[REVIEW] El Potro: Oíd mortales el grito sagrado

El Potro

El cine, la música, la literatura, entre tantas otras artes, son sinónimo de inmortalidad, el mundo seguirá girando, los rostros serán otros, pero aquellas canciones épicas seguirán sonando, los clásicos en la pantalla seguirán deleitando a millones y harán de ello un culto, así como en las páginas de los libros el autor nunca jamás podrá morir del todo.

Por @mary_putrueli

En una época donde el recuerdo de los ídolos está en auge, desde aquellos que han abandonado carne y hueso para imprimir con más vehemencia su espíritu en todos los fanáticos, sea el caso de Gilda o Piazzolla, recientemente, como aquellos que han vuelto a la fama después de años de ausencia, como es el caso de Luis Miguel, con su exitosa serie producida por Netflix.

Entonces le toca el turno al Potro, a Rodrigo, el bebote; aquel joven extraño de pelo largo que se volvió sin duda lo mejor de Córdoba en material musical, (sin entrar en discusiones y comparaciones con el gran ícono La Mona Jiménez) el ascenso fugaz del joven cordobés y la locura que desató por el cuarteto, instalándolo en los teatros y boliches porteños, no tiene comparación alguna ni imitación posible.

rodri_1.jpg_525981578

Lorena Muñoz, directora de Gilda, toma la vida de Rodrigo y vuelve, una vez más, a inmortalizar al cantante y a entregarnos a la persona detrás de él. Como lo hiciera anteriormente con su protagonista femenina, quizás en una versión mucho más naif que la que nos convoca hoy. Muñoz, aparte de ser una directora fantástica, es una narradora impecable. No hay detalle que se le escape a ese ojo cinematográfico que lleva en sus pupilas, sabe cómo y donde poner la cámara para lograr el mejor plano posible, entiende cuando el actor protagonista tiene que ser un actor consagrado (como fue Natalia Oreiro) y cuando la apuesta va por el lado de un actor no conocido, un don nadie momentáneo agazapado como un potrillo, esperando el momento indicado para ganar la carrera de su vida. Eso fue Rodrigo Bueno y eso es sin duda Rodrigo Romero, el notable actor que encarna al cantante cordobés.

Desde las primeras épocas de Rodrigo, un pibe ingenuo y bonachón que cantaba canciones románticas y melosas, hasta convertirse, luego de la muerte de su padre, en la figura absoluta del cuarteto cordobés. Aquel loco lindo de los pelos azules, rojos, verdes, víctima de una exposición acelerada en los medios y en el público. El relato planea sobre la vida del ídolo y da cuenta de aquel lado invisible de la fama, los excesos, la angustia precipitada, la peor soledad rodeado de gente. Y encuentra en el actor Rodrigo Romero un diamante en bruto, del cual pareciera se puede seguir y seguir sacando emociones, gestos, sonrisas, guiños de ojo, propios de Rodrigo Bueno, es así que el actor no interpreta a Rodrigo, el actor es Rodrigo, en la luz de su éxito y en la sombra de sus pesares.

0003176469

El resto del elenco es otro acierto de la directora, Florencia Peña brilla como la madre de Rodrigo, con algún tinte presente del complejo de Edipo;es esa madre, todos recordamos, moría por su hijo. Peña compone a una Beatriz Olave perfecta, no importa la tonada cordobesa, importa haber encontrado el tono, la mirada y el espíritu de una madre dispuesta a todo por su hijo. Lo mismo para Daniel Aráoz como el padre y párrafo aparte para Fernán Mirás, en el papel del Oso, representante y amigo del cantante. Mirás debería tener más papeles que estén a la altura de su calidad actoral, o más directoras que lo sepan aprovechar como Lorena Muñoz.

Más allá de la controversia sobre si rubia o morocha, Jimena Barón prende fuego la pantalla como Marixa Bali, dotando de una química absoluta a la relación con Rodrigo Romero, misma pasión que llevaron en la vida el potro y la bailarina cantante. Y Malena Sánchez, interpretando a Patricia, la mujer con quien Rodrigo tuvo a su hijo Ramiro, demuestra una vez más que es de las actrices jóvenes más talentosas del momento.

Rodrigo Bueno fue sin duda “lo mejor del amor”, en cuanto al cuarteto musical, Lorena Muñoz es de las mejores directoras con las que cuenta el cine argentino, de mirada sensible y filmografía poética. Queda por decir, entonces, que El Potro, reúne dos talentos mancomunados en una propuesta emotiva como su protagonista merecía, una leyenda que vuelve a abrazar la inmortalidad.

PUNTAJE: 8/10


el_potro_lo_mejor_del_amor-899169234-large

El Potro: Lo mejor del amor

Dirección: Lorena Muñoz.

Guión: Lorena Muñoz y Tamara Viñes.

Elenco: Rodrigo Romero, Florencia Peña, Fernán Mirás, Daniel Aráoz, Jimena Barón, Malena Sánchez, Diego Cremonesi.

Música: Peppo Onetto.

Distribución: 20th Century Fox.

Distribución en Iberoamérica y US: Netflix.

Rodrigo siempre quiso cantar. Sus padres lo acompañan en su deseo y Rodrigo ingresa en el ambiente de la música tropical como cantante romántico donde su impacto es muy grande debido a su juventud, belleza y magnetismo. En el momento que comienza un ascenso en su carrera, lo sorprende la trágica muerte de su padre y se recluye junto a su familia en Córdoba. Durante ese período de duelo, Rodrigo comprenderá que la vida sigue y que lo más importante que tiene para salir adelante es la música, pero esta vez será la que él lleva en la sangre: el cuarteto. Vuelve a Buenos Aires y retoma su carrera como “El potro cordobés”. Como esos ídolos que se aman ciegamente por las pasiones que desatan, Rodrigo se enfrenta con todas sus contradicciones a medida que avanza con su personalidad y seducción haciendo bailar, cantar y vibrar a todo un país al ritmo de su música.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Mary Putrueli 24 Articles
María Paula Putrueli (Mary Putrueli) nació el 26 de mayo de 1979, en la ciudad de Buenos Aires. Descubrió en la magia de las películas, al ver por primera vez Cinema Paradiso, lo que quería hacer el resto de su vida, contar historias. Enamorada del séptimo arte y de los infinitos mundos que la pantalla podía regalar, se recibió de directora de cine a los 21 años e incursionó en el mundo de la publicidad, donde no contenta con la parte de las historias que se contaban en ese ámbito, comenzó a dedicarse a la crítica de películas cinematográficas y recorrer su camino hacia a su verdadera pasión, la escritura. Entre poesías, series infantiles, cuentos, relatos breves y una primera novela gestándose, publica junto a Ediciones Croupier su primer libro “Imaginando Sueños“, siendo este el primer paso hacia lo que espera sea un viaje repleto de magníficas e inacabables historias por contar, con la humilde ilusión de tocar la vida de las personas y generar emociones que transformen a través de sus escritos. Luego de la segunda edición de su primer libro, participa con un compendio de poesías en el libro Océano Ambulante, antología poética, junto a autores nacionales e internacionales, también con Ediciones Croupier. Sus cuentos y poesías fueron también seleccionados en las distintas convocatorias ROI (obras inéditas) de Editorial Dunken, donde actualmente participa como compiladora de obras para dichas convocatorias. Funda junto a más de cuarenta autores el grupo literario Ayacucho, resultado incipiente de la primer clínica de cuento, realizada también por la Editorial Dunken. http://glayacucho.wix.com/blog Escribe sobre cine, literatura, pintura y teatro en la revista digital CRAC Magazine, en la web A Sala Llena, en Tiempo de pochoclos y en Bendita Bohemia

1 Trackback / Pingback

  1. Estrenos de la Semana: Jueves 4 de octubre |

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.