[REVIEW] The Haunting of Hill House: Por fin un auténtico terror

“Un fantasma puede ser muchas cosas: un recuerdo, una fantasía, un secreto, tristeza, ira, culpa (…) a veces un fantasma es un deseo”

Por @GiuCappiello

“Un grupo de hermanos crece en lo que acaba convirtiéndose en la casa encantada más famosa del país. Ya como adultos, viéndose obligados a reunirse tras una tragedia, la familia tendrá que afrontar los fantasmas del pasado…”

Tal vez resulte irónico que una serie sobre la muerte haya servido justamente para revivir. Claro que muchos de ustedes estarán pensando en los cientos de títulos propios del género de terror que se han estrenado durante estos últimos años, pero –si se nos permite la apreciación un tanto reduccionista– podríamos decir que existen dos tipos de fanáticos del terror: aquellos que disfrutan de los sobresaltos ocasionados por la mezcla de imágenes repentinas y sonidos extravagantes; y por otro lado están los amantes del horror entendido como una elaborada construcción. Esto es lo que diferencia precisamente al terror del susto, mientras que el primero es un sentimiento, el segundo es una reacción, ¿Qué quiere decir esto? Que el primero dura y el segundo es pasajero ¿Y por qué hacemos está aclaración? Porque “The Haunting of Hill House” es sin ninguna duda, una serie de terror con todas las letras.

The-Haunting-of-Hill-House-Netflix.jpg

Los adeptos al sobresalto (jumpscare) seguramente se sintieron –o sentirán– algo decepcionados, ya que si bien la serie utiliza este recurso de asustar inesperada y bruscamente, en realidad son pocos los momentos con estas características exclusivas. Sin embargo, los que gustamos del “otro tipo” de terror, sentimos una gran satisfacción al analizar que en la totalidad de los capítulos nos encontramos frente a la pantalla con esa sensación de que “algo malo va a pasar”, lo sentimos así porque está en el aire; y cuando finalmente aparece ante nuestros ojos aquella personificación del horror mismo, éste no desaparece, se mantiene en la escena… incomodando.

Este es uno de los mayores logros del director Mike Flanagan (“Oculus”- 2013, Gerald’s Game” – 2017) en su adaptación de la novela homónima de Shirley Jackson (1959), ya que construye atmósferas perfectas no sólo para el antes sino también para el durante, con una extensión de tiempo que hasta parece ridícula –teniendo en cuenta a lo que estamos acostumbrados últimamente– pero con un manejo tan preciso de ello que justamente aquello que parece obsceno persiste hasta convertirse en desagrado. Pero no malinterpretemos, ese es el objetivo, “The Haunting of Hill House” busca generar en nosotros esa constante molestia; y aunque tal vez no se note la diferencia sustancial a primera vista, estamos hablando de un estilo puntual de terror, porque no proviene del afuera –amenazante por su imprevisibilidad– sino que está constantemente en nosotros, perturbando en nuestras mentes y claro, en la de los protagonistas.

25d5b377-d790-4964-8c70-5c5db2fdcf85-hilll.png

No hay dudas de que nos fascinó, pero ¿por qué?

En una entrevista, el maestro del suspenso Alfred Hitchcock, relató uno de sus secretos a la hora de crear suspenso: imaginemos una escena en la que dos sujetos están hablando en un bar y de repente estalla una bomba, la sorpresa es indiscutible pero el momento es pasajero; en cambio, si el público sabe de la presencia de la bomba desde el comienzo, cada detalle de la escena será apreciado con extremo interés, tensión e impaciencia porque los espectadores saben que en cualquier momento va a ocurrir la explosión.

Bueno, eso es justamente lo que ocurre con “The Haunting of Hill House”. No estalla una bomba, pero sí lo hace el horror, y es maravilloso que desde el comienzo sepamos que aquella casa donde se mudan los protagonistas, es actualmente conocida como la mansión embrujada más famosa del país, y no sólo eso, sino que particularmente conocemos lo ocurrido con respecto a la familia Crane: un suicidio. Otro gran acierto del guión es comparar la mansión con el ser humano, donde las paredes son los huesos y sus cañerías las arterias; esto cambia radicalmente el asunto, porque ya no es simplemente un lugar donde ocurrió un escalofriante evento –pudiendo haber sido cualquier otro– sino que la casa tiene presencia propia e incidencia, es un personaje más y no es uno cualquiera, sino uno muy importante del que brota la más tétrica y oscura apariencia, como si se tratara de un cómplice esencial en aquella fatídica noche final.

NtW6wxSFyuNx.jpg

En cuanto a esa noche, tenemos cierta información acerca de lo ocurrido pero desconocemos los detalles, y es allí donde se instala una de las cosas más interesante de la serie, que se empareja concretamente con lo dicho por el famoso director de cine: sabemos el qué y reproducimos capítulo tras capítulo buscando pistas, tratando de reconstruir, deseosos de averiguar a ciencia cierta el cómo. En cuanto a esto, el nuevo estreno de Netflix se despliega bajo un método que seguramente a muchos les hizo recordar a la novela “It” (Stephen King- 1986) por los dos tiempos en los que se cuenta la historia; el hecho de ir conociendo de forma simultanea la infancia de los protagonistas y su vida adulta, hacen que por un lado la empatía suceda de forma casi inmediata –y efectiva– a la vez que nos permite jugar a una suerte de armado de rompecabezas, entre lo que fueron y lo que son, siendo la muerte el gran trauma bisagra que sostiene el hilo causal entre el antes y el ahora, un ahora que exhibe la forma que encontró cada uno de los miembros de la familia Crane para lidiar con lo traumático:

De los cinco hermanos, tal vez Theo (Kate Siegel) y Steve (Michiel Huisman) sean los que construyeron maneras más “disfrazadas” de lidiar con semejante evento, aunque no por ello dejan de ser evidentes las conexiones entre el pasado y el presente: de Steve sabemos que en aquella noche final, su padre lo alzó en brazos y le hizo prometer que pase lo que pase no debía abrir los ojos; veinte años después dedica su vida a escribir sobre eventos paranormales –un tanto ficcionados– a la vez que acude a los lugares de los hechos buscando ver aquellos fenómenos que los sujetos aseguran haber vivido. Theodore por su parte, mantiene cierto hermetismo en cuanto a las relaciones sociales, pero utiliza aquella sensibilidad –que nació en la mansión– para resolver ciertos casos complejos propios de su profesión, y claro que no es menor el dato no sólo de que sea psicóloga, sino que sea una especializada en niños.

Shirley (Elizabeth Reaser) transporta casi sin modificaciones a su vida adulta –en forma de decisión laboral– aquella experiencia infantil en la funeraria, que parece haber servido para lidiar con lo traumático de la muerte. Pero también mantiene aquel gusto por la fotografía –inmortalizar momentos– a través del trabajo de preparar y embalsamar los cuerpos para que queden “como cuando vivían”, podríamos pensar: dedica su vida a inmortalizar, redoblando aquel enfrentamiento con lo mortífero una y otra vez. Finalmente Luke (Oliver Jackson-Cohen) y Nell (Victoria Pedretti) son los que parecen haber presentado más problemas a la hora de intentar solucionar ese encuentro con el trauma: Luke coquetea constante y fisicamente con la muerte a través de su adicción; mientras que Nell parece no haber hallado respuestas a la muerte más que en la muerte misma.

a50386e3c2e65bf003729334b80fb6cb9a09b72a.jpg

Es imposible alcanzar todos los aspectos fascinantes que tiene esta nueva serie de Netflix, pero no podemos dejar de mencionar por ejemplo que la solidez de los personajes sería imposible sin las impecables actuaciones de los responsables detrás de ellos. La perfecta elección del elenco infantil y del vestuario –sobre todo en los vestidos de la siempre bella Carla Gugino– que se opone con su estridencia a lo siniestro del paisaje cotidiano; y que justamente aquella atmósfera bien lograda y la imponente presencia de la mansión, se deben en parte a la terroríficamente hermosa escenografía en la que trascurren los hechos.

Dato curioso 4B: Mike Flanagan no sólo decidió alejarse de los “jumpscare” a los que nos tiene acostumbrado el cine de terror actual, sino que también re-afirma su apuesta hacia un miedo presente desde un lugar distinto y absolutamente basado en la importancia de los escenarios: descubrimos que a lo largo de los 10 capítulos aparecen muchos más espíritus que los “evidentes”, si prestamos atención en varias escenas cuyo foco es por ejemplo una conversación, podemos observar en el fondo del plano algunas caras espeluznantes que pasan desapercibidas. En otros momentos se puede apreciar cómo cambian de posición las esculturas, situando sus ojos fríos directamente sobre los personajes. Sin ninguna duda Mike Flanagan no construye simples escenas, sino “un todo” íntegro, responsable de tan acertado horror.

“The Haunting of Hill House” deja un sabor a ¡Por fin! en el paladar de cualquier fanático del auténtico cine de terror –seguramente muchos soltamos un gran suspiro de placer al final del último capítulo– porque demuestra que los tiempos son clave y que una historia contundente puede ser mucho más efectiva que unos cuantos sobresaltos vacíos. A lo largo de estos elegantes diez capítulos, se puede apreciar el renacer de una cara propia del género que parecía olvidada, una serie que irónicamente refresca desde y por su oscuridad; y hasta nos animaríamos a decir que se trata de un título para ver más de una vez, porque esa casa embrujada (como excusa), en realidad nos llevó hasta el centro del horror y nos puso de frente a los fantasmas más temibles de todos: los que caminan por nuestra historia y se instalan en nuestra mente.


MV5BMTU4NzA4MDEwNF5BMl5BanBnXkFtZTgwMTQxODYzNjM@._V1_.jpg

Título original: “The Haunting of Hill House”

Año: 2018

Duración: 60 min. (10 episodios)

País: Estados Unidos

Dirección: Mike Flanagan

Guion: Mike Flanagan (Libro: Shirley Jackson)

Música: The Newton Brothers

Fotografía: Michael Fimognari

Reparto: Henry Thomas, Elizabeth Reaser, Kate Siegel, Oliver Jackson-Cohen, Timothy Hutton, Carla Gugino, Michiel Huisman

Productora: Amblin Television / Paramount Television. Distribuida por Netflix

Género: Terror – Sobrenatural. Adaptacion.

Sinopsis: Un grupo de hermanos crece en lo que acaba convirtiéndose en la casa encantada más famosa del país. Ya como adultos, viéndose obligados a reunirse tras una tragedia, la familia tendrá que afrontar los fantasmas del pasado… Adaptación de la novela homónima de Shirley Jackson.


 

Advertisements
Anuncios
Anuncios

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. The Haunting of Hill House: Te mostramos todos los fantasmas escondidos
  2. [4BNoticias] Mike Flanagan especula sobre la continuación de "The Haunting of Hill House" |
  3. Mike Flanagan especula sobre la continuación de "The Haunting of Hill House"

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.