[REVIEW] El Ascenso de los Fénix: Mucho más que un juego de tronos chino

El Ascenso de los Fénix

Se han realizado varias comparaciones con esta serie a la hora de identificar su trama, tomando por ejemplo Game of Thrones (HBO – 2011/18), que no es tan desencaminada en algunos aspectos, pero que admitimos no acierta más que en conceptos muy generales como las tan mentadas “intrigas palaciegas“.

Por @mauvais1

El drama que desarrollaron los guionistas Qiu Yongyi, Zhao Bin, Wang Pei y Zou Yue, siempre respetando los escritos originales del novelista Tianxia Guiyuan, es una verdadera odisea que el espectador realiza a través de no solo una pretérita época china, sino también sobre la idiosincrasia de la cultura. Aquí, creemos, radica el aspecto más interesante del visionado de Tiānshèng Cháng GēEl Ascenso de los Fénix, como se dio a conocer en el mercado latinoamericano.

La historia es la lucha por el poder de una familia que ya lo tiene, pero que debe mantenerlo. Es el caso del emperador Ning Shizheng, quien sustenta el balance de poder entre los suyos jugando un elaborado GO (un juego de estrategia que podría compararse al ajedrez, si buscáramos un homónimo occidental), porque hay varios aspectos a tener en cuenta. El más importante es que el emperador tiene tres hijos legitimados en su corte; Ning Chuan, designado heredero del imperio; y Ning Sheng y Ning Yan, quienes lo siguen en poder y gloria. Estos tres intrigan por una porción mayor de poder en la corte, y es por eso que el gobernante decide ubicar una nueva pieza en el tablero. Ning Yi, el sexto en la linea que regresa al palacio luego de ocho años de exilio, por cuestiones que la historia irá exponiendo de a poco. Lo que nadie espera es que este joven amanerado, y de gustos extravagantes para un príncipe imperial, es un jugador de primera clase que regresa en busca de venganza y porqué no, quedarse con el trono.

MV5BOWJhZWY1OGEtMjQ5Ni00MTY5LWEzYzctYjJmNzRiZjdhODliXkEyXkFqcGdeQXVyODA4MzU1MjU@._V1_SX1776_CR0,0,1776,999_AL_

La historia remite a pocas locaciones, centros donde convergerán las tramas en las que destacan el palacio imperial, el de los príncipes y un burdel, que hace las veces de base para los conspiradores que rodean a este nuevo contendiente. La reconstrucción (bastante estilizada) de la época que retratan es magnifica y es evidente que no han ahorrado presupuesto. Porque en definitiva, el retrato compone el marco general de un tiempo histórico y lo que ello supone. Puede que por momentos el espectador se pierda en las tramas convergentes que los mismos protagonistas traen a colación constantemente. Sucedió así en su emisión en la TV china, que hasta hizo que el publico se alejara de la serie por lo intrincado del drama (los 70 episodios originales se redujeron a 56 episodios en la televisión). Pero para las concepciones occidentales es una manera de conocer otras formas de dirimir querellas o problemáticas. La estructura social y cultural que predomina sobre las acciones, el atávico respeto a los mayores y el consecuente acatamiento de sus ordenes, el sitio de la mujer, la idea del equilibrio terrenal de acuerdo a las ideas Confucionistas…

Es de alguna manera internarse no solo en los difíciles dramas que los personajes transitan, es también explorar la manera en que son expuestos y resueltos. Para esos emperadores, herederos del cielo, una Boda Roja (masacre en el castillo “Los Gemelos” durante la Guerra de los Cinco Reyes, en la cual el Rey en el Norte, Robb Stark y su madre, Catelyn Tully fueron asesinados en las novelas de Game of Thrones) es una más de sus políticas de orden entre sus nobles. Su poder es, para nosotros, inimaginable y casi intangible, si tiene los arrestos para serlo. Porque también están los cortesanos y su influencia, las concubinas, los comandantes de los ejércitos y otros tantos que también quieren su porción.

Un drama que dibuja de manera más pedestre lo expuesto por el maestro Zhang Yimou en sus gloriosas puestas como Ying Xiong (Héroe – 2002)La casa de las dagas voladoras (Pinyin: Shí miàn mái fú – 2004) o la poderosa La maldición de la flor dorada (Pinyin: Mǎnchéng Jìndài Huángjīnjiǎ) o el coreano Kim Dae-seung con su La Concubina (Hugoong: Jewangui Chub – 2012); intrigas que se ven afectadas por la acción de sus protagonistas, también el cómo los afecta ética y moralmente ese infrecuente desdibujar de la linea que separa el bien del mal. Algo que nos ha apasionado de los dramas orientales, sean series, films o animaciones, fue siempre la exploración casi perversa que realizan sobre la psicología de los personajes, la mutación que estos llevan a cabo como consecuencia de sus acciones, la brutalidad con que exponen sus debilidades y cómo a través de ellas narran el significativo camino del héroe, pero no el popular como Luke Skywalker; el desconocido que medra por su bondad y búsqueda de un bien común. Más bien es el héroe de la mitología nórdica, aquel que ve cómo su gloria se entumece en los años postreros y muta en un tirano odioso. Y solo en un tardío acto de gloria recobra su aura, para morir.

Paciencia y predisposición, dejar discurrir la historia de a poco disfrutando la magnifica puesta y producción que la rodea, dejar que los episodios nos sumerjan en las diferentes nociones que la cultura china tiene sobre muchas cuestiones, para así entender el devenir de los protagonistas. Pero por sobre todo, disfrutar de algo distinto que nos introduce en los aspectos de otras culturas. Con un elenco que entiende sus personajes y los paladea despacio, sumando sin amontonar. Yan Shen y Haibo Liu realizan, en la dirección, una resuelta y poco imaginativa puesta, puesto que el fuerte es el magnifico diseño de vestuario y decorados, pero aún así lo suficientemente tranquila para poder seguir el transito de los personajes sin perderse. Una única salvedad son los continuos flashback, que realmente ralentizan la historia y entorpecen al espectador.

La lucha por el trono ha dado inicio y no creas que el protagonista solo triunfará sin más. Esto es un juego peligroso en donde nadie, amamos los orientales por eso, saldrá indemne.


Título: El Ascenso de los Fénix (Tiānshèng Cháng Gē)

Dirección: Yan Shen, Haibo Liu

Guion: Tianxia Guiyuan, Zhao Bin, Wang Pei, Zou Yue

Reparto: Kun Chen, Ni Ni, Ce Wang, Hong Yuan, Ou Wang, Jingting Bai, Mintao Liu, Lixin Zhao

Ning Yi (Chen Kun) es el sexto príncipe calculador y ambicioso del reino gobernante de Tiansheng, pero ha aprendido a ocultar su verdadera personalidad tras una fachada despreocupada después de que funcionarios judiciales corruptos y engañosos acusan al tercer príncipe Ning Qiao de alta traición. Una década después y al ser liberado, establece una red de información secreta dirigida por el tutor principal de la Academia Qingming, Xin Ziyan, y espera la oportunidad perfecta para derribar a sus enemigos y anular los cargos prescritos contra su hermano. Y porqué no hacerse con el trono.

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2002 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

1 Trackback / Pingback

  1. The Rise of Phoenixes: La nueva apuesta de época en Netflix

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.