[REVIEW] CAM – Cuenta bloqueada: Alicia a través del Doppelgänger cibernético

CAM - Cuenta bloqueada

El encuentro fue real, pero el otro conversó conmigo en un sueño y fue así que pudo olvidarme; yo conversé con él en la vigilia y todavía me atormenta el recuerdo”.

Jorge Luis BorgesEl Otro (El libro de arena – 1975)

Por @mauvais1

Todos estamos buscando respuestas al final del film, es lo primero que he hecho al concluir el visionado, no solo investigando los tópicos que trata sino que también las sensaciones que deja detrás una vez que la cámara muestra la última sonrisa de Alice, alias Lola, la criatura que interpreta Madeline Brewer (Janine en The Handmaid’s Tale).

“Alice/Lola es una cam girl que trabaja en una website para adultos, que intenta mantener su vida privada al margen. Un día, cuando intenta loguearse, descubre que alguien está utilizando su perfil: una réplica exacta de ella misma”.

No soy yo, ¿eres tú…?

Desde el comienzo, y sin amaneramiento alguno, la historia plantea dos temas que serán la base de la trama; por un lado el nivel de morbosidad al que se exponen ante el consumidor y la ilimitada capacidad de consumir de este. No es extravagante ni inusual admitir que el juego en la sexualidad es inmenso, que hay misma cantidad de gustos que colores y los extremos son tan desdibujados como, acaso suponemos en el anonimato y con pantalla de por medio, son la ficción de los aconteceres online. La otra es la dualidad; Alice misma se entiende en dos diferentes personas: la hija de una peluquera de barrio clase media/baja y hermana de un adolescente (único que conoce su alter ego) y Lola, la cam girl que deleita al publico de la página con sus transmisiones en vivo. No siempre de carácter pornográfico, también como una compañía, un divertimento erótico.

Su único propósito es convertirse en la número uno de esta página, lo que se entiende en un rédito económico, más allá de los regalos que los seguidores le envían (recomendamos la interesante Tokyo Idols de Kyoko Miyake, también en Netflix). Y para eso no solo hace sus trasmisiones en la página, alimenta a su clientela a través de video llamadas y chats privados con ellos. El negocio va viento en popa, más allá de rencillas con colegas del rubro, la joven decidida ve cómo de a poco sube puestos (no sin cierta dosis de estrés). Hasta que un día todo cambia… Alguien robó su cuenta, alguien se hace pasar por ella, alguien copia y simula ser Lola, llevando al personaje a niveles que tenía como regla jamás romper. ¿Qué es lo aterrador de todo esto? No es una simulación berreta, de peluca y cotillón, es un duplicado exacto de ella y su entorno. Su habitación, su casa, todo es igual, demasiado igual.

Esta situación es la que empujará a la protagonista a un raid border en la búsqueda de desentrañar el misterio. Por supuesto que también enfrentará la realidad de su situación fuera de esa burbuja online en la que es la codiciada femme fatal, desde la simple y burocrática llamada al Host de la página hasta la prejuiciosa mirada de su entorno personal. El viaje, entendemos, está allí, en lo que sucede cuando uno abandona el microcosmo de Internet. Lola/Alice entiende de acoso, la obsesión de la clientela porque sabe manejarlo cuando se presenta, se espanta cuando proviene de sitios inesperados: la policía, su familia, las amistades, todo aquello que entendemos como lugares de reposo, contención, auxilio. La soledad es inmensa, abismal, porque ni siquiera es Alice, cuando hay una Lola transmitiendo en vivo.

Doppelgänger cibernético

El planteo está dado, ya no sos (en el basto universo online) vos, hay otra Lola que no tiene sentido del limite, como si realmente fuera un personaje ficcional de un juego online y tuviera que hacer exactamente lo que se le ordena, no importa qué, donde o cuando. Alice, no es casual creemos, ve a través del espejo una deformación desaforada de ella misma. Y la obsesión por descubrir el retruecano la convierte por momentos en un sádico cliente que le pide nalgadas más fuertes, en otras una joven que con las pocas herramientas que cuenta intenta desentrañar el misterio. ¿Quien es la otra Lola? ¿Acaso su Doppelgänger, ese doble que se supone todos tenemos en el mundo, criatura símil hasta lo espeluznante que tomó su lugar? ¿Pero cómo puede tener la misma habitación, si no también la misma casa?

Buscando sobre ese doble, el Doppelgänger, nos cruzamos con el “Doppelgänger brand image” que de acuerdo a Wiki es un logotipo de una empresa que ha sido modificado de manera peyorativa y que con frecuencia tienen la intención de resaltar problemas éticos relacionados con el producto anunciado. Algo muy utilizado en internet, y que se presta a mucha más confusión. ¿Es una retorcida y alucinada puesta de esto? ¿Es esa Lola una distorsión a propósito para mostrarle a Alice desde afuera lo que ella ignoró como protagonista? Es controvertido y hasta insalubre en días del #MeToo y la visualización de las trabajadoras sexuales y sus problemáticas. Nadie puede responder, en definitiva, lo que sucede fehacientemente, solo argüir, ignorar o hasta invisibilizar. No estamos para eso, solo para consumir. El hecho que protagonice un dúo con otra Cam Girl que se supone muerta solo alimenta este misterio que parece hablar de mundos paralelos conectados en la inmensidad del universo online. La protagonista, Madeline Brewer, compone una criatura inmensa, con una pasión desbordante y que logra tener al espectador al borde del asiento. Son pocos los involucrados en la trama, actores decimos, pero cada uno de ellos se ensambla perfectamente en el argumento de esta tela de araña que tiene a Alice/Lola atrapada en el centro.

Un thriller aterrador que queda sepultado en el drama existencial de la joven, un drama que no logra un desarrollo total a causa de esa variable de la realidad que atormenta con su arcano. Se enrosca en si misma la película hasta ser un asfixiante nudo giordano que juega a mundos paralelos, ventanas a lo desconocido, que están a solo un clic de distancia. El espejo, la pantalla, el ritual/juego que realiza como exorcismo y la destrucción final son un proceso que acerca a lo sobrenatural. Ella sigue todas las reglas del experimento del espejo. ¿Es eso entonces? Lo que llegamos a vislumbrar a partir del minuto dos, la deformación y recreación de nosotros mismos. Ya no importa, Lola no existe, ahora está Emily E. Ramsay a.k.a. EVEBOT, para comenzar el juego otra vez. Hay cicatrices disfrazadas que ocultan el viaje que tal vez intentó ser iniciático y ella no aceptó. Volvió a crearse un usuario, vuelve a foja cero y… Si vuelve a suceder lo enfrentaré, derrotaré y creare otro, y otro, y otro.


NdeR: Uno de los detalles notados por mí es que tiene referencias a Las aventuras de Alicia en el país de las maravillasA través del espejo y lo que Alicia encontró allí (Through the Looking-Glass, and What Alice Found There) de Lewis Carroll. El espejo, Alicia, Teepot, la tetera (el agresivo y enloquecido alter ego que utiliza para dañarla y el sombrerero loco), locos mundos paralelos, Tinker, el sujeto que la persigue y acosa, y un extravagante paralelismo con el Gato de Cheshire (en un momento ella ve su cabeza por sobre las góndolas del supermercado) que se aparece constantemente siendo el único que le cree la historia de los dobles, de hecho la ve venir. La reina de corazones a la que  enfrenta en ese ritual final. Y tantas otras más que puede que ayuden a desentrañar el misterio, si tienen ganas de excavar más profundo.


Título original: Cam

Dirección: Daniel Goldhaber

Guion: Isa Mazzei (Historia: Daniel Goldhaber, Isa Mazzei, Isabelle Link-Levy)

Reparto: Madeline Brewer, Samantha Robinson, Patch Darragh, Melora Walters, Devin Druid, Imani Hakim, Michael Dempsey, Flora Diaz, Jessica Parker Kennedy, Quei Tann,Linda Griffin, Clint Jung, Carl Donelson, Brayden Skoglund, Elijah Stevenson,Paris Peterson, Emily Berry, Isa Mazzei, Longmont Potion Castle, Lina Carter,Zainne Saleh

Alice (Madeline Brewer) es una cam girl que trabaja en una website para adultos y que intenta mantener su vida privada al margen. Un día, cuando intenta loguearse, descubre que alguien está utilizando su perfil: una réplica exacta de ella misma.

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2065 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

1 Trackback / Pingback

  1. Cam: El premiado thriller producido por Blumhouse que podrás ver en Netflix

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.