Clásicos en Qubit: El Extraño (1946), de Orson Welles

UN ENEMIGO ENTRE NOSOTROS

Como es ampliamente conocido, Orson Welles tenía más que un problema, dado sus rebeldías y divismos, a la hora de conseguir financiación para sus proyectos. Es por ello que mucha de su filmografía quedó sin completar o recién o finalizó su producción varios años después de concluida su realización. El caso más paradigmático resulta el póstumo estreno de “Al Otro Lado del Viento”, postergadísimo proyecto personal de Welles que la cadena Netflix estrenara cuarenta años después de su rodaje.

Por @Maxi_CDC83

“El Extraño” fue uno de los tantos proyectos que estuvo a punto de naufragar, de no ser porque uno de sus socios decidió hacerse cargo del presupuesto de la misma para darle un tono más comercial a la siempre personal mirada de Welles. El tiempo se encargó de consagrar a su logrado opus como un clásico, una auténtica visión de un genio y referente indiscutible del policial noir de la época.

El autor se reserva para sí mismo el rol protagónico del film, poniendo el acento en una concepción sumamente personal desde la puesta en escena, influenciado por la novela de Nicholas Blake “The Smiler with a Knife”. El propio Welles había fracasado en adaptar dicha novela un par de años antes, previo a su debut cinematográfico con El Ciudadano (1941) y aquí concibe una idea original de Victor Trivas para adosar a El Extraño dentro la gran serie de películas exitosas y profundamente novedosas que estrenó durante la década del ’40, tan prodigiosa para su filmografía.

The-Conversation-2.jpg

El autor recurre a dos intérpretes de primera línea para completar el reparto: Loretta Young y Edward G. Robinson. Para Robinson –un rostro tan familiar en el cine clásico americano-, el cine noir representó un terreno que transitó con reiterado éxito en films emblemáticos que nutrieron al género durante la citada década. Se recuerdan, principalmente, sus películas a las órdenes de Fritz Lang: “La Mujer del Cuadro” (1944) y “Perversidad” (1945).

El film es una de las primeras películas de la posguerra que centra su temática en la caza de criminales nazis, en un tono similar al que Alfred Hitchcock encaminaría su Encadenados” (1946). Welles mezcla misterio, trama policial y cine negro, aunque de forma más pragmática y menos intrincada que el triángulo amoroso y político que la citada película de Hitchcock abordaba. En las influencias del cine negro de Welles se denotan su clásico y siempre sobresaliente dinamismo visual, evidenciado a lo largo de toda su filmografía, gracias a arriesgadas puestas en escena que en los planos sombríos captan la esencia de la estética del cine policial noir que tanto le debe al autor. Basta mencionar la imprescindible “El Tercer Hombre” en dónde Orson Welles no solo compondría al inolvidable Harry Lime, sino que asistiría en labores de dirección nada menos que a Carol Reed.

“El Extraño” aborda una serie de temáticas inquietantes, en donde Welles deja ver su mirada usualmente corrosiva: paranoias, xenofobias, interpretaciones filosóficas de la guerra y las consecuencias del nazismo para una posible futura resurrección, son el amplio abanico temático que atraviesa el autor desplegando su enorme capacidad técnica y su notable amplitud artística.  Orson Welles concibe un desborde de maestría visual, evidenciada desde la pacífica ambientación del comienzo del film al caos general en que en éste tiene lugar, mostrando los dobleces de los aparentemente sencillos habitantes del pueblo, las identidades secretas de los protagonistas  y las caras ocultas del fascismo.

Welles-The-Stranger-6

Welles venía de estrenar dos films magníficos, icónicos de su trayectoria: Soberbia (1942) y Estambul (1943). Aquí se permite, a tono bien personal, ir en contra de los cánones del Hollywood clásico y esta tendencia se percibe en ciertas licencias tomadas por el autor, como el uso explícito de la violencia para que observamos en la escena final, lo cual desentona con lo mostrado hasta entonces. El realizador justifica estas orientaciones autorales, en parte por la oscura temática sobre la incriminación de criminales de guerra, además de hacer una más que irónica observación sobre el origen y las vinculaciones verdaderas del marxismo.

Tal volumen de evolución y subversión argumental – emocional que presenta el film, se permite un desenlace en donde el in crescendo de suspenso y espionaje (entre emboscadas y persecuciones) abunda en pistas que desorientarán al espectador y pactos criminales que dan paso al melodrama shakespeariano más trágico. El film encuentra en su epilogo el momento de mayor tensión de todo el relato y en cuya abrupta conclusión, antológica escena de por medio, resume una obra de absoluta maestría del séptimo arte que podemos volver a disfrutar en la plataforma online Qubit TV.


Título original: The StrangerThe Stranger Poster

Año: 1946

Duración: 95 min

Dirección: Orson Welles

Guión:  Anthony Veiller (basado en una idea original de Victor Trivas)

Música: Bronislau Kaper

Fotografía: Russell Metty

Intérpretes: Edward G. Robinson, Orson Welles, Loretta Young

roductora: International Pictures / RKO Pictures

Género: Policial negro

Extractos de esta nota pertenecen al especial publicado, bajo la misma autoría, en la revista Crítica de Chile, con motivo del especial sobre Orson Welles.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.