[REVIEW] Sabrina: La muñeca maldita indonesia

Sabrina-Rocky Soraya

Un nuevo film de horror indonesio llega a la pantalla de Netflix, y dirigido por un viejo conocido de la casa.

Por @ElPatoAlvarez_

Sabrina-Rocky Soraya

La productora Hitmaker vendría a ser una especie de Blumhouse oriental, y no lo digo por el bajo presupuesto que maneje, sino por los mas recientes productos de género que está sacando últimamente; particularmente dirigidos por el capo Rocky Soraya, y que Netflix parece haber adquirido para su distribución a escala mundial.

Si bien “El Tercer Ojo (Matabatin, 2017)” -la cual ya tiene secuela fijada para enero de 2019- no fue de mi particular agrado por sus deficientes FX y su historia, a veces bastante pesada, no se puede negar que los planos, la fotografía y los movimientos de cámara le salen naturales a Soraya y es un experto en crear climas.

Antes de la mencionada película, el realizador venía experimentando con una temática ya conocida por estos lados occidentales: los muñecos poseídos. “The Doll (2016)” y “The Doll 2 (2017)” parecen haber creado un universo aparte, similar a la de la saga de “El Conjuro”, principalmente ésta última, donde dos de las principales actrices repiten sus roles en “Sabrina (2018)”, ahora sí, adquirida y distribuida por Netflix.

La historia cuenta acerca de Maira (Luna Maya), que vive feliz en su nuevo matrimonio con Aiden (Christian Sugiono), dueña de una exitosa compañía de juguetes. Aiden creó una nueva versión de la muñeca SABRINA para su esposa Maira como un signo de amor porque la muñeca Sabrina era el juguete favorito de la hija muerto de Maira. Pero su felicidad no es perfecta porque Vanya (Richelle Georgette Skornicki), sobrina de Aiden y que la joven pareja adoptó, no puede aceptar la presencia de Maira como una madre ya que Vanya aún no puede renunciar a que Andini, su madre, ha muerto.

Tras jugar al famoso “Charlie, Charlie”, Vanya invoca a lo que cree es su madre, pero obviamente algo más se ha metido en su casa, y utiliza a la muñeca como conducto para sus diabólicos planes.

Sabrina-Rocky Soraya

La historia de “Sabrina” es conocida si se tienen en cuenta películas como Annabelle (2014) y todas las del Universo El Conjuro, creado por James Wan: Una entidad diabólica engaña al más inocente, busca poseer un cuerpo mediante un objeto inanimado, lo combaten los exorcistas de turno, y alguna moraleja queda, quizás con un plot twsit que no veíamos venir.

Como dije, la factura técnica es excelente, y en este particular caso, es mucho mejor que la de “El Tercer Ojo”. Aquí el demonio invocado es personificado por un actor con maquillaje y cada vez que sale en escena da escalofríos y uno piensa que esa horrible cara no lo va a dejar dormir a la noche. Spoiler: Se te queda grabada la cara para siempre.

Para el neófito, vuelvo a remarcar que “The Doll 2” está conectada con “Sabrina”. Si bien ésta última puede verse como un Spin-off (así se vendió), Luna Maya vuelve a repetir su personaje y su historia aquí es un poco el desencadenante del film. También tenemos otro personaje, super importante, el de la exorcista Laras, interpretada nuevamente por Sara Wijayanto quien es una referencia directa al personaje de Lin Shaye en la saga “Insidious”, una vidente que lucha permanentemente contar las fuerzas del Mal arriesgando su vida en pos del Bien.

Vean “Sabrina (2018)” y comenten si es de su agrado. Eso sí, veánla de día. No nos hacemos responsables de los sustos y pesadillas que pueda provocar.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Diego Alvarez 1311 Articles
Cinefilo, comiquero, coleccionista, comic addict. Whovian de tiempo completo.

1 Comment

  1. Es la película de terror y/o suspenso mas mala que he visto, casi me quedo dormida,del 1 al 10 le daria un 2,los actores horribles, la trama aburrida, todo se ve falso, un asco total.

1 Trackback / Pingback

  1. SABRINA: Trailer oficial para la nueva película de terror de Netflix proveniente de Indonesia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.