hizo “mal” y deja todo lo que ha logrado en el aire. Lo importante es el crecimiento personal. Es el entender porqué su padre se fue y porqué volvió. Sus arrepentimientos y los propios. Por qué el novio la dejó en el altar y por qué, luego de que la amargura pasó, fue lo correcto. El objetivo no es el amor romántico. De cierta forma, es una mezcla de amor propio y familiar. Ella no deja su trabajo de golpe (sí aprovecha el tiempo de vacaciones que nunca se tomó, pero le gusta y no lo deja). Ella no odia a su ex. Simplemente aprende de lo que le pasó al enfrentarlo (aunque a la fuerza) como una adulta. Es difícil, pero está bien contando y se evita los secretos innecesarios. Eso no quita que ella y su padre tengan un momento cara a cara donde todas las cartas están sobre la mesa, pero no van por la típica te odio y no te hablo más ni te dejo explicarte. HABLAN. Lo cuál es un inusual cambio.

No es la película más innovadora de la historia ni la mejor, pero es distinta y lo suficientemente original para que no sientas que estás viendo la misma película por enésima vez pero con distintos personajes. Es una tragicomedia con enfoque en la historia y vale la pena darle una oportunidad.

Puntaje: 6.5/10


Titulo original: Like Fatherlike father.jpg

Director: Lauren Miller Rogen

Escritor: Lauren Miller Rogen, Anders Bard

Musica: Roger Neill

Cinematografía: Seamus Tierney

Elenco: Kristen Bell, Kelsey Grammer, Seth Rogen, Zach Appelman, Brittany Ross, Lenny Jacobson, Keilly McQuail, Gene Mack Daniels, Wynter Kullman, Brian McCarthy, Jen Zaborowski, Elisabeth Ness, Amber Hodgkiss, Olivia Oguma, Alex Perez, Mary Looram, John D Singh, John Ressos, Ralph Adriel Johnson, Linda Jossana.

Productora: Netflix, Lylas Pictures, Phiphen Pictures, aBard Production.

Luego de ser plantada en el altar, Rachel, una joven publicista y adicta al trabajo acaba de luna de miel en un crucero por el Caribe con su padre Harry, con quien lleva 20 años sin hablarse.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

1 Trackback / Pingback

  1. ¿Qué llega a Netflix Latinoamérica en AGOSTO 2018? -

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.